BLOGS

Cada vez creo en menos cosas Un foro para pensar en lo divino y en lo humano

Me voy a dar a la bebida

Decía mi padre que un profesor pasa por dos fases a lo largo de su vida laboral. Con el vigor juvenil se comporta como Sancho el Fuerte, para acabar siendo con la experiencia un Sancho Panza, menos visceral, más comprensivo y más sabio. Era su manera de explicar que el mundo y sus valores apenas cambian con los años, que quienes mudan con la edad son los que contemplamos y definimos el mundo que nos rodea. A mí, los años me han servido para ser cada día más intolerante con los intolerantes y más analítico, sobre todo para intentar analizar qué hay de transformaciones reales a mi alrededor y cuáles de esas supuestas evoluciones son sólo aparentes, producto de mis cambios fisiológicos y mentales y de los cambios en mi propia vara de medir.

Las luchas generacionales, la incomprensión entre jóvenes y adultos, ha sido tema favorito desde la filosofía griega hasta hoy. Son legión los filósofos que en un momento de sus vidas se preguntaron qué le ocurría a la juventud, que ya no guardaba los valores que parecían inamovibles, que adoraba a dioses distintos a los de sus padres, poco menos que un manojo de costumbres licenciosas. Como yo ya estoy en la edad de muchos de esos filósofos, aunque no he alcanzado su sabiduría, no podía ser menos en cuanto a mis problemas de incomprensión generacional. Pero como también sé por la experiencia ajena que el problema puede ser, no de los jóvenes, sino de quien los observa bajo su particular microscopio, tiendo a ser muy cauto a la hora del análisis.

Si me preguntarais qué pienso sobre el macrobotellón que se prepara para hoy en más de veinte ciudades españolas, sólo sabría responderos con rodeos, con argumentos más de higiene colectiva y orden público que morales (esa forma desagradable de dejar las ciudades sembradas de porquería, restos de comida, bolsas de plástico, papeles, botellas, botes vacíos y ríos de orines, además de la contaminación acústica y los altercados e intoxicaciones etílicas que a menuda acaban con más de uno en las urgencias de centros médicos).

Para los que lo entendéis, nada tengo que argumentar. Para los que, como a mí, os parece inexplicable, creo que deberíais hacer conmigo una profunda reflexión de por qué cientos de miles de jóvenes, gente sana y normal, toman esta iniciativa que a nosotros nos parece tan revolucionaria, como una especie de Mayo del 68 de la juerga colectiva. No vaya a ser que, una vez más, sea la diferencia generacional, y no el análisis sosegado, la que exagera el problema. La experiencia de hoy nos aportará un nuevo elemento para futuros análisis.

28 comentarios

  1. Dice ser Fernando*

    En Francia la lían contra la legislación laboral, en España la lían para emborrachase.lo dijo JuanC · 17 Marzo 2006 | 10:48 AMDe acuerdo con JuanC.Los empresarios españoles deben de estar muy felices con la juventud española. Que emborrachen en la calle si no tienen dinero, pero que mañana, tengan o no resaca, que vuelvan a su empleo basura.

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  2. Dice ser Pepe

    Beben para olvidar lo que nos hizo el PP.—

    17 Marzo 2006 | 09:11

  3. Dice ser Pepe de nuevo

    Bromas aparte:Los jóvenes lo tienen cada día más dificil para tener casa propia dónde disponer de su ocio de otra forma más digamos, civilizada.Así pues, se reunen en la calle y de una forma bastante económica sociabilizan los unos con los otros, las copas no se pueden pagar en las discos y pubs a 10euros.Os puedo a segurar que yo que sí tengo casa, no tengo ninguna necesidad de estar en la calle bebiendo y pasando frío, me quedo en mi casita viendo la tele, navegando por Internet, o viendo alguna peli bajada de la mula.Todo esto es una consecuencia del acogotamiento a que se está sometiendo a la juventud, empleos de mierda y vivienda por las nubes.Todo tiene sus consecuencias y esta sociedad las va a pagar, hígados y familias destrozadas por el alcohol y los accidentes de tráfico.Saludos analíticos.

