Entradas etiquetadas como ‘panadero’

Los escarceos amorosos, disfrazado de mujer, de Napoleón III [Anécdota]

Los escarceos amorosos, disfrazado de mujer, de Napoleón III [Anécdota]En 1832, Carlos Luis Napoleón Bonaparte (que dos décadas después sería nombrado Emperador de los franceses bajo el nombre de Napoleón III) llegó a la ciudad de Roma acompañado de su estricta y estirada madre Hortensia de Beauharnais.

Se instalaron en el Palacio Ruspoli y allí el joven Napoleón seguía recibiendo una severa y disciplinada educación que lo tenía ocupado prácticamente todas las horas del día.

Pero su inquieta juventud (tenía 24 años de edad) podía mucho más que esa asfixiante vida en palacio que le tocaba tener, motivo por el que muchas eran las noches en las que lograba escaparse de la regia residencia y tener algún tipo de diversión lejos del control materno.

En cierta ocasión conoció a Luigia Marzio, la joven esposa de un panadero con la que comenzó a mantener una relación amorosa. Aprovechaba que el marido estaba toda la noche en el horno para ir a visitarla y tener sus encuentros sexuales.

Con el fin de evitar que las vecinas cotillas de la joven pudieran descubrir la identidad aristocrática de Napoleón, decidieron urdir un plan perfecto: él se disfrazaría de mujer y no levantaría sospechas en el vecindario al ir a visitarla.

Varias fueron las ocasiones en las que así lo hizo y todo salió perfecto, hasta que cierto día quien abrió la puerta de la casa fue el propio panadero, encontrándose frente a él al travestido Napoleón, quien intentó poner una voz aguda y se hizo pasar por la modista de su joven esposa.

Evidentemente esa artimaña no le funcionó con el panadero que arrastró al joven Napoleón hasta la calle y allí le pateo el trasero en medio de un buen alboroto.

Al día siguiente la noticia había corrido como la pólvora por toda Roma, llegando incluso hasta oídos del mismísimo papa Gregorio XVI.

 

 

Lee y disfruta de más anécdotas e historias curiosas como esta en el apartado Anecdotario de este blog

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

Esta curiosidad es una de las que encontrarás en mi libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuentes de consulta: repubblica / pilloledistoria / 1001 curiosità sulla storia che non ti hanno mai raccontato de Marco Lucchetti
Fuente de la imagen: Wikimedia commons (la imagen corresponde a Napoleón III a la edad de 50 años debido a que no las hay de su juventud libres de derecho)

¿Por qué el pan se pone duro tan pronto y antes duraba más?

¿Por qué el pan se pone duro tan pronto y antes duraba más?A través de la página en facebook de este blog, Irene Moratalla me pregunta sobre el porqué el pan se pone duro tan pronto y me comenta que años atrás recuerda que una barra podía durar blanda un par de días, pero que actualmente en unas pocas horas ya está prácticamente incomible.

El motivo por el que hoy en día una barra de pan se endurece mucho más rápidamente que antes es por el tiempo de cocción al que es sometido, ya que éste es inferior al de antaño. Esto ocurre desde que se estableció un baremo para el pan que se regía por el peso y no el tamaño de la pieza.

Al estar menos cocida queda un exceso de humedad en la barra que ayuda a que esta pese más, por lo que se obtienen unas barras que están dentro del peso establecido pero utilizando algo menos de harina.

Puede parecer ridículo que ese minúsculo ahorro de harina aporte algún beneficio al panadero/comercio, pero si es multiplicado por cientos de barras que puede hacer/vender la jugada sí que sale a cuenta.

Ese exceso de humedad que provoca que se endurezca y seque más rápidamente (debido a que  se humedece con el vapor de agua del ambiente) es el mismo motivo por el que si ponemos una barra un rato dentro del horno y la calentamos obtendremos pan como si estuviera recién hecho.

Para alargar la vida del pan es aconsejable guardarlo en el frigorífico (de este modo el pan mal cocido retiene su exceso de agua), envuelto en un trapo o bolsa de plástico o metido en un recipiente cerrado herméticamente (así queda aislado de la humedad ambiente).

Afortunadamente todavía queda un buen número de panaderías artesanales que siguen haciendo el pan como años atrás, notándose en la calidad final del producto, aunque esto les supone unos costes de elaboración elevados, siendo cada vez son más los comercios que acaban recurriendo a despachar barras de pan adquiridas ya pre-cocidas (y un gran número de veces congeladas) a panificadoras industriales y terminando la cocción en hornos eléctricos que allí disponen, pareciendo que está recién hecho por ellos.

 

Os puede interesar:

 

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López.
Compra el libro online y recíbelo cómodamente a través de Amazón: http://amzn.to/2CbI1Cw

 

 

Fuentes de consulta:  francis.naukas.com / elforodelpan
Fuente de la imagen: Alfred López @yelqtls