Entradas etiquetadas como ‘que viene el coco’

El origen de tres personajes utilizados para asustar a los más pequeños

El origen de tres personajes utilizados para asustar a los más pequeños

Numerosos son los personajes (sobre todo de ficción) que son nombrados a la hora que querer asustar a los más pequeños. En este post os traigo tres de los más famosos:

Ogro: Numerosas son las antiquísimas historias que hablaban de un malvado gigante que se alimentaba de carne humana. El ogro se convirtió en uno de los recursos de muchísimos cuentos infantiles para encarnar el mal y con el que se asustaba fácilmente a los más pequeños. Se trataba de un personaje que surgió de la mitología escandinava aunque también hay infinidad de referencias a él en la cultura celta. La denominación a este ser llegó al castellano a través el francés ogre, que derivaba del latín orcus, vocablo que los antiguos romanos utilizaban para referirse a la ultratumba o lugar al que iban a parar los muertos y del que también surgió el término orco.

Coco: Ser imaginario con el que se trata de asustar a los más pequeños advirtiéndoles de que, si no se portan bien, vendrá el coco y se los llevará. Es muy utilizado este recurso en prácticamente toda la península ibérica, especialmente en Portugal, donde un gran número de historias del folklore popular luso hablaban de un terrorífico ser llamado Côco. El etimólogo Joan Corominas indica en su obra Breve diccionario etimológico de la lengua castellana que fueron los marineros que acompañaron en su primer viaje al explorador Vasco da Gama quienes, a su regreso a Portugal, trajeron consigo un buen número de frutos recogidos en las palmeras que crecían en el delta del Ganges. Muchos de ellos encontraron una similitud asombrosa entre ese fruto y el personaje de Côco, tan famoso en su patria. El parecido radicaba en que los tres agujeros que hay en la cáscara del fruto les recordaban los ojos y la boca de la cabeza con la que se ilustraba en aquella época al personaje del asustador. Por tal motivo ese fruto tropical recibió el nombre de coco.

Hombre del saco: Otro personaje surgido del folklore popular para asustar a los niños y las niñas, amenazándolos con que, si se portan mal, aparecerá y se los llevará metidos en su saco. A pesar de que es un ser ficticio, son muchos los lugares en los que se ha cometido algún crimen y han bautizado al criminal con el apelativo de hombre del saco, como el perpetrado en la población almeriense de Gador por Francisco Leona, quien, en 1910, secuestró a un niño (metiéndolo en un saco) para darle de beber la sangre del pequeño a un enfermo de tuberculosis que había contratado sus servicios. Pero el personaje del hombre del saco no solo aparece en España; por ejemplo, los anglosajones tienen el bogeyman; en Francia, entre otras muchas denominaciones, recibe la de croquemitaine; y en Italia se conoce como babau.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿De dónde surge llamar ‘ogro’ a una persona con mal carácter?

A través del perfil en Instagram de este blog (@yaestaellistoquetodolosabe2), Paqui SV me consulta de dónde surge llamar ‘ogro’ a una persona con mal carácter.

¿De dónde surge llamar ‘ogro’ a una persona con mal carácter?

Conocemos como ogro no solo a aquel individuo de carácter agrio, antipático o insociable, sino también al ser fantástico que suele aparecer en algunos cuentos siendo el antagonista de la historia y que suele citarse con el fin de asustar a los más pequeños de la casa (‘Pórtate bien o vendrá el ogro y se te llevará’). Este personaje podría ser otra definición para referirnos al ‘coco’ o al ‘hombre del saco’.

El diccionario nos da también otra acepción para ogro y es la de ‘ser mitológico de tamaño gigante que se alimentaba de carne humana’.

Y es que originalmente a estos personajes fantásticos los encontramos en numerosos cuentos y fábulas de la mitología escandinava y celta, aunque recibían muy diversos nombres (en sus correspondientes lenguas) y comenzó a ser conocido como ‘ogro’ a partir del siglo XVI (al menos la primera constancia escrita consta de ese siglo).

Al castellano llegó desde el francés ‘ogre’ y el idioma galo lo había tomado del latino ‘orcus’ que los antiguos romanos utilizaban para referirse a la ultratumba o lugar al que iban a parar los muertos y que también recibimos en forma de ‘orco’ (término inmensamente famoso gracias a los libros de J.R.R. Tolkien).

El carácter áspero de estos personajes (los ogros de los cuentos y leyendas) es lo que hizo que se les llamara también de ese modo a las personas antipáticas e insociables.

 

 

Te puede interesar leer también:

¿Tiene algo que ver el personaje de ‘el Coco’ con el fruto de la palmera?

 

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Tiene algo que ver el personaje de ‘el Coco’ con el fruto de la palmera?

¿Tiene algo que ver el personaje de ‘el Coco’ con el fruto de la palmera?A través del apartado de contacto, Mar Gómez me envía un correo electrónico en el que me consulta si tiene algo que ver el personaje de ‘el Coco’ con el fruto tropical del mismo nombre.

Efectivamente, tiene algo que ver y además mucho.

Hace la friolera de seis siglos que ya se conocía en algunas zonas de la Península Ibérica (sobre todo en Portugal) al ‘Coco’, un personaje del folklore popular que se utilizaba (y se sigue utilizando en la actualidad) para asustar a los más pequeños de la casa, siendo numerosos los escritos, canciones populares y de cuna (de principios del siglo XV) en los que se menciona o aparecía la figura de este famoso asusta niños, quien iba provisto de una calabaza vacía, y con unos orificios para los ojos y la boca, a modo de cabeza.

¿Tiene algo que ver el personaje de ‘el Coco’ con el fruto de la palmera?El filólogo y etimólogo Joan Corominas indica en su obra “Breve Diccionario Etimológico de la Lengua Castellana” que fueron los marineros que acompañaron en su primer viaje al explorador Vasco da Gama y quienes a su regreso a Portugal se trajeron consigo un buen número de frutos recogidos en las palmeras que crecían en el delta del Ganges.

Muchos fueron los que encontraron una similitud asombrosa entre ese fruto y el personaje del côco tan famoso en su patria, ya que este parecido radicaba en que los tres agujeros que hay en la cáscara del fruto les recordaba a los ojos y boca de la cabeza con la que se ilustraba en aquella época al personaje del asustador.

De ahí que ese fruto tropical recibiese ese nombre con el que se conoce desde entonces.

 

Fuentes de consulta: RAE / datosfreak / “Breve Diccionario Etimológico de la Lengua Castellana” de Joan Corominas / Wikipedia
Fuentes de las imágenes: Ilustración ‘Que viene el Coco’ de Francisco de Goya (Wikimedia commons) / torange.biz