Entradas etiquetadas como ‘mitch buchannon’

Un fallido truco de magia le catapultó hasta el mayor ridículo televisivo

Vamos con otra de ridículos televisivos (aunque sean buscados). Si hace unas semanas os encantó al arte del “abril-cerral”, esta vez os traigo un otro ejemplo del pasado verano de esos de tierra, trágame (¡y con Mitch Buchannon de jurado!)

Yo no sé qué pensaría el ‘mago’ que iba a pasar, es decir, si realmente aspiraba a quedarse tieso horizontalmente sólo con el soporte de los pies. Que ya no es que el chico esté de buen año, que también, es que lo que ‘intenta’ requiere un tongo importante. Es un imposible. Me da cosa porque me siento identificado con él, pero es que a quién se le ocurre… Lo que hacen algunos para salir en la tele. Vaya friki. Se da el coscorrón a propósito en el casting y venga, a hacerse famoso en Internet.

Si ya no es por fallar (o no)… es que encima te haces daño en la cabeza y hasta el bueno de ‘Mitch’ de descojona. Con esto ocurre lo mismo que cuando esquías sin saber: acabas enseñando el culo, pasas un mal rato y luego de ríen de ti.

PD: Espero que nadie intente hacer este truco en casa (entre otras cosas porque creo que queda claro que el tipo es un humorista friki), ni eso ni ponerse la radio con dos semipelotas de pong-pong colocadas en los ojos para alucinar.

PD2: Gracias a don Mario, una vez más, por mandarme el vídeo.

PD3: Yo prefiero hacer el ridículo con un golpetazo bonachón que como este otro:

El triste final de Mitch Buchannon

Todo el mundo recuerda al gran vigilante de la playa Mitch Buchannon, la estrella de las playas estadounideneses. Sin embargo, sólo unos afortunados se acuerdan de que el bueno de Mitch dejó de vigilar las playas para vigilar las noches haciendo las labores de detective.

Ahí se le perdió la pista, sí, pero tengo la exclusiva: Mitch Buchannon no acabó ahí. Una vez que Hobbie (su hijo) se casó en Hawai y después de fracasar en el caso más importante de cuantos se había ocupado, Mitch se echó a la bebida.

Le echaron de 283 bares por culpa de sus deudas, le desahuciaron, y enloqueció: empezó a hablarle a su reloj llamando a un tal Kitt, decía que la culpa de la muerte de Stephanie había sido culpa suya… en fin, cosas que acabaron con el pobre ingresado en un centro de desintoxicación.

Afortunadamente, dos años, un mes, dieciocho días, cuatro horas, dieciséis minutos y catorce segundos después, se recuperó. Entonces pidió dinero a Hobbie (que se lo prestó con tal de perderle de vista) y se mudó a Benidorm, donde fundó una agencia de detectives y donde cambió su apellido, de Buchannon a Buchanan, porque decía que sonaba más español.

PD: El actor que lo encarnaba, David Hasselhoff, supo reponerse al papel de Mitch y al de Michael en El Coche Fantástico. Aunque no ha vuelto a protagonizar ninguna serie importante, ha aparecido en multitud de películas de humor, como Cuestión de pelotas o Click.