    17 Marzo 2006 | 09:21

  4. Dice ser M. Eparto

    Sí a las reuniones sociales.Sí al uso racional de las drogas recreativas en las reuniones sociales.No a la falta de civismo.No a jugar con el coche.Un poco de sentido común, por favor.

    17 Marzo 2006 | 10:16

  5. Dice ser JuanC

    En Francia la lían contra la legislación laboral, en España la lían para emborrachase.

    17 Marzo 2006 | 10:48

  6. Dice ser Manuel C.

    Quizás la cuestión sería por qué para divertirse es preciso beber hasta emborracharse. Cuando yo tenía veintipocos (ahora tengo 44) tenía poco dinero (lo que me daban mis padres, porque aun estudiaba) y nos divertíamos yendo a pubs o discotecas, en los que las copas me da la impresión que, proporcionalmente, eran tan caras como ahora. Y nuestra solución no era hacer “botellón” en la calle, sino pasar con una sola copa toda la tarde o toda la noche. Y doy fe de que nos lo pasábamos muy bien (y si encima ligabas todavía mejor).No sé explicar por qué ahora el alcohol o las drogas parecen algo indispensable para pasárselo bien, pero sinceramente me sabe mal por nuestros jóvenes.

    17 Marzo 2006 | 11:39

  7. Dice ser Goyo Tovar

    Este tipo de celebraciones tienen su lado inteligente: a precio honrado, sitio gratis y amistad cercana no ha oferta que mejore el invento.Lo que no acabo de entender es la guarrada post-organizativa, el reguero incívico y neodecorativo de restos consumistas. Hasta es perdonable y explicable la borrachera premeditada; pero el desprecio por la calle pública, la plaza pública, el asiento público, el suelo de todos, los árboles nuestros,… ese desdén tomado como aparente consecuencia es algo, Manolo, que no pertenece a las repetidas distancias de filósofos y aparentes torpes.Ese rapto a la cordura es lo verdaderamente preocupante para mi.

    17 Marzo 2006 | 11:51

  8. Dice ser Jesús

    Tengo 40 años. Me considero una persona “normal”. Y no se porque se emborrachan los jóvenes de hoy en día en la calle. Sin embargo si se porque lo hacia yo a su edad. Estos eran mis motivos, orden de importancia:- Carpe diem.- Un trabajo inestable y un futuro incierto que no me permitían embarcarme en una hipoteca a veinte años (ahora pueden ser hasta cincuenta).- Los jóvenes de mi entorno hacían lo mismo, y sin alguien so se apuntaba no era popular socialmente.- Los cubatas en los bares de copas eran relativamente baratos, ahora lo es beber en la calle.- El alcohol produce un estado de euforia muy agradable que borra la mediocridad del mundo que te rodea. Los porros además “daban mucha risa”.- Todos creíamos que no había futuro (“no future”). Quizá el tiempo nos ha dado la razón.Estos fines de semana eran lo único que nos permitía vivir la mediocridad del lunes al viernes.No se si esto es lo que les pasará a los jóvenes de hoy en día, porque yo no lo soy. Quizá sencillamente son todos unos golfos y unos guarros. Sí, siempre es preferible pensar que la culpa es de otro y que esto no va con nosotros la gente trabajadora, decente e integrada.Saludos cordiales.

