BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Nutrición-área 51: la hipnobanda gástrica como estrategia adelgazante

HipnosisAnimal_magnetism,_1814Enésima vuelta de tuerca al inagotable juego llamado “a ver con que chorrada te pillo ahora desprevenido y te clavo un sistema magufo para que pierdas peso” (vaya nombrecito). En fin.

Este novedoso sistema que hoy te traigo consiste en “instalarte” una banda gástrica mediante hipnosis. Para los que no estén al corriente les diré que la “banda gástrica” como tal, la de verdad, es una alternativa quirúrgica más dentro de la denominada cirugía bariátrica (de hecho, por “bariatría” se entiende el campo de la medicina que se especializa en el tratamiento de la obesidad). La cirugía bariátrica “de verdad” tiene sus pros y sus contras y, en determinadas circunstancias, podría constituir una interesante herramienta dentro del arsenal terapéutico contra la obesidad. Más en concreto, la técnica de la banda gástrica ajustable consiste en un implantar un dispositivo en la entrada del estómago de forma que se pueda regular “a voluntad” la cantidad de alimento que es posible comer con comodidad. Es una técnica que requiere cirugía tanto para colocarla como en el momento que se retira.

Sin embargo, la estrategia de la denominada como “hipnobanda” o banda gástrica virtual consiste según sus promotores en:

la  instalación de la Banda Gástrica Virtual Hipnobanda® en tu estómago con hipnosis. Conscientemente sabes que no tienes una banda gástrica porque no hay una operación. Pero con las técnicas de hipnosis, el subconsciente cree que sí y hace que tu estómago responda físicamente como si la tuvieses. De esta forma comes menos porque tu estómago es más pequeño y sientes saciedad rápidamente. Y así logras adelgazar y adelgazar hasta alcanzar tu peso ideal.

¿Cuánto efectiva es la hipnosis para adelgazar?

Independientemente de como la llamemos (hipnobanda, hipnoterapia, hipno-lo-que-sea) el uso de la hipnosis para adelgazar es bastante controvertido desde el punto de la evidencia científica y, siendo así, resulta chocante como sus promotores solo tienen parabienes a la hora de defender la eficacia de este tipo de técnicas. Y lo hacen si aportar la menor referencia científica de la eficacia de esta técnica. Sin embargo, no tienen el menor reparo en publicitar que “las más prestigiosas revistas internacionales ya se han hecho eco del método definitivo para adelgazar”… ¿sabes a que prestigiosas revistas internacionales se refieren? Pues a aquellas de divulgación general y que puedes encontrar el quiosco de cualquier esquina.

En realidad la ciencia tiene más dudas que certezas con respecto al empleo de este tipo de estrategias. Por ejemplo, en el artículo Complementary therapies for reducing body weight: a systematic review (Revisión sistemática de las terapias complementarias para adelgazar) se concluye, después de destripar numerosas de estas terapias alternativas que el uso en concreto de la hipnosis con estos fines obtiene resultados muy discretos y que son necesario más estudios aleatorizados y controlados (es decir, en condiciones) para poder sacar una conclusión tajante en cuanto a su eficacia real.

Y cuando se hagan, me temo lo peor… es decir, que no funcione, y ahora te explico mis razones para pensar así. Resulta que uno de los argumentos que estos señores hipnoterapeutas utilizan para “demostrar” la eficacia de la hipnosis en el tratamiento de la obesidad es referirse a los éxitos de este mismo tipo de estrategia para dejar de fumar. Y mira, va a ser que no. Lo digo por que un meta-análisis de la librería Cochrane, Hypnotherapy for smoking cessation (Hipnoterapia para dejar de fumar) concluye de forma bastante categórica que:

No se ha demostrado que la hipnoterapia [para dejar de fumar] tenga un efecto mayor en el plazo de seis meses sobre las tasas de abandono tabáquico que otras intervenciones o que incluso cuando no se sigue ningún tratamiento [Así pues,] los efectos positivos de la hipnoterapia para dejar de fumar hallados en estudios no controlados no han sido confirmados en estudios controlados y aleatorizados.

Y por último, tabaco aparte, no quiero dejar de mencionar el alambicado juego que se traen con esto de la hipnosis. Me refiero a que este tema, el de que te “hipnoticen” es más viejo que el tapón de corcho… sin embargo, ya se sabe, renovarse o morir; y en esta ocasión se ha hecho una especie de quimera intelectual, mezclando esta terapia alternativa con otra de la medicina convencional con el fin, me figuro de darle más empaque al asunto, o de que parezca algo novedoso (cuando no lo es). Un caso más del que hay múltiples ejemplos en esta industria del adelgazamiento “alternativo”. Una pena una vez más.

