Dando la nota

Desde el ‘Satisfaction’ de los Rolling al ‘Wannabe’ de las Spice pasando por la lengua de Miley.

El decepcionante concierto de Rosalía


Sí, como para muchos era de esperar, el de hoy es uno de mis posts con una opinión impopular.

Y es que de eso se trata lo de escribir un blog, de dar únicamente mi opinión. La mía, la propia, la que nadie me puede arrebatar y que no supone ni una verdad absoluta ni una generalización de las opiniones de, en este caso, el resto de personas que han visto a Rosalía en concierto.

No me arrepiento de haberme gastado unos 75€ (mi entrada era de las más cercanas al escenario) para ver a Rosalía en directo en Barcelona. Es la artista más puntera de nuestro país, tiene temazos y todo el mundo tiene una opinión sobre ella, pero si a todo esto le sumamos que la vi en Barcelona, con lo que (viviendo yo en Madrid) le tuve que sumar gastos de desplazamiento, alojamiento, dietas… En resumen, al salir del concierto sentí cierto arrepentimiento o, mejor dicho, se me quedó (más) cara de bobo.

Vayamos por partes: Rosalía estuvo de 10. Su voz es fantástica, su presencia escénica es arrolladora, sus coreografías, su energía, su pelazo… toda ella está fantástica pero el espectáculo, como tal, es cutre.

Rosalía jugaba en casa, y se notaba, su emoción al estar por segunda noche consecutiva actuando en un Palau Sant Jordi que colgaba el cartel de ‘entradas agotadas’, era palpable en cada una de sus canciones y en todas las intervenciones en las que interactuaba con su público. Y, me repito, ella estuvo de 10, pero solo ella.

El hecho de Rosalía estuviese perfecta en su espectáculo, debería ser más que suficiente para disfrutar de su concierto, pero mentiría si os dijese que no esperaba más. Me pasó exactamente lo mismo que cuando vi su actuación en los premios de la MTV o en los de Los40: me decepcionó.

No hay show, no hay espectáculo y aunque está acompañada por unas enormes pantallas de led (con unos visuales mejorables), seis bailarinas y cuatro coristas, por no haber no hay ni confeti ni músicos en directo. No puedes querer competir con Lady Gaga llevando una gira así.

No hay llamativos elementos escenográficos, ni emoción en sus paseos por la pasarela con fuegos artificiales a su paso. No impresiona al entrar en escena apareciendo por sorpresa a través de una trampilla en el suelo del escenario, y mucho menos al salir, ya que después de su archiconocido Malamente, abandona el escenario por uno de los laterales diciendo adiós con la mano.

Movimientos calcados a los de Beyoncé y un golpe de coleta que enloqueció a un Sant Jordi entregado a su música pero que no fueron suficientes para hacer de su breve espectáculo de una hora y 15 minutos de duración un concierto épico de los que pasan a la historia. Este show era más para ser disfrutado en un teatro que en una gran Arena. Y esto lo digo yo, que le veía la cara sin tener que mirar a las pantallas. Ni me quiero imaginar cómo lo vivieron los que estaban en las gradas donde el sonido suele ser terrible.

Espero que esta gira solo sea para ir abriendo boca y que en la próxima que haga nos hartemos de confeti, luces, fuegos y hasta billetes con su cara volando por los aires mientras canta Millonària.

Al salir del concierto en Barcelona, escuché a unos compartir mi opinión (otros salieron emocionados).

Hoy actúa en Madrid, el Palacio de Deportes estará lleno y yo, que pensaba en repetir, me quedaré en casa leyendo tweets y viendo los stories de los asistentes para ver si comparten mis opiniones.