    17 Marzo 2006 | 11:58

  9. Dice ser Pepe Polémico

    Por nosotros no te cortes, Manolo. Dale a la bebida, hasta que te estalle el higado.Por cierto, tu padre “mu profundo” el hombre, pero te enclaustro 15 añitos con los curillas.Dejemos las efusiones para otro momento.Muy acertadamente, Joseph criticaba en un artículo anterior “el relativismo que vivimos hoy en día en el que no existen principios, ni valores, ni verdad a la que se pueda aspirar”.Siempre se ha aceptado que nuestra transición fue modélica. Vete a saber. A veces pienso que la transición fue eso, un periodo transitorio hasta ahora que es cuando nos vamos a dar las hostias que no nos dimos entonces.Fue más el deseo de enterrar a Franco que el deseo de construir desde la sensatez un pais moderno, social, libre y justo. Aquellos jovenes desorientados y acomplejados de entonces son los “progrepacotillas” instalados y cobardes de ahora. Dirigen partidos políticos, medios de comunicacion, universidades, fundaciones, colectivos civiles, … , y desde esas atalayas nos inculcan el pensamiento único contra el que nos avisa Joseph: no existen principios, ni valores, ni verdad a la que se pueda aspirar.Esa falta de valores conduce a la confusión, a la incoherencia y al victimismo reinantes. Un mismo hecho se analiza de muy variadas formas, las percepciones son poliédricas, el pensamiento es moldeable. Todo es relativo, nada es enjuiciable. El virus está tan expandido que progresistas sinceros son capaces de justificar que actualmente todas las culturas y todas las religiones son iguales, que ante un mismo acto podemos aplicar distintas condenas, que los chavales muestran su rebeldía mamándose hasta desfallecer.Las filias y las fobias anidan más alto que la razón.Si pudiera desligarme de todo el rollo que os he toligado, diría que la solución para evitar que los chavales se trinquen 3 litros de JB con Coca Cola en plan macrobotellón es apoquinar 300 euros por la fiesta, dormir la borrachera en el calabozo y un fin de semana de trabajitos sociales para bajar el resacón.Pero no. Aquí todo Dios tiene derecho a sentirse víctima y el colectivo de los jóvenes también. Chavales: Esta sociedad es culpable de vuestra alienación. No queda mas salida que trincarse 3 litros de JB con Coca Cola.Sin parar, hasta el coma etílico.

    17 Marzo 2006 | 13:40

  10. Dice ser Nivru

    La sociedad española, es atrasada… ya de por si, y la juventud no solo es atrasada, sino que falto de inteligencia, tantas reformas educativas, por no decir recortes educativos , no es mas que las causas de esa gente, un grupo de yonkis y borrachos en potencia, cuya unica ilusion es llegar el sabado, beber, drogarse… y ya..¡Que bonito seria todo si los jovenes no se creyesen que sus padres siempre le van a dar todo..! Los jovenes no tienen conciencia, ni social ni de ningun tipo, su unica preocupacion se reduce a su droga..La prohibicion no es la solucion, no, pero es la unica forma de paliar los daños que esta futura sociedad se hace asi mismo, antes de poder educarlos y convertirlos en lo que posiblemente no sean jamas, personas…Y los empresarios estan contentos, pq la juventud española, no piensa..P.D. Todo esto lo digo a mis 18 años, y revoco y condeno esta actitud juvenil de niños malcriados y consentidos…