Por tanto, y a modo de conclusión parece que estamos ante la típica terapia alternativa que:

  • Promueve soluciones simples ante un problema complejo,
  • Por lo ya visto, carece, a día de hoy, de la necesaria evidencia científica que sustente su efectividad,

Toc, toc, toc.., ¿hay en la sala alguien del Ministerio de Sanidad o más en concreto de la AECOSAN?

—————————–

Imagen: This file has been identified as being free of known restrictions under copyright law, including all related and neighboring rights vía Wikimedia Commons

11 comentarios

  1. Dice ser bambudiet

    Una pena que se recurra con tanta frecuencia a elaborar nuevas formas de ganar dinero. Se juega con la necesidad y la psicología de muchísima gente, que tienen problemas muy serios. Increible, no había oído este “método”, que en mi opinión no deja de ser una forma de ganar dinero.

    24 marzo 2014 | 10:36

  2. Al igual que usted Sr. Revenga yo me atengo al método científico, pero en ocasiones dudo y me pregunto si no estaré menospreciando el poder de la sugestión en muchas personas. Que el poder de sugestión es un arma lo acredita el marketing, una disciplina que cada vez desarrolla más formas de hacer calar sus mensajes, sobre todo a nivel subliminal o del subconsciente (al igual que la hipnosis).

    Y recuerda que si buscas tiendas online de Alimentación en España somos tu web de consulta, visítanos en http://elpedidohosteleria.com

    24 marzo 2014 | 10:41

  3. Dice ser petrolas

    Es cierto que la sugestión tiene su aquél y hay personas súmamente sugestionables, por lo que tal vez y sólo tal vez, haya a algunas que este nuevo tipo de “timo” les funcione, al igual que la homeopatía; si así es, pues enhorabuena, sin duda una nueva fuente de ingresos alimentado por creyentes incautos.

    24 marzo 2014 | 11:26

  4. Dice ser AreaEstudiantis

    Igual que dejar de fumar. Si se tiene la voluntad de adelgazar/fumar, se consigue. Sino, nada de nada.

    http://areaestudiantis.com

    24 marzo 2014 | 11:34

  5. Dice ser Probadora

    Yo soy una de estas personas que ha caido en la “trampa”. Rigor científico ninguno, te dicen que te colocan una bandad gástrica bajo hipnósis en una sesión y que así se te quitará el hambre. Ni se te quita el hambre ni gaitas por lo menos en mi caso y el de otras personas que conozco. Eso si previo pago de 500 €

    24 marzo 2014 | 12:13

  6. Bueno, bueno, bueno levantarse por la mañana y leer otro análisis de una chorrada. Se podría haber resumido en hola esta es la siguiente tontería y pedir explicaciones a las autoridades reguladoras. De qué año es la hipnosis ? de Freud o por ahí…

    24 marzo 2014 | 12:37

  7. Dice ser Epikuros

    “el marketing, una disciplina que cada vez desarrolla más formas de hacer calar sus mensajes, sobre todo a nivel subliminal o del subconsciente (al igual que la hipnosis)” -por elpidiohosteleria.com

    Como estudiante y profesional del marketing tanto clásico como online, puedo decirle que es esa afirmación es errónea. Lo primero, la publicidad subliminal solo se probó una vez con efectos variopintos, pero en todo caso, no funciona. No somos máquinas. Y por si fuera poco, se ha prohibido y regulado ciertos limites en la publicidad (que es una parte pequeña del Marketing) desde los años 1950’s

    Por otra parte, la sugestión solo funciona en los crédulos, por eso la gente inculta o crédula es fácilmente “sugestionable” y por tanto, fácil de engañar. El marketing por contra busca crear una relación comercial estable y duradera con sus clientes, de tal forma que ambas partes cubran sus necesidades y estén satisfechas. y este tipo de engaños no cumplen esa función, salvo que te guste vivir en el engaño.

    Me pregunto si también aceptarán pagos hipnóticos…

    24 marzo 2014 | 13:16

  8. Dice ser lui

    Eso de los pagos hipnóticos me gusta, así debiera ser ¿no?.
    Es bueno sacarlo a la luz (el invento en cuestión), para que haya más información y baje la cifra de crédulos timados.
    Es como el timo del “Tocomocho” mira que tiene años y aún hay gente que cae, como decía mi abuela: “siempre hay un roto para un descosío”….
    Yo le diría al hipnotista: cuando tenga resultados, te pago, mientras, te invito a croquetas.

