BLOGS
El telescopio El telescopio

“Modestamente, la televisión no es culpable de nada. Es un espejo en el que nos miramos todos, y al mirarnos nos reflejamos” (Jaime de Armiñán)

Tu vida en los fogones

La cuarta temporada de Masterchef ha arrancado con fuerza, conscientes como son de que se prestará tanta atencióna los fogones como a los jueces, que aún se resienten del atracónde críticas por el sucesodel León-Come-Gamba (el ecce homo de la cocina descubierto por el espacio).

masterchefLa culpa no fue del trío Pepe, Samantha y Jordi, sino de los responsables de casting que permitieron concursar al creador del desaguisado.

Por ello, el programa ha echado el resto, presentando a más aspirantes a concursantes que nunca, y mostrándonos sus vidas más que nunca, para que el reality suba enteros con respecto al concurso de cocina.

Solo en el primer programa ya vimos a Eva González llorando porque una amiga suya no entraba. Asistimos a cómo Pepe Rodríguez le regalaba un equipo de electrodomésticosde cocina a otra aspirante que no pasó la criba y que no tenía recursos económicos.

Y entre los 15 escogidos, nos topamos con rolesque cocinan bien, pero que además aportan un relato televisivo mejor y típico: dos gemelas, dos guaperas, el empollón, el ama de casa entrañable, la hiperactiva, el moderno, el teenager

Como diría Jordi Cruz: «rock & roll».

 

2 comentarios

  1. Sinceramente, es una pena que en esta cuarta edición primen las lagrimas, lloriqueos y asuntos personales sobre la cocina. En casa nos sentimos decepcionados por un concurso que ha perdido sus orígenes en pro del morbo.

    http://cocinadeemergencia.blogspot.com

    14 Abril 2016 | 10:52

  2. Dice ser ino

    Una mierda de programa, cero cocina %, 100 % reality.

    22 Abril 2016 | 12:32

Los comentarios están cerrados.