    17 Marzo 2006 | 13:53

  11. Dice ser irene

    yo tengo 27 años por lo que me considero semiadulta o semijoven segun se mire…el botellon no es nuevo, por lo menos tiene 14 años, puesto que yo a esa edad ya hacia botellones enfrente de mestalla o en Arena Auditorium antes de entrar…¿de que nos extrañamos? españa, cultura de vinos y buen comer…antes un padre con 8 años daba a su hijo el primer chato de vino y el primer Celta sin boquilla, porque : Ya era un hombrelas mujeres compraban la dexidrina o el catovit en la farmacia y era legal (para quien no lo sepa eran lo que conocemos por anfetas)españa, la de la cultura de salgo del trabajo y voy al bar mientras la mujer recoje y hace la cena…¿de que nos extrañamos?dicen que cuando te haces mayor olvidas lo que hacias de joven…cuantos de los que critican el botellon se pillaban enormes cogorzas en el bar de turno o en la feria del pueblo…que facil es juzgar sin conocer, es como las drogas, yo siempre digo que si quieres conocer algo como para criticarlo has de probarlo, por lo que dudo mucho que la señor Salgado pueda juzgar un botellon puesto que dudo que haya estado en ninguno.en Granada por ejemplo es cultura de botellon y nunca habia pasado nada, porque el Neptuno o Plaza nueva deben ser espacios neutrales…no se… en valencia con las fallas los mismos falleros hacen el botellon en la calle de su falla, la diferencia es que tienen carpas, subvenciones y encma un permiso del ayuntamiento..xk no tienen las mismas facilidades los jovenes???el botellon es muchas cosas, buenas y malas, pero no se puede juzgar si no se ha probado…dentro de un botellon esta el que con un Wisky es feliz toda la noche (como yo, pk no me sienta bien el alcohol) y gente que con 10 esta mas fresco que una lechuga…esta el niñato que rompe botellas o mobiliario, pero tambien esta el que le reprende: eh…chaval..que los perros se cortan cuando pasan y los punkies tambien…jajajaj,no falta el que es un cerdo y deja todo tirado por medio, pero tambien estan los que lo recojen todo incluso lo que no es suyo…(la feria alternativa de Valencia es una muestra de ello)yo solo digo que el botellon no son solo tios y tias borrachos, ni solo crios, ni solo destruccion y perversion…el botellon es un micromundo y dentro de el se representa buena parte de la sociedad (son hijos de esa sociedad) y buenos o malos forman parte…no se les puede juzgar ni hablar de ellos (me incluyo, nosotros) sin preguntarnos, sin escucharnos, es como esos padres que hablan con el tutor del niño como si el no estuviera delante…dejad la hipocresia, dadnos pisos para vivir, un trabajo y un sueldo digno, una estabilidad y una cultura y dejaos de prohibicionismos, ataques a la dignidad del sector de una sociedad (los jovenes) dejad de tratarnos como si fueramos gilipollas y dadnos esperanza de futuro, porque hoy es el botellon, mañana será la Sorbona española.un saludo

    17 Marzo 2006 | 13:54

  12. Dice ser Hernán Cortés

    “yo solo digo que el botellon no son solo tios y tias borrachos, ni solo crios, ni solo destruccion y perversion…” (Irene)No sólo, pero también.Es lo lógico en una sociedad hipócrita: drogarse para desdisfrazarse, para que desaparezca la hipocresía, la careta, el “palo por el culo” y así poder acercarse, arrimarse, unos a otras y unas a otros.¿Me equivoco?

    17 Marzo 2006 | 15:32

  13. Dice ser pepa

    No creo que se pueda culpar a los jovenes por tratar de divertirse, o al menos de reunirse con sus iguales de la manera que a ellos les apetezca. La calle es de todos. Es cierto que cuando acaba el jolgorio hay más porquería de la recomendable pero también es igualmente cierto que hay muy pocas papeleras y contenedores en las zonas donde se suelen organizar los botellones. Tal vez si se pusieran los medios luego no habría que recriminarles que sean unos guarros.Por cierto, casi siempre que veo a alguien tirando basura de cualquier tipo al suelo se trata de personas que ya dejaron hace tiempo la edad de hacer botellones.

    17 Marzo 2006 | 17:16

  14. Dice ser andros

    El alcohol, esa droga dura, legal y elevada a sagrada por orden de la Santa Madre Iglesia, que causa más de 15.000 muertes directas al año en nuestro país es consustancial con cualquier festividad, evento cultural o celebración que se precie. ¿SE imaginan alguna fiesta patronal sin alcohol?Aquí todos/as empezamos a beber muy jóvenes y aprendemos la dosificación exacta con el método prueba-error. Estos chabales/as están haciendo lo mismo que hacíamos nosotros pero agrupándose y ése es el único problema: la masificación. Que se preparen lugares adecuados (como veo que ya se hace en algunas ciudades)con vigilancia, servicios, y medios (de paso se podría cobrar la entrada)y ya está.Ya sabemos que la juventud es una enfermedad que gracias a dios se cura con el tiempo, o eso dicen.