    24 marzo 2014 | 13:26

  9. Dice ser José Luis

    Lo primero felicitarle por el artículo, me parece excelente. Aunque por otro lado me perjudica de alguna manera. Me explico: soy psicólogo y uso la hipnosis. Incluso formo parte de un grupo de trabajo sobre la hipnosis y sus aplicaciones en el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid. Como científico, aunque algunos no lo crean los psicólogos lo somos (a algunos se nos nota más que a otros) me gusta que se haga referencia a estudios empíricos al emitir opiniones. En ese sentido me quito el sombrero.
    Ahora voy a hacer un aporte que mi me parece interesante. La hipnosis está plenamente validada en asuntos como el control del dolor y la ansiedad. Respecto a la perdida de peso y el tabaquismo… también, pero en menor medida. El problema con la hipnosis, en estos casos, es que la cuestión no es qué se puede conseguir con ella, si no cómo para, o en apoyo de…, conseguir un resultado. El trance hipnótico o los estados afines no hacen nada por si mismos, aunque suelen ser beneficiosos, porque lo habitual dar sugestiones de calma, relajación y tranquilidad; todo depende de cómo, para qué y quién se use.
    Pongamos por ejemplo: El meta-análisis que menciona sobre el tabaquismo. Trata a la hipnosis como un ente abstracto y completo, sin diferencial que método se usa, ni el número de sesiones empleados. ¡Vamos! que para ese estudio es lo mismo un hipnotizador de hotel que hace una sesión a un número indeterminado de personas, que un tratamiento individualizado de terapia cognitivo- conductual apoyada con hipnosis. De todas formas con el tabaquismo todos los métodos, tanto psicológicos como médicos dan resultados bastante pobres. La única excepción esta precisamente en la hipnosis cuando se hace con un mínimo de dos o tres sesiones, de forma individualizada, con seguimiento y practica de autohipnosis por el paciente. En algunos estudios se ha llegado a más de un 65% de exitos (llegando incluso al 80 en algún caso) cuando con cualquier otro método ronda el 30 %.
    Ver por ejemplo: Cardona, Eulalia y Martín, Moisés (2000). Tobacco addiction and hypnosis: Performance of a 2 session hypnosis-based protocol in a clinical series. Trabajo presentado en International Congress of hipnosis (15. 2000. Munich, [Alemania]).
    Respecto al control del peso. Lo de la banda gástrica… y hablando desde el desconocimiento de qué hacen exactamente (además de publicidad) no lo se, esa sugestión por si sola me parece pobre. Los mecanismos de saciedad que implican al estomago son de los más débiles y fáciles de superar por la costumbre o por las circunstancias. Algunos colegas mios tienen bastante éxito con sugestiones enfocadas a la aversión a consumir demasiado de algún tipo determinado de alimentos y a “marcar” mentalmente el peso deseado. Al fin al cabo, el cerebro es quien regula, en última instancia, la producción de hormonas y estas las que controlan que gastamos, que guardamos, que ingerimos y cuando lo hacemos. A veces también incluyen un balón gástrico virtual… pero como apoyo y porque a la gente le puede resultar un método atractivo.
    En mi opinión, y aunque la hipnosis puede dar resultados por si sola (y lo hace) me parece más interesante llevar una dieta saludable (siempre), hacer ejercicio (cuando el peso lo permita) y usar la hipnosis como apoyo en el proceso de adelgazar (sin esperar milagros). Sobre todo porque esta última, aparte de reducir la ansiedad, tiene un efecto interesante: ¡Evita el efecto rebote!
    Conozco algún estudio al respecto pero tendría que buscarlo y llevo un rato al teclado.
    De todas formas para los interesados por el tema de la hipnosis: http://www.papelesdelpsicologo.es/pdf/1699.pdf
    Y podéis visitar también mi página http://www.fernandezcampos.es
    Un saludo,
    José Luis

