BLOGS

La historia de un embarazo o cómo la espera de un bebé pone a prueba una relación de pareja

Levantémonos más tarde

El domingo es el mejor día de la semana, y sería aún mejor si no fuese el preámbulo del lunes. Su posición lo estropea todo. La mayoría de mortales vivimos con la sensación que el tiempo libre escasea y reservamos para el fin de semana lo mejor de nosotros mismos.

Pero tengo la impresión que fracasamos, que no siempre estamos seguros de haber invertido el tiempo en hacer lo que más nos place. Miradme a mí, es domingo por la tarde y aquí estoy escribiendo este post. ¿Cuántas cosas podría haber hecho hoy, primer domingo de febrero del 2008, que, quizás, no haré jamás? No tengo ni idea.

Busco en un libro de Jaime Gil de Biedma un poema medio olvidado. Su título, “Canción de aniversario”. Trata sobre una pareja que hace seis años que están juntos. Os transcribo un fragmento:

(…)

Y luego levantémonos más tarde,

como domingo. Que la mañana plena

se nos vaya en hacer otra vez el amor,

pero mejor: de otra manera

que la noche no puede imaginarse,

mientras el cuarto se nos puebla

de sol y vecindad tranquila, igual que el tiempo,

y de historia serena.

¡Feliz semana!

5 comentarios

  1. Dice ser journal

    El sistema de vida y de trabajo que entre todos hemos moldeado para llegar al actual (léase jornada de 8 horas, con dos días de fiesta cada semana) no es, ni mucho menos, el mejor de los sistemas. Para unos, los “workaholics”, el tiempo que no se dedica a producir es una pérdida de tiempo y, sobre todo, de dinero. Para otros, los perezosos, la pérdida de tiempo es todo lo que supone trabajar y producir. Y hay un término medio (en el que creo que yo me hallo, aunque me decanto más al lado de los perezosos), que tiene muchos matices: a unos ya les está bien tal como estamos; otros preferirían más descansos/fiestas/vacaciones; otros querrían una remuneración acorde a la responsabilidad/exigencia de su plaza laboral.Y como no hay un sistema perfecto, prefiero no darle más vueltas: aprovechemos la alegría que se nos da (en forma de fiesta, vacaciones, dinero…).

    05 Febrero 2008 | 19:12

  2. Dice ser Q.

    Mmm… Sábado, domingo… Me encantan, sobre todo cuando te despierta tu pareja al lado dandote besitos en la espalda.

    06 Febrero 2008 | 18:41

  3. Dice ser reinona

    A mi me gustan los domingos hasta la hora de la siesta, después no me gustan nada porque sé que empiezo con una larga jornada laboral y suelo estar de mala leche.

    07 Febrero 2008 | 11:28

  4. Dice ser shandra

    Por favor, donde puedo encontrar “Cancion de aniversario” de Jaime Gil de Beidma???Mi chico es incapaz de quedarse mas que las 8 en la cama los fines de semana…y yo soy de las perezosas…no se como explicarle lo placentero que es remolonear en la cama y mas aun si estas acompañado. El cachito de poema que has escrito me ha gustado mucho, quizas me ayude a explicarselo. Gracias.Por cierto, no acostumbro a comentar pero soy una fiel seguidora

    07 Febrero 2008 | 16:11

  5. Dice ser Yo también...

    Hola, Shandra! Me alegro que te guste este fragmento de poema. Entero, es precioso. Se incluye en un libro de Jaime Gil de Biedma titulado “Las personas del verbo”, publicado por editorial Lumen. Espero que lo encuentres y que tu chico se quede un poco más en la cama mientras tu se lo lees.

    07 Febrero 2008 | 17:15

Los comentarios están cerrados.