    17 Marzo 2006 | 18:02

  15. Dice ser S.M. El Viti

    Os digo que siento no ser joven para poder asistir a esos botellones. No envidio a mis hijos y sus amigos, añoro los años jóvenes.Estamos viendo la aparición de un fenómeno sociológico único en el mundo y maravilloso en cuanto define unas relaciones humanas, sin violencias (sorprendente comportamiento entre muchos borrachos) y sin controles, expontaneo, sin manipulación económica de algún “promotor” de actos multitudinarios, casi una acracia, una Arcadia del siglo XXI.Solo trataría de animar a los jóvenes a completar sus noches de botellón dejando el sitio limpio, aunque eso sería deseable para todos y todos los días (hay qué ver como quedan los campos después de las romerias o las comidas campestres y las playas en verano, que si no van las brigadas de limpieza detrás no se podría ir al otro día).Todas las sociedades han convivido con las drogas; lo importante es saber relacionarse con ellas y saber de su poder de adicción, pero eso tampoco se lo estamos enseñando los adultos a los jóvenes. Solo sabemos prohibir.Las bebidas alcoholicas y sobre todo el vino está en la esencia de nuestra civilización judeo-cristiana. Hay que aprender a beber y disfrutar sin perjudicarnos.Salud 2

    17 Marzo 2006 | 18:40

  16. Dice ser pericles

    Yo también fui jóven en los ochenta. Y en aquellos tiempos, como bien dice un contertulio, íbamos a un Pub y allí nos tirábamos toda la tarde conversando y riendo con dos o tres consumiciones. Pero también, en otras ocasiones, íbamos a parques públicos a tomarnos unas litronas (de cerveza), principio, quizá, de la cultura actual del botellón.No éramos ni mejores ni peores. Teníamos las mismas inquietudes, tener un buen trabajo, vivienda propia, divertirnos con los amigos. Lo que sí que estábamos era más politizados. Y siempre teníamos ocasiones para manifestarnos por algo: la LOE, la LOGSE, el paro, la OTAN, y tantos más. Ahora los jóvenes son más descreídos y están menos politizados. Tampoco creo que debamos extrañarnos por ello. Nosotros, también estamos la mayoría bastante desencantados. Los viejos ideales se nos han ido quedando por el camino. Y hay muchos que nos hemos acomodado.Los jóvenes de ahora luchan igual que nosotros por tener un trabajo mejor. El sistema educativo es tan insuficiente como el nuestro. Y al igual que a nosotros, les gusta reunirse en grupo para divertirse. Nosotros íbamos a discotecas en las que con la entrada nos entraba una consumición y nos tirabamos allí toda la tarde. Creo que ese tipo de locales ya no existen. Los que existen, como muy bien ha dicho alguién más arriba, y tal y como he podido apreciar cuando paso por delante, son locales muy oscuros, con la música a todo volumen, donde no existen lugares para sentarse y hay que estar todo el tiempo de pie, y donde deben de cobrarles las copas de licores de baja calidad a precio de oro.No creo que se trate realmente de jóvenes comodones. Lo único que hacen es adaptarse a los nuevos tiempos y buscar al aire libre un lugar de reunión donde divertirse y conocer gente.El problema es que esa justa aspiración tiene consecuencias. Por un lado, al comprar a escote y por menos precio más cantidad de licor, y envalentonados en el grupo pueden beber hasta el desmayo. Pero en mis tiempos recuerdo que algunos también lo hacian. Hacen mucho ruído y molestan a los vecinos de los alrededores. En mis tiempos también había muchos que también lo hacían. También se les critica el que dejen los lugares en donde se han reunido muy sucios. Pero si alguien va alguna vez a alguna feria, fiesta locales, pic nics o lugares donde se reunen muchas familias con los niños, el resultado final, cuando se marchan, es el mismo, mucha suciedad y desperdicios por los suelos. Luego viene el tema de los accidentes. Es cierto que no hay fin de semana en que algún grupo de jóvenes que circulaban de forma temeraria con su coche después de alguna de esta juergas tengan un accidente y pierdan sus preciosas vidas. Pero también son muchos los que actúan de forma responsable. Y también no hay fin de semana en que algún coche con toda una familia completa, con el papá o la mamá que conducía de forma temeraria también pierdan sus vidas.Mucho me temo que estamos criticándoles por realizar actos incívicos que todos, en mayor o menor medida, también cometimos o cometemos en la actualidad. Todo esto no quiere decir que se les pueda permitir hacer lo que les venga en gana y que las autoridades no procuren controlar este tipo de reuniones y si alguien comete algún exceso se le castigue como merece. Un tipo de castigo que es mucho más didáctico y útil que las sanciones, que al final a quien castigan son a los padres, y que debería ser más utilizado, son los trabajos para la comunidad, como horas de trabajo en ayudar a personas mayores o discapacitados, limpieza de parques y mobiliario urbano, reforestación, etc.Creo que los que pasamos de los cuarenta tenemos poca memoria de lo que hacíamos en nuestros tiempos de juventud. Que vemos el ruído y la suciedad que general los jóvenes y no vemos todos los actos incívicos que realizamos también. O incluso diría que muchos, en realidad, lo que tienen es envidia por no poder asistir al botellón. Qué razón tiene Manuel Saco cuando dice que en todas las generaciones los ya maduros critican a los jóvenes por que no hacen lo que nuestra mentalidad, ya reposada, nos dice que deberían hacer. Pero nosotros ya tenemos la experiencia que ellos no tienen. Y nuestras posibilidades físicas ya no son las suyas. En el fondo, lo que va a resultar, es que en realidad, cuando criticamos a los jóvenes, lo que realmente estamos haciendo es mirarnos a nosotros mismos cuando teníamos su edad u pensamos en lo que tendríamos que haber hecho y no hicimos y la crítica va hacia nuestra propia juventud ya perdida. Y por eso nos da tanta rabía que ellos no lo hagan. Por que nosotros nos equivocamos y ya no podemos volver atrás.Saludos.

