Entradas etiquetadas como ‘publicación’

El curioso origen religioso del término ‘propaganda’

Utilizamos el término propaganda para hacer referencia a los mensajes publicitarios, de diversos caracteres (comercial, institucional, político…) que son difundidos a través de diferentes medios (radio, televisión, buzoneo, mensajes electorales…).

El curioso origen religioso del término ‘propaganda’

Etimológicamente proviene del vocablo en latín escrito del mismo modo y cuyo significado era ‘lo que debe ser difundido o propagado’, ya que a su vez éste provenía del verbo ‘propagare’ (extender alguna cosa).

Llegó al castellano en el siglo XVII a través de la comunidad religiosa ‘Sacra Congregatio de Propaganda Fide’ (denominada habitualmente como ‘De propaganda fide’) y cuyo significado literal era ‘Sagrada Congregación para la Propagación de la Fe’, creada en el año 1622 por el papa Gregorio XV y a través de la cual la curia romana se encargaba de difundir la fe y evangelizar a los pueblos no católicos.

La expresión ‘De propaganda fide’ fue ampliamente utilizada en los siguientes siglos, quedando con el tiempo asociado el término ‘propaganda’ no solo con la propagación y transmisión de la fe católica, sino también con la difusión de cualquier tipo de mensaje (sobre todo publicitario, institucional o político, tal y como comento en el primer párrafo).

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

Fuente de la imagen: piqsels

La curiosa y corta vida del primer periódico publicado en Norteamérica

La curiosa y corta vida del primer periódico publicado en Norteamérica El 25 de septiembre de 1690 veía la luz el primer periódico publicado en Norteamérica. Estaba editado por Benjamin Harris quien se había trasladado hasta Boston desde su Inglaterra natal tras huir de la censura que allí era sometido por sus contenidos antigubernamentales y católicos en otras publicaciones de las que era responsable.

Pero el recién creado periódico, bautizado con el nombre de Publick Occurrences Both Forreign and Domestick y que podría traducirse como ‘Ocurrencias públicas tanto nacionales como extranjeras’, tampoco estaba exento de polémica y tan solo tuvo un único número.

La publicación constaba de cuatro páginas, pero tan solo en tres había texto escrito, dejando el editor la última en blanco para que fueran los propios lectores quienes escribiesen en ella de su puño y letra lo que creían que era noticia local y posteriormente ese ejemplar (que pretendían que tuviera una periodicidad de publicación mensual) pasaría a manos de otro lector, quien no solo leería las noticias publicadas por el editor sino también las aportadas por otros lectores antes de llegar a él. Una muy curiosa y original forma de ‘periodismo participativo’ de finales del siglo XVII y que ahora tan de moda está.

El motivo de que solo durase ese único número fue a causa de los comentarios críticos que Benjamin Harris hizo sobre la guerra que el rey Guillermo III de Inglaterra mantenía contra Francia con el fin de poner fin a la expansión colonial de los franceses en Norteamérica.

Tres días después de la publicación el periódico fue clausurado y se dictó una orden en la que se prohibía cualquier tipo de publicación no oficial. En Norteamérica se tuvo que esperar hasta 1704 para que se autorizase la aparición de un nuevo periódico: The Boston News-Letter.

 

Quizá también te interese leer:

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López publicado por Editorial Léeme Libros.
Compra el libro online y recíbelo a través de un mensajero en tan solo 24 horas y sin pagar gastos de envío: http://latiendadeleemelibros.bigcartel.com/product/vuelve-el-listo-que-todo-lo-sabe

 

Fuentes de consulta: thefreedomtrail / periodismociudadano / nationalhumanitiescenter (pdf)
Fuente de la imagen: Wikimedia commons