BLOGS
El blog del Becario El blog del Becario

Se presenta el encargado de moderar los comentarios, el personaje más odiado de 20minutos.es

Un libro que se queda en blanco si no lo lees en dos meses

Probablemente todos vosotros sois gente de bien, estoy convencido. No me cabe duda de que devoráis los libros y cae uno cada semana, como si fuesen deliciosas rosquillas. Sin embargo, yo no soy así. Tengo la fe, porque compro muchos libros, pero no el espíritu, porque se acumulan en una estantería como si mi habitación fuese una biblioteca. El otro día, sin ir más lejos, terminé uno que había comprado en 2007. He tardado 5 años en leer poco más de 300 páginas. Ése soy yo.

Aunque puede que lo que os traigo hoy sea la solución. En Argentina han inventado un libro cuyo texto desaparece dos meses después de abrirlo, de modo que si en ese tiempo no lo has leído… ¡ADIÓS! La obra se llama El libro que no puede esperar (bueno, en realidad se llama “E libr qu no p ede esper r“) y tiene como objetivo ayudar a los escritores que están empezando, con un argumento sencillo: si no lees su primer libro, no podrá escribir más.

El libro en cuestión fue presentado en el mes de abril, pero por alguna razón que ignoro ha pasado desapercibido para casi todo el mundo. Solo en Argentina le dieron bola los medios de comunicación y ha sido ahora cuando el resto del mundo ha descubierto esta idea original del libro que se autodestruye.

Evidentemente, esto tiene sus pros y sus contras, como ya sabréis llegado este punto. Está muy bien la idea porque te anima a leer, es un acicate que te obliga a devorar la obra en sesenta días o menos (tengo mis dudas de cómo llegará la tinta al día 50), pero al mismo tiempo estás gastando el dinero en un libro que dos meses después será una libreta. No lo puedes prestar, no lo podrán leer tus hijos y no podrás revisar una parte que te gustara especialmente.


El secreto de esta innovación está en la tinta, un compuesto especial en color fucsia que se evapora a los dos meses. Ahora bien, un par de consejos:

  • El texto, evidentemente, desaparece de golpe. Si alguien lo lee confiado en que primero desaparece el capítulo 1, luego el 2 y así sucesivamente… la lleva clara, porque se va a llevar un chasco.
  • Cuanta más luz y aire reciba el libro, antes pierde la tinta. Vamos, que como te dé por abrirlo en Benidorm un 15 de agosto y te lo dejes olvidado en primera línea de playa (si encuentras hueco para ponerte en primera línea de playa) despídete del texto. Bueno, y del libro también.

¡Ah, se me olvidaba!  El libro que no puede esperar contiene en su interior una antología de cuentos de escritores latinoamericanos que lleva por nombre El futuro no es nuestro. Afortunadamente para la gente a la que le haya convencido esta iniciativa os informo de que Eterna Cadencia, los responsables del invento, están pensando implantar la medida con nuevas obras.

PD: Si sacan versión ebook tranquilos, que no desaparece, jeje.

PD2: Hay que apoyar a los jóvenes escritores, por eso todo el mundo a comprar el primer libro de @davidyaguecBravo Tango Siete. El contratista. Una obra maestra que estoy seguro que vais a disfrutar.

10 comentarios

  1. Dice ser Francisco

    Y que?, las únicas personas que lograrían a leérselo, serian lógicamente aquellos que dedican tiempo a la lectura; fomentar a los nuevos interesados en la magia que existe en las letras, no es igual a obligarlos…

    14 julio 2012 | 18:52

  2. Dice ser Trashcan

    Esa tinta especial le va a venir de perlas a los políticos para plasmar por escrito sus promesas electorales.
    A los pocos meses podrá decir:
    ¿Que yo prometí que?, dime donde está eso escrito…

    14 julio 2012 | 18:57

  3. Dice ser marcon

    Entre las muchas estupideces que pueden hacerse con un libro, esta destaca.
    Un libro no es, o no debería ser, una carrera o un reto de marqueting para los lectores.
    Excuso la lista de libros que de haber desaparecido cuando salieron y nadie los leyó, no estarían hoy en la estantería de clásicos.

    14 julio 2012 | 19:17

  4. Dice ser thimp

    uuiii ya veo interesada en esta tinta , algunos sectores de la industria editorial…. , esto permitiria vender libros , como las actuales peliculas en algunas plataformas streaming que te permiten ver la pelicula durante 48 horas ….

    14 julio 2012 | 20:17

  5. Dice ser Claudio

    No es la primera vez que el mundo ha descubierto “esta idea original del libro que se autodestruye.”
    En 1992 los autores William Gibson y Dennis Ashbaugh publicaron Agrippa (A Book of the Dead), muy difundido en el mundo anglosajón, que igualmente se desvanecía tanto en su formato digital como en el de papel. Os dejo un enlace que habla de él:
    http://webliter.blogspot.com/2010/04/agrippa-book-of-dead.html

    14 julio 2012 | 21:48

  6. Dice ser Carlos

    Había escuchado de todo, esta es una de esas cosas que te las tomas con humor y piensas que son cosas del marketing ya que no le veo mucha función. Gracias a @elbecario nos hemos enterado, personalmente pienso que ha sido un fracaso ya que no ha cumplido su cometido

    14 julio 2012 | 22:55

  7. Dice ser SINAÍ

    A mi no me interesa, ¿qué pasa, que es obligatorio leerse un libro en dos meses? Yo paso de sentirme obligada a nada.

    Desde mi nombre puedes ir a mi blog de cachorros en adopcion.

    15 julio 2012 | 0:26

  8. Dice ser Madrileñodecasta

    Buenas noches Bec.

    La bibliopegia antropodérmica tiene su punto grotesco y fascinante, hay que admitirlo, pero la biblioplegia trolldérmica, por novedosa y exclusiva nos podría poner a salvo de estos malos tiempos que corren…lo malo es que no da más que pa un misalito.
    Si a ti te da mal rollo, ya le despellejo yo, si eso…

    15 julio 2012 | 0:34

  9. Dice ser Trolly

    @Madri:

    Estoy aprendiendo idiomas : Fuck you, mothersucker!

    En cuanto sepa como se dice “anda y que te ondulen con la permané”, te lo suelto, de momento con esto vas aviado,chavea…

    15 julio 2012 | 0:42

  10. Si es original la idea pero ….para que?? a mi me encanta leer y hay veces que los devoro y otras que espero a tener tiempo para disfrutarlos. y que hay de la opción de pasados unos años re-descubrirlos desde otra perspectiva?

    15 julio 2012 | 15:39

Los comentarios están cerrados.