Entradas etiquetadas como ‘Santiago Rusiñol’

¿De dónde surge el famoso ‘salto del tigre’?

Se conoce como ‘salto del tigre’ a una curiosa práctica sexual (que se engloba dentro de las conocidas como ‘fantasías sexuales’) que consiste en que el hombre se lanza con el pene erecto desde una altura considerable (aproximadamente la de un armario ropero) hacia la cama, donde se encuentra su pareja preparada para ser penetrada. Se supone que el salto debe ser certero y que tal y como cae realiza la penetración acertadamente.

El término ‘salto del tigre’ suele ser utilizado a modo de sorna y a veces de fanfarronería y en realidad no existe ningún manual sexual antiguo en el que se haga mención a tal práctica, siendo ésta de invención relativamente moderna o al menos su llegada al lenguaje coloquial.

¿De dónde surge el famoso ‘salto del tigre’?

La primera referencia escrita que existe a ese modismo son las crónicas publicadas a finales del siglo XIX y que explican el desencuentro existente entre dos actores de la época y una más que discutida versión (un tanto libre) de la obra ‘Otelo, el moro de Venecia’ que poco o nada se parecía a la original escrita por William Shakespeare y que había sido realizada por el dramaturgo Francisco Luis de Retés.

Una de esas representaciones estaba protagonizada por Miquel Pígrau, un actor que, a pesar de pasar con más pena que gloria por los escenarios, tenía un ego muy alto. En una de sus funciones como Otelo, en el momento de asesinar a Desdémona, el actor quiso hacer una filigrana en el escenario para dejar sorprendido al público y dio un salto hacia la actriz pegando un curioso y llamativo rugido que no tardó en ser bautizado por la crítica como ‘el salto del tigre’ y arrancó las risas y comentarios de todos los presentes.

Pígrau convirtió ese sketch en su sello de identidad sobre el escenario y se dedicó a incorporarlo en obras posteriores que fue protagonizando, tanto en España como en el continente americano, donde realizó una extensa gira.

¿De dónde surge el famoso ‘salto del tigre’?Se hizo tan famoso el término ‘salto del tigre’ que, en 1915, el dramaturgo Santiago Rusiñol lo añadió en un vodevil titulado ‘El senyor Josep falta a la dona’ (El señor José engaña a su esposa) y que estrenó bajo el seudónimo de ‘Jordi de Perecamps’. En una de las escenas el protagonista acude junto a un amigo a un burdel y en un momento dado uno le dice al otro que haga el salto del tigre. El éxito de esta pieza teatral fue tal que la mencionada expresión quedó incorporada en el lenguaje coloquial de la época, llegando hasta nuestros días.

 

 

Lee en este blog otras curiosidades relacionadas con el sexo

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuente de las imágenes: Wikimedia commons / pixabey / todocoleccion
Fuentes de consulta: elpais / Hemeroteca ABC / elmundoestaloco / Wikipedia / Hemeroteca La Vanguardia

Diez curiosas anécdotas de famosos pintores

Siguiendo la serie de post que empecé a publicar hace un par de semanas sobre curiosas anécdotas protagonizadas por diferentes colectivos de personajes  famosos (filósofos y matemáticos), hoy le toca el turno al gremio de los pintores.

Espero que estas anécdotas sean también de vuestro agrado.

 

 Autógrafo corporal

Pablo Picasso se encontraba descansando en una playa del sur de Francia cuando se le acercó un niño con un papel y éste le pidió un dibujo dedicado.

El pintor rápidamente se percató que el pequeño había sido enviado sibilinamente por sus padres con el fin de conseguir una obra suya gratis.

Picasso se deshizo del papel y pintó el autógrafo en la espalda del crío.

Días más tarde, en una reunión entre amigos relató lo sucedido y comentó entre risas:

-Me gustaría saber si lo han vuelto a lavar…

 

Moroso con todos

Una tarde se encontraba en su estudio el pintor James McNeil Whistler cuando alguien llamó a su puerta. Éste se acercó a abrir, y descubrió con desagrado que se trataba de un acreedor.

-Pase usted. Pase. ¿Le apetece una copa de champán?

