BLOGS
El blog del Becario El blog del Becario

Se presenta el encargado de moderar los comentarios, el personaje más odiado de 20minutos.es

¿Pagarías 15.000 euros por una casa de muñecas?

[Uy, qué raro se hace esto de empezar sin BecConsejo] Como suponéis, la historia tiene algo de truco, al más puro estilo becario. Os cuento…

Llevo unos días viendo series y todas están llenas de millonarios: ricos en Revenge, ricos en Royal Pains, ricos en Ringer… ¡hasta he visto ricos en Hope! Quizás es por eso por lo que ya ni siquiera me sorprende que alguien se gaste 15.000 euros en una casa de muñecas… en la que pueden vivir sus hijos.

Sí, muchachos, sí. Mientras nosotros estamos aquí pensando cómo pagamos el alquiler y si algún día nos podremos comprar una vivienda, hay gente que puede permitirse pagar ese dineral en una casa liliputiense. Más aún; hay una empresa que se puede permitir fabricarlas y venderlas.

Vi la imagen de refilón en la prensa británica y desde entonces no me la puedo quitar de la cabeza. Dos muchachitos vestidos para ir a la iglesia saliendo de una casa victoriana en miniatura… ays, no me sorprende que se llamen Lilliputplayhomes.

Son casas de juguete que se construyen en menos de diez horas y en las que vuestros hijos (o vosotros mismos si tenéis siete años y algún desalmado os ha dejado entrar a este blog) pueden jugar tranquilamente.

Ahí lo tenéis, nuestro sueño de infancia convertido en realidad. Estamos nosotros con ocho años rodeados de nuestros amigos entrando a nuestra propia casa y subiendo a la planta de arriba para escupir desde el balcón a los desconocidos. Alguien grita de fondo: “Esto es vida” mientras simula fumar un cigarrillo de chocolate y te da una moneda de euro de chocolate.

Y por si sois de los que dudáis a la hora de comprar una vivienda, tenéis donde elegir. Si sois tan asquerosamente ricos que os podéis permitir un capricho de este calibre (sí, hablo desde la más repugnante envidia, jeje) podéis elegir desde un teatro a un castillo, de un supermercado a un viejo parque de bomberos.

Supongo que si un niño me viera desde el balcón de su mansión victoriana cuando yo tenía ocho años se descojonaría de mí echaría una risas a mi costa. Yo estaría jugando a lo mismo que él, pero los protagonistas de mi historia serían muñecos en una caja de zapatos pintada con rotuladores y él… el actor principal en un escenario de 15.000 euros.

Claro, así yo he terminado siendo el becario más vilipendiado de los medios de comunicación españoles y él podría terminar heredando News Corporation… aunque visto así no sé quién saldría perdiendo ahora mismo.

La historia no es nueva, lo sé, pero cuando vi que un comprador había montado una calle entera de casitas de juguete me dije que os tenía que hablar de esto.

PD: ¿Os gustaría comprar una (si os sobrara el dinero) o creéis que esto no curte el carácter de los niños?

5 comentarios

  1. Dice ser raquel

    Chico, sime sobrase el dinero y me pegase un golpe muy fuerte en la cabeza(unico motivo por el cual podría decidir tener hijos) claro que les compraría esto. No les estaría todo el dia comprando regalos pero…joder…es un castillo…Claro que se lo compraba
    Eso y le llevaría a roles en vivo conmigo^^

    03 octubre 2011 | 19:37

  2. Dice ser MARA

    Yo no…. antes prefiero comprarme una caravana y salir de viajes por ahí, que los disfrutamos en familia y se puede trasladar.

    DEsde mi nombre puedes ir a mi blog de cachorros en adopción.

    04 octubre 2011 | 0:40

  3. Dice ser Bloodymery

    Mmm… la del cine parece más un sitio de luces rojas que otra cosa eh…

    Prefiero usar los 15 mil € para regresar a Japón otros 2 meses. Y respecto a los críos, creo que puede ser mucho más divertido construirla con ellos.

    04 octubre 2011 | 9:22

  4. Dice ser raquel

    Es que no hablamos de que de sobren 15000, sino de quwe te sobren 15000millones

    04 octubre 2011 | 11:07

  5. La verdad es que este tipo de caprichos caros son ya de otra época. Con la que está cayendo no creo que sean muchos los que se aventuren a despilfarrar sus dineros en este tipo de banalidades.

    04 octubre 2011 | 15:53

Los comentarios están cerrados.