El intento de suplantación de identidad más ridículo de la historia

Julian R. Mitchell, un ‘avispado ladrón’ (ironía), intentó utilizar una tarjeta de crédito robada para pagar la cuenta en un bar de Nashville, Tennessee (EE UU). Pero, al camero le llamó tanto la atención su aspecto, que le pidió un documento de identificación. ¡¡¡Cazado!!!

Cuando comprobó que la identidad del permiso de conducir no tenía nada que ver con el rostro de Mitchell, llamó inmediatamente a la Policía.

Los agentes que acudieron al establecimiento no pudieron evitar ‘esbozar una sonrisa’ al ver al joven. ¡¡¡Malvadotes!!! Su pelo rubio platino, su barba roja y sus ojos negros distaban años luz de la imagen impresa la licencia de conducir. ¿En qué estaría pensando el muchacho para meterse en semejante fregado?

“No se lo cree ni él”.

Durante su declaración en comisaría, Mitchell negó haber usado los documentos, pero, en el registro de sus pertenencias, se encontró la billetera de la víctima en una bolsa riñonera. Vamos, que fue pillado con el carrito del helado.

Como no podía ser de otra manera, desde que fue publicada en la redes sociales la foto de su arresto, muchos usuarios realizaron comentarios jocosos. “Es idéntico a Alan Tracy, de los Thunderbirds“, comentó una persona. “Han detenido a Ken (el novio de Barbie)“, añadió otra.

Ahora, el caballerete está a espera de juicio en la cárcel del condado de Davidson. Además, si quiere salir de presión tendrá que pagar una fianza de 23.000 euros. Así que todo parece indicar que va a pasar un tiempo entre rejas.

PD. De regalo os dejo a otro ‘as del crimen’ que también jugó con identidades y perdió.

Detienen a Robin Hood por robar

Seguro que los padres, cuando le vieron nacer, pensaron: “Joé, mira qué niño más bueno… apellidándonos Hood lo menos que podemos hacer es llamarle Robin, ¿no?”.

Hoy, 34 años después de eso, parece claro que los padres acertaron en una cosa: Robin Joshua Hood iba a ser un ladrón, pero fallaron en otra: no iba a ser un ladrón de los buenos, precisamente.

Ahí le tienen, acusado de robo y suplantación de identidad, después de que se encontrara una cartera en el centro de Denver y decidiera que estaba harto de ser Robin Hood.

[Un apunte. Supongo que también debe de ser jodido que tus padres te hagan la gracieta con el nombre, ¿no? Es como esos clásicos Dolores Fuertes Barriga o Eva Fina Segura. A lo mejor, si los padres hubieran optado por ponerle un nombre normal y no un chascarrillo, el hombre no tendría que haber asumido otra identidad para librarse del calvario que supone que se rían de ti desde el colegio]. Lee el resto de la entrada »

(Foto: Condado de Davidson)

Los comentarios están cerrados.