El hombre se quedó clavado en la misma puerta y mirándolo fijamente le espetó:

-¿Cómo es posible que pueda usted permitirse recibir a las visitas con champán, si no es capaz de satisfacer sus deudas?

-Ah,no se preocupe. Le aseguro que el champán tampoco lo he pagado

 
Los desnudos de Renoir

Una vez le preguntaron al genial pintor Pierre Auguste Renoir como conseguía darle un tinte tan delicado y sugerente a sus desnudos, el pintor contestó:

-Yo no hago más que pintar, pintar y seguir pintando, hasta que tengo ganas de pellizcar. Entonces sé que ya está bien

 
El realismo de Rembrandt

El burgomaestre de una pequeña población flamenca le encargó un retrato a Rembrandt. El pintor holandés aceptó el encargo de buen grado.

Trabajó durante unos días en dicho retrato y cuando el hombre fue a buscar el cuadro quedó disgustado con el resultado final. Veía poco realismo en la obra del pintor, por lo que pidió al artista que lo retocara.

El artista aceptó rehacer su obra e instó al burgomaestre a recoger el cuadro unos días después. Llegada la fecha acordada, el cliente entró en el estudio del pintor y llamó su atención una moneda que había en el suelo. Con disimulo se agachó a recogerla, pero no pudo, ya que había sido pintada por  Rembrandt.

El hombre comprendió la genialidad del pintor y se llevó el cuadro a su casa sin tan siquiera mirar si el resultado final era de su agrado.

 
Las nocturnidades de Rusiñol

Famosas eran las salidas nocturnas del pintor, escritor y dramaturgo Santiago Rusiñol.

En cierta ocasión le recriminaron:

-¡Usted no sabe lo que es la salida del sol!

¡No diga bobadas, hombre!– respondió Rusiñol -Yo veo salir el sol a menudo, poco antes de irme a la cama

 
McNeill Whistler y la naturaleza

El pintor norteamericano James Abbott McNeill Whistler pasó gran parte de su vida en Inglaterra, en cierta ocasión, mientras paseaba, se topó con una admiradora que le dijo:

-Hoy había en las orillas del Támesis una bruma deliciosa, algo que me recordó sus cuadros. Fue como si cobrasen vida.

-En efecto- respondió él -Poco a poco, la naturaleza va entrando en razón.

 
La genialidad de Dalí

En cierta ocasión se le acercó a Salvador Dalí la actriz francesa Madeleine Renaud. Se encontraba entusiasmada y le dijo al pintor:

-Quiero que sepa que le admiro muchísimo y que no hay duda de que es usted un genio

Dalí la miró, sonrió y se limitó a contestarle:

-Pienso como usted, señorita

 
Retrato realista

El pintor Johh Singer Sargent se encontró en una ocasión, con motivo de una cena, sentado junto a una entusiasta admiradora de su obra.

-Ah, señor Sargent- exclamó la mujer -Cuando vi su último cuadro, lo besé porque se parece tanto a usted…

-¿Y le devolvió el beso?- preguntó Sargent

-¿Cómo? ¡No!

-Pues en tal caso- dijo el pintor con una sonrisa maliciosa -no se parecía tanto a mí.

 
El precio de los cuadros de Picasso

Al famoso pintor malagueño le encantaba recibir visitas en su casa del sur de Francia, y todas se sorprendían por lo mismo, ya que no tenía colgado ni un solo cuadro suyo.

 -¿Acaso no te gustan tus pinturas?- le preguntaron

-Me encantan- respondió Picasso -El problema es que… Verás, no puedo permitírmelas

 
 Renoir y sus gustos en la moda

En cierta ocasión le preguntaron al famoso pintor Auguste Renoir cuál era la moda, en vestidos de mujer, que más le había gustado pintar:

-La única moda que no pasa de moda- respondió

-¿Y cuál es esa moda?

-El desnudo

 

 

 

 

 

Fuentes y más anécdotas

Las nocturnidades de Rusiñol [Anécdota]

Famosas eran las salidas nocturnas del pintor, escritor y dramaturgo Santiago Rusiñol.
En cierta ocasión le recriminaron:

«¡Usted no sabe lo que es la salida del sol!»

« ¡No diga bobadas, hombre! –respondió Rusiñol- Yo veo salir el sol a menudo, poco antes de irme a la cama»