12 comentarios

  1. Dice ser lector

    ¿Otro mas? Y van… Tragais lo que os echen con un buen marketing

    10 diciembre 2019 | 18:31

  2. Dice ser Azucena

    Rosalia ha sido un boom este 2019. Ya veremos como le va en 2020. Yo personalmente solo conozco una canción (la que ponen en todas las radios) y para colmo ni siquiera la entiendo cuando habla. Huele a juguete roto

    10 diciembre 2019 | 20:34

  3. Dice ser Laia

    Yo no pude asistir al concierto con mis niñas, porque nos quedamos sin entradas, por lo que busqué imágenes y videos del concierto. Pero cuando vi su espectáculo, me alegré por no conseguirlas, para mí no mereció la pena el dinero que hubieran costado ni, como tu dices, el desplazamiento alojamiento de 4 personas.
    Asistí hace dos o tres años al concierto de Beyoncé, y nada que ver.
    Rosalía es una gran artista revelación, con canciones que todos cantamos sin parar y nos encanta verla bailar e imitarla, pero no me gusto, me faltaron luces, confeti, impactos visuales… en definitiva, le falta escenificación y hacer un concierto más largo. Todo mi apoyo con el post. A esperar la próxima gira, a ver si mejora!

    10 diciembre 2019 | 23:05

  4. Dice ser Baby

    Aunque respeto tu opinión, (cada uno tiene la suya faltaría más!). Yo, que hoy he ido a verla en Madrid, opino, que Rosalía ni es Beyoncé, ni Lady gaga, ni pretende serlo en absoluto!. Su espectáculo es otra cosa, es una historia compleja y profunda, contada de una manera audiovisual intimista, minimalista…es..pues, otra cosa!. Rosalía es un espectáculo en sí mismo, ella es el espectáculo!, con su maravillosa voz, su expresión corporal, su manera de contar, su poderosísima presencia escénica, y un sin fin de etcs. No le hace falta en absoluto, ni confeti, ni fuegos artificiales (eso se lo dejamos para Karol G, y otras tantas “intérpretes” de ese corte…). A ella: Rosalía, todo esto, le sobra!, de hecho opino que le restaria el protagonismo que ella le quiere dar a otras cosas…Porque, no olvides nunca, que Rosalía es un artista (si, así, con todas sus letras), no una simple cantante…Y ella te ofrece su espectáculo, que repito, es ELLA y todo su ARTE, en si mismo. Si lo que buscabas era confeti y fuegos artificiales, creo que lo que te ha pasado, es que te has equivocado de espectáculo.
    Porque creo que el suyo, no puede ser más acorde y en consonancia con lo que canta y expresa…lo suyo, es otra cosa. Y sin duda, maravillosa!

    11 diciembre 2019 | 05:11

  5. Dice ser Raquel

    Buenos días:

    Yo la vi ayer en Madrid, y entiendo lo que dices, pero creo que quizá en ese espectáculo minimalista y elegante reside la grandiosidad, de que ella sola con su voz, su personalidad, sus bailarinas y cantantes que hacen los coros llenan el estadio. Quizá otros artistas necesitan tirar de lo que dices, de confeti, de más efectos especiales… yo, sin tener este espectáculo tanto efecto como otros, es de los conciertos que más he disfrutado nunca, pues he podido ver que Rosalía en persona es mejor cantante y mejor todo que en el disco.

    Para mí ha sido un privilegio poder verla. Ha habido poco circo y mucha música. Es más de lo que esperaba.

    Un saludo.

    11 diciembre 2019 | 12:00

  6. lector

    Hay gustos para todos. HABRÍA QUE SABER CUALES SON TUS GUSTOS MUSICALES, CANTANTES FAVORITOS Y CUALES TUS TEMAZOS.

    11 diciembre 2019 | 12:56

  7. buen marketing

    El marketing desapareció hace mucho tiempo. Lo que está ocurriendo ahora y ocurrirá de ahora en adelante es cosecha propia.