    25 marzo 2014 | 14:57

  10. Dice ser José Luis

    Mi comentario anterior ha sido borrado. Me gustaría pensar que fue por poner mi página web y que tienen la política de no incluirla. Si la razón es otra… dejaría por los suelos la pretensión de objetividad y de profesionalidad de que hace gala el artículo al incluir referencias al artículo sobre la obesidad y el meta-análisis del tabaco.
    La cuestión que quería plantear es que la hipnosis es eficaz en función de quien la practique, como la practique y para qué la practique. Es una herramienta, tal como puede ser un bisturí, cualquiera puede usarla, pero si me tienen que operar de apendicitis, prefiero que sea un cirujano.
    El problema que tienen las investigaciones con hipnosis, es en primer lugar que no se diferencia lo suficiente como se aplica ni cuantas son las sesiones necesarias para un determinado objetivo, en el caso de algunos metaanálisis. También hay que tener en cuenta que cuando se hace un ensayo clínico riguroso los resultados son, a la fuerza, menores que en la practica clínica, puesto que para llevar el control experimental se debe implementar algún tipo de protocolo estándar, en vez de adaptarse al paciente. Aun así, las intervenciones que incluyen hipnosis (de forma seria) van acumulando año tras año cada vez más evidencia positiva en diversos ámbitos. Eso si, si uno no quiere perder su tiempo y su dinero debe asegurarse que el profesional, sea realmente un profesional (médico, psicólogo, fisioterapeuta, etc). Donde más se ha probado su eficacia es en el tratamiento del dolor y de la ansiedad pero también hay evidencia en otros ámbitos.
    En el caso de la obesidad es interesante sobre todo, es mi opinión, cuando se aplica junto a un régimen saludable y a ejercicio… y si se añade autohipnosis al realizar las tareas físicas para acelerar el metabolismo, mejor que mejor.
    Por ejemplo:
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/3973038
    Con la traducción de su extracto:
    “Este estudio examinó el efecto de la adición de la hipnosis a un programa de control de peso de comportamiento en el cambio de peso a corto y largo plazo. Ciento nueve sujetos, con edades 17 a 67, completaron un tratamiento conductual con o sin la adición de la hipnosis. Al final del programa de 9 semanas, ambas intervenciones dieron lugar a la reducción de peso significativa. Sin embargo, a los 8 meses y los 2 años de seguimiento, los clientes de hipnosis mostraron una pérdida significativa de peso adicional, mientras que los del tratamiento conductual mostraron pocos cambios más. Más de los sujetos que utilizan la hipnosis también consiguen y mantienen sus metas de peso personales. Se discute la utilidad de emplear la hipnosis como un complemento a un programa de control de peso conductual”.

    Y este artículo también puede ser interesante sobre la hipnosis clínica en general:
    http://www.papelesdelpsicologo.es/pdf/1699.pdf

    En resumen, hipnosis si… pero mirando muy bien quien la practica.

    José Luis Fernández Campos
    Psicólogo colegiado.

    25 marzo 2014 | 18:58

  11. Dice ser Enrique Cañadas

    Hola!
    Como siempre que escribe algo José Luis Fernández Campos despeja las dudas que se puedan crear acerca de la Hipnosis Clínica.
    Solo añadir que se observa que el autor del artículo quizás no se ha parado a pensar porque los colores en cierto tipo de tiendas, porque las tonalidades de luz en el mercado de barrio son distintas según hablemos de la pescadería o de la fruta o porque todos mantenemos una forma de vestir con muy pocas variaciones. Pensar en esto quizás haga plantearse algunas preguntas al menos curiosas.

    Por ejemplo: La ropa que llevas, ¿porque tu ropa mantiene un estilo, unos colores, una estética? . Des la respuesta que des (me gusta, es lo que se lleva, siempre lo he hecho, voy de boda, etc) convendréis conmigo que te ayuda a dar la imagen que tienes de ti mismo, y a todos nos costaría mucho cambiar de golpe la forma de vestir, de mostrarnos a los demás. Al igual pasa con los hábitos, saludables o no, que tenemos adquiridos; cambiar algo cuesta, pues esto que se desea cambiar ha estado durante mucho tiempo definiéndonos como persona.

    Y, en este punto entra la hipnosis terapéutica. Dejando al margen los hipnotistas de feria, la hipnosis permite, entre otras cosas, la aceptación al cambio, es capaz de establecer unos nuevos valores, esquemas, reglas personales que permiten que la persona acepte ese cambio como algo posible; crea como mínimo la duda de que será posible el logro.
    Por ejemplo si se habla de dejar de fumar la hipnosis permite abrir la posibilidad de que la persona acepte que puede vivir sin tener la obligación de estar con un cigarrillo en la boca. Y esto para muchas personas ya es mucho, es el primer paso para saber que puede dejar de fumar. Al igual pasa con las dietas o con cualquier aspecto de nuestra vida. Si el cambio no viene acompañado de una nueva actitud mental, ese cambio requerirá mucho esfuerzo y durara poco.

    Enrique Cañadas Rivera
    Psicólogo Colegiado

    27 marzo 2014 | 08:29

Los comentarios están cerrados.