    17 Marzo 2006 | 19:44

  17. Dice ser imagina

    En mi opinión los jóvenes, en líneas generales, están donde deben estar los jóvenes y los mayores estamos donde debemos, unos más otros menos, en relación a las experiencias vividas (o a las no vividas).Unos reclamando espacios de libertad, que les sirven para descubrir y descubrirse, y los otros, los mayores, “temiendo”, que se puedan desmadrar, lo que ensucian y rompen ¿quién lo paga? Y en suma temor a lo que pueda pasar, a que te rompan la rutina, donde, tristemente, tenemos nuestra seguridad.Yo creo que está bien que los jóvenes actúen como jóvenes y los mayores como mayores y con el paso del tiempo los papeles se irán cambiando. Aunque con nosotros, los mayores digo, ya no contarán.Saludos

    17 Marzo 2006 | 20:38

  18. Dice ser parmenides

    Pues para mí que la culpa la van a tener-La Iglesia Católica–Franco–Aznar–El PP–Los trolls-(And so on and so forth…)Como dijo alguien en frase memorable, tanta torpeza no puede ser sólo fruto del alcohol.Saludos.

    17 Marzo 2006 | 20:41

  19. Dice ser S.M. El Viti

    Perdón por expontaneo, es espontáneo. Problemas del “directo” en mi anterior comentario, era muy gordo el error ortográfico.

    17 Marzo 2006 | 22:11

  20. Dice ser Feli

    Un auténtico retablo, esa efigie, Saco. Mu fino, mu fino.

    17 Marzo 2006 | 23:40

  21. Dice ser Feli

    … que digo fino…¡moriles!

    17 Marzo 2006 | 23:41

  22. Dice ser Feli

    El asesor de imagen… ¿sigue en el paro?

    17 Marzo 2006 | 23:43

  23. Dice ser Perico, el de los Palotes

    A mí, que no practico el famoso botellón y vivo en zona donde se práctica, me ocasiona, de forma sistemática, grandes y graves perjuicios: molestias varias, destrozos, basura indiscriminada, insomnio… y lo que me sorprende es que, hasta la fecha, nadie aporte ni una solución ni una sanción a esos perjuicios.A veces me pregunto cómo no se le ha ocurrido a nadie habilitar (o delimitar) zonas perfectamente definidas para su realización sin que suponga, el desarrollo de tal ejercicio, una molestia continúa para los demás.Ah, se me olvida decir que no vivo en una zona residencial. ¿Será por eso?

