Entradas etiquetadas como ‘potro’

El curioso origen etimológico del término ‘despotricar’

Conocemos como ‘despotricar’ al acto de hablar mal de alguien y, sobre todo, criticándolo, llegando a utilizar algún insulto sin tener reparos ni consideración.

El curioso origen etimológico del término ‘despotricar’

El origen etimológico del término lo encontramos en la unión del prefijo ‘des’ y ‘potro’ (la cría del caballo durante su infancia, aproximadamente hasta los cuatro años y medio de edad).

Ya en la antigüedad se tenía el convencimiento que un potrillo, hasta el momento de alcanzar la edad adulta y ser domado, se comportaba de un modo irracional y díscolo, pudiendo saltar sobre alguien de manera violenta, por el hecho de no estar todavía educado.

Cuando una persona se comportaba de un modo insensato, entrando fácilmente en la provocación y utilizando aspavientos y movimientos violentos a la hora de discutir o hablar mal de alguien, se decía que estaba comportándose como un potro, por lo que se utilizó la forma ‘despotrar’ (que acabaría en la forma ‘despotricar’) para indicar la mala conducta del mencionado individuo.

Esta etimología es muy parecida a la del término ‘insultar’ para referirse al agravio verbal que se realiza contra alguien y que os expliqué en otro post: https://blogs.20minutos.es/yaestaellistoquetodolosabe/de-donde-proviene-el-termino-insultar-para-referirse-al-agravio-verbal-que-se-realiza-contra-alguien/

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: pxhere

¿Cuál es el origen de la expresión ‘apretarle a uno las clavijas’?

¿Cuál es el origen de la expresión 'apretarle a uno las clavijas'?Esta frase, que se utiliza para decir que se le va a exigir o presionar a uno para que cumpla con sus obligaciones, proviene de un antiquísimo instrumento de tortura llamado el “potro” y que  hay constancias de haber sido utilizado en la Antigua Grecia cuando querían sacarle una confesión a un inculpado.

En su día, Cicerón ya describió el funcionamiento del potro en las Disputaciones Tusculanas, en las que explicaba que, este método de tortura, consistía en una rueda a la que ataban con cordeles las extremidades y/o miembros de la persona a torturar con el fin de someterla.

Se iba girando gradualmente, por lo que se tensionaba de tal manera que podía llegar al descoyuntamiento.

Las cuerdas del potro eran tensadas mediante unos clavos de hierro o madera llamados clavijas y de ahí el origen de la expresión ‘apretarle a uno las clavijas’.

 

 

(Fuente de consulta: Muy Interesante)