Entradas etiquetadas como ‘luis daniel torres’

Es padre de trillizas… pero dice que solo un bebé es suyo

Algunas veces me habéis preguntado que de dónde saco los temas, otras que cuáles son mis criterios a la hora de elegir entre tanta estupidez. Hoy os voy a responder a las dos preguntas.

  • Los temas nacen de una lista de 30 o 40 enlaces de sitios con este tipo de informaciones que en ocasiones a lo que hay que sumar, como esta vez, la colaboración de amigos, compañeros y miembros de la comunidad becaria.
  • La elección del post es generalmente fruto de un análisis concienzudo de la situación en la que pregunto a @lachicadebec y a mis padres “¿qué tema os parece más curioso?”. El post de hoy, sin ir más lejos, me lo pasó Yoli y lo eligió mi madre. Vamos allá.

Sabéis (esto no lo descubro yo) que solemos tener miedo a lo desconocido, a lo poco habitual. Muchas veces ese temor es justificado: es normal que te acojone inquiete ver a Coentrao de lateral derecho contra el Barcelona; pero otras ese miedo no tiene razón de ser: como cuando un orco (sea él o ella) te invita a tomar café… y solo quiere tomar café (¡uf!).

Pues algo así le pasa a un hombre a un indígena arhuaco que vive en Pueblo Bello, César, en la sierra colombiana. Luis Daniel Torres tiene 20 años y un problema: su mujer acaba de dar a luz a trillizas y él no reconoce a dos de las criaturas porque dice que solo una es suya.

La culpa es de Luis Daniel, pero también de sus vecinos, que no entienden que pueda darse un parto múltiple y achacan la situación a que la esposa del muchacho “estuvo con tres hombres distintos” (difama, difama, que algo queda) o a un castigo divino, que siempre viene bien en cualquier época histórica.

Publica la prensa colombiana que los médicos han intentado convencerle de que es algo natural, pero él dice que “solo ha hecho un hijo” y que dos de las criaturas deben tener otro padre porque “los arahuacos solo engendramos un hijo”.

A ver, hay veces que la cosa chirría y te huele a chamusquina: recuerdo que hace unos años un matrimonio tuvo mellizos, un bebé blanco y otro negro, siendo ambos blancos como la leche. Pues chico, ahí sí puedes pensar que pasa algo raro (y pasaba); pero cuando ves tres criaturas iguales, por más que no te haya pasado nunca… mejor pensar que es un regalo, o que te han venido cromos repetidos e intentar cambiarlos (es broma, no os encendáis), antes que buscar cabezas de turco, ¿no?.

La madre, Glenys Cenith, tampoco entiende la situación, pero parece más receptiva a la teoría de los médicos, sobre todo porque ella sabe que no ha estado de cama en cama y que los niños son todos de Luis Daniel, quien por el momento no quiere saber nada del asunto. Ella tuvo que ir al hospital después de que Kelly, Keini y Keila (las tres niñas) perdieran peso y él la acompañó, pero como al joven no le valían las explicaciones de los médicos, volvió a su poblado para no volver.

PD: La cosa tiene difícil arreglo.