    18 Marzo 2006 | 01:40

  24. Dice ser Joseph

    Pericles,Creo, aunque tal vez sea una visión parcial por lo que era mi gente, que antes la bebida no era un fin sino un medio, y al que se pasaba, que podía ocurrir, lo inflábamos a cocotazos al día siguiente, y por eso con un par de copas o unas litronas podiamos pasar toda una noche, porque emborracharse estaba mal visto.Por lo demás estoy plenamente de acuerdo con lo que expones, y tal vez nuestro rechazo sea el producto de nuestra experiencia y, en ocasiones, de haber lamentando el tiempo que nosotros “perdimos” , y que tuvimos que recuperar después.

    18 Marzo 2006 | 12:43

  25. Dice ser Virginia

    Yo me sitúo en medio, tengo 41 años pero hacía lo mismo a los 18. Nos sentábamos en un parque y tocábamos la guitarra, no teníamos coche con los altavoces a todo volumen.La primera vez que vi un botellón fue en Cáceres, entré por la parte vieja y se oía un rumor, al llegar a la plaza los descubrí, con los coches abiertos, la música a todo volumen y bebiendo.Me hizo gracia, la verdad, no vi como quedó la plaza después. No lo había visto antes en mi ciudad, vivo en Alcalá de Henares.En mi ciudad por ejemplo, el sitio que utilizan es el parque O’donell, es el único parque que se puede llamar así en una ciudad de 200.000 habitantes. Estaba infrautilizado, no iba nadie. Recuerdo en mi juventud ir a meternos mano en los bancos porque era el sitio más solitario del mundo.He participado en algunos botellones en ese parque, no molestas a nadie, están lejísimos las viviendas y al otro lado hay una fábrica.No entiendo por qué se tiene que prohibir. Si lo recoges después, para eso, el ayuntamiento debería poner contenedores.Vi en la tele que en la plaza del 2 de mayo de Madrid los ponían, me pareció la medida más inteligente.En algunos conciertos que he estado me he tirado media hora con un vaso en la mano buscando donde echarlo, cuando por fin he descubierto una papelera estaba llena a rebosar y al dejarlo se ha caido.Creo que la calle es de todos, no tienen otra cosa, preferirían estar en una discoteca, estoy segura, si no les dieran garrafón y los precios fueron más normales.He tenido un bar y sé el beneficio que se obtiene, es un abuso, nada más. Se hacen de oro y encima quieren más, siempre más.

    18 Marzo 2006 | 18:13

  26. Dice ser Gayoli

    Todos hemos hecho botellón… prohibirlo es como prohibir la bota de vino, es un clásico español.Lo que yo recuerdo es que los botellones no eran tan incívicos como son ahora, y ahí es donde radica el problema. Se te podía escapar una voz, podía sentarte mal y darte por devolver, se te podía olvidar dejar una bolsa o una botella sin recoger, pero no era lo normal… por eso se han estado celebrando durante tanto tiempo sin que nadie protestara. Pero ahora es diferente, los botelloneros de ahora en términos generales ya no se preocupan de los vecinos, de la suciedad, del ruido… en el fondo es una mera cuestión de respeto y civismo, exactamente igual que lo que ha ocurrido con el tabaco, cuando se dejó de preguntar “¿le molesta si fumo?” es cuando a los molestados no les quedó otra que hacer porque fumar se prohibiese.Sí, la verdad es que no estaría mal que protestaran por cosas más importantes como están haciendo en Francia. Pero es que esto es España, un país con el que no puedes contar con tu vecino más que para cosas que no le comprometan.

    19 Marzo 2006 | 12:32

  27. Dice ser Carolonline

    ME DOY POR ENTERA A MI APRECIADO SACO SIN FONDO…

    20 Marzo 2006 | 09:47

  28. Dice ser Susana

    estoy harta de que se generalice con los jóvenes. somos un colectivo heterogéneo, ¿por qué nos echáis a todos en el mismo saco? los habrá drogadictos, los habrá que no hayan probado el alcohol en su vida, los habrá que no se preocupen más que de beber los fines de semana, y los habrá que no salgan, o que salgan y no beban, o que beban y no se emborrachen, o que beban, se emborrachen pero cuiden su entorno, y desde luego, los vándalos son los menos. así que dejad ya de insultarnos.

    21 Marzo 2006 | 14:22

Los comentarios están cerrados.