    11 diciembre 2019 | 12:59

  8. Dice ser Migel

    Si pensabas e ibas a ver un show al estilo de los grandes espectáculos anglosajones, desde luego te equivocaste de artista, fecha y lugar.
    El espectáculo de El Mal Querer fue concebido sobrio, para hacer brillar una artista, que por la nota que le otorgas, cumple con creces su cometido.

    Te dejo un artículo escrito por el crítico JORDAN EMERY, para el medio especializado GIGWISE, un día después de su presentación en Londres, encabezado por el titulo:

    ROSALÍA maneja con maestría la pasión y el melodrama en un cautivador espectáculo de primera línea.

    En muchos sentidos, ROSALÍA es una estrella poco probable. Ciertamente, sobre el papel no muchos habrían apostado por un cantaor que utiliza inflexiones del RnB y la electrónica para acercar el flamenco a un público más amplio. O uno cuyo álbum innovador amplía su tesis universitaria sobre el manuscrito del siglo XIV La Flamenca. Sin embargo, ROSALÍA sigue siendo una de las mayores exportaciones de España en los últimos años, y tras su actuación en Brixton’s O2 Academy, es fácil ver por qué.

    Su nombre aparece repetidamente en la pantalla mientras sus seis bailarinas de apoyo -vestidas de blanco- toman sus posiciones para significar la entrada de la cantante catalana. La multitud ya se está llenando de emoción antes de que ella toque el escenario, el mismo tipo de reverencia que se guarda para los grandes nombres de la música o para los florecientes líderes de culto en la cúspide del estrellato.

    Ocupa su lugar entre la locura, las luces se encienden y no pierde el tiempo mostrando su impecable visión moderna del flamenco, creando líneas exquisitas mientras se divierte con el fanfarroneo. Exigiendo atención y mostrando la máxima confianza, ROSALÍA comienza a cantar las primeras líneas de’PIENSO EN TU MIRÁ’ y la multitud estalla.

    Ella revolotea desde la canción de apertura hasta su más reciente éxito,’A Palé’, combinando su vibrato de puñetazo intestinal con movimientos de baile feroces en ambos. ROSALÍA ejecuta tan bien tanto el baile como el canto impactante, que es difícil no ver las similitudes con otro de los intérpretes de más alto nivel: Beyoncé. Los fans que se quedan con ella durante la mayor parte del programa sin duda ayudan a evocar esa imagen. Pero cuando exige silencio y empieza a cantar’Catalina’ en su primer disco, surge una estrella propia. La pasión y el melodrama que llenan su voz son diferentes a los que he visto en un intérprete de sus años. Su voz estalla, gruñendo desde su estómago, demostrando perfectamente el dolor y la furia de una mujer despreciada, cada nota un golpe en el estómago para escuchar.

    Grandes momentos de canto:’DI MI NOMBRE’ y’Milionària’ devuelven a la multitud a la fiesta, y esta última encuentra a la multitud gritando “fucking money man” sobre la canción que ridiculiza la obsesión capitalista por el dinero. ROSALÍA sigue con’Dio$ No$ Libre Del Dinero’, una petición desesperada para ser liberado de esa misma obsesión capitalista.

    Sus últimas canciones traen sus dos grandes éxitos hasta la fecha:’MALAMENTE’ y’Con Altura’. Mientras ella dirige el escenario para ambos, con el público gritando el título en el segundo y “tra, tra, tra” en el primero, es obvio que el futuro estrellato de Rosalia es todo menos improbable.

    11 diciembre 2019 | 13:33

  9. pasando por la lengua de Miley ¿LE HAS COMIDO LOS MORROS A LA CYRUS?

    11 diciembre 2019 | 16:41

  10. Miguel

    Buena crítica.

    14 diciembre 2019 | 19:24

  11. Deberías ser más crítico a la hora de escribir cualquier entrada. las buenas críticas hacen que los cantantes se duerman en los laureles y crean que siempre lo hacen todo bien.

    14 diciembre 2019 | 23:54

Los comentarios están cerrados.