Dando la nota Dando la nota

Desde el ‘Satisfaction’ de los Rolling al ‘Wannabe’ de las Spice pasando por la lengua de Miley.

Todo sobre el divorcio de Kanye West y Kim Kardashian

El artista Kanye West y la influencer Kim Kardashian van a poner fin a su matrimonio tal y como han informado en PageSix.

Dicen que él ya “no soporta” a su familia y la “vida de estrellas de reality” que llevan, y ella, está agotada de las tonterías de Kanye con eso de querer ser presidente de los Estados Unidos de América.

En julio, el rapero ya dijo que llevaba queriéndose divorciar de Kim desde noviembre de 2018, y tras su fracaso en las elecciones americanas donde solo 60.000 personas le votaron (y ya me parece desorbitado…) se ha encerrado en su rancho de 14 millones de dólares en Wyoming.

Kanye, que al parecer sufre de trastorno bipolar, ha dinamitado la paciencia de Kim que, aunque ha intentado ayudarle en todo momento, ya no ve futuro en su relación tras haber estado aguantando ataques como los que él, durante su malograda campaña política, lanzó públicamente contra ella y su familia a quienes incluso acusó de haber querido encerrarle en un psiquiátrico.

Llevan meses negociando su divorcio y conscientes de que cualquier declaración que hagan al respecto puede afectarles en lo que respecta a sus economías y la custodia de sus cuatro hijos de entre 7 y 1 años, están en absoluto silencio.

Su boda en 2014 en el florentino fuerte Belvedere y la tremenda fiesta que montaron en el mismísmo palacio de Versalles de París, parece que no les dio demasiada suerte y… ¡lo peor está por venir!

Hijos, dinero, propiedades en común. Sin contar sus casa, Kim Kardashian tiene unos 750 millones de euros en su cuenta y se estima que sus ingresos anuales ascienden a 70 millones de dólares. Él, gana unos 80 millones de dólares al año y tiene ahorrados unos 2.500 millones de euros.

Su mayor problema, dejando a un lado el tema de la custodia, podría ser su mansión en Calabasas, valorada en 60 millones de dólares ya que el terreno es de ella y la casa es de propiedad de Kanye y… las leyes de California, donde viven.

Sin ser conocedor de si tienen o no un acuerdo prenupcial, las leyes californianas obligan a la pareja a repartir por igual todo lo obtenido durante su matrimonio. Este podría ser el motivo por el que Kanye se habría marchado a Wyoming, para que al ser considerado como ciudadano de allí no le afecten las leyes de California. Si finalmente tienen que dividir todo a partes iguales, Kanye tendría que pagarle a Kim unos 900 millones de euros…

Kim, que según dicen quiere quedarse con la vivienda familiar, ha contratado a la experta en acuerdos amistosos Laura Wasser que ya se encargó de su primer divorcio y del de Angelina Jolie y Brad Pitt.

¿Opiniones? Os leo… De lo mejor de este matrimonio, Bound 2.

Los comentarios están cerrados.