Entradas etiquetadas como ‘marca’

¿Cuál es el origen de las contraseñas?

El uso de las contraseñas es antiquísimo y aunque no se puede determinar un momento exacto sobre cuándo se utilizó por primera vez, sí que se sabe que desde la antigüedad se ha utilizado algún tipo de palabra clave, dibujo o sonido como ‘santo y seña’ para acceder a algún lugar o  ser reconocido como afín a un grupo. Se tiene constancia que en la Antigua Roma era común el escribir en una tablilla una consigna en el momento que un soldado debía reemplazar a otro para realizar la guardia. Otras muchas culturas y pueblos también han usado algún método de identificación a lo largo de la historia.

¿Cuál es el origen de las contraseñas?

La primera constancia de contraseñas informáticas se tiene del año 1961, en el que informáticos del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) desarrollaron un sistema de acceso seguro con el fin de que diferentes personas del departamento pudieran conectarse y usar un mismo sistema informático al mismo tiempo, el cual era conocido como ‘Compatible Time-Sharing System’ (Sistema de Tiempo Compartido Compatible).

Hoy en día estamos muy familiarizados con ello y debemos utilizar una contraseña para casi cada cosa que realizamos en nuestra vida cotidiana: desde sacar dinero de un cajero automático, a desbloquear nuestro teléfono móvil o acceder a cualquier aplicación…

Nos hemos acostumbrado a usarlas y a veces llega a ser muy complicado el poder recordarlas todas, por la gran cantidad de app o accesos que utilizamos. Pero las contraseñas son enormemente necesarias para salvaguardar nuestra privacidad y seguridad (entre ellas la económica y personal). Por tal motivo nos recomiendan que utilicemos una palabra o combinación alfanumérica diferente para cada aplicación que tenemos, además que sean lo más complicadas y rebuscadas posibles (intercalando letras, números, signos, mayúsculas y minúsculas).

Pero muchas son las personas que prefieren poder acceder fácilmente a todos aquellos servicios y aplicaciones que necesitan y habilitan el menor grado de seguridad de estas, además de usar unas contraseñas que son muy fáciles de recordar (pero al mismo tiempo también de descubrir y hackear).

El primer jueves del mes de mayo se celebra el ‘Día mundial de la contraseña’ (World Password Day), una  iniciativa creada en 2013 por la compañía estadounidense Intel Corporation con el fin de concienciar a los usuarios sobre la importancia de proteger la información personal y nuestra actividad online.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: Microsiervos (Flickr)

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [3]

Atendiendo a varias peticiones que me han hecho llegar, durante las últimas semanas, varios lectores del blog, aquí tenéis una nueva entrega (la tercera) con ‘una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban’.

Espero que, al igual que las otras dos anteriores, este post sea de vuestro agrado y os sorprenda descubrir nuevos vocablos para cosas muy cotidianas.

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Cutí

 

Cutí: Tela que se utiliza para hacer la cubierta de los colchones. Antiguamente era muy común que fuera a rayas (sobre todo rojas y blancas) lo que originó el mote de ‘colchoneros’ al Atlético de Madrid.

 

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Escabel

 

Escabel: Tarima, normalmente de madera, que se coloca frete a la silla para que descansen los pies (reposapiés). En las iglesias tienen una doble función, ya que es utilizada por los feligreses para arrodillarse y rezar.

 

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Alfeñique

 

 

Alfeñique: Persona enclenque, de complexión débil.

 

 

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Borborigmo

 

 

Borborigmo: Es el característico ruido que hace nuestro estómago cuando nos rugen las tripas.

 

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Probóscide

 

 

Probóscide: Trompa (por ejemplo de elefante) y por donde algunos insectos dípteros succionan.

 

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Pabilo

 

 

Pabilo: La mecha que hay en las velas de cera.

 

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Acerico

 

 

Acerico: Se trata de la almohadilla que se utiliza en costura donde se clavan los alfileres y las agujas.

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Chirlo

 

 

Chirlo: Herida cicatrizada en la cara (la típica cicatriz en la mejilla de los gansters y piratas)

 

 

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Herrete

 

 

Herrete: Pieza de plástico o alambre que lleva la punta de los cordones y que facilita que puedan ser introducidos fácilmente por los ojetes (agujeros) del calzado.

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Carmenar

 

 

Carmenar: Acto de desenredar o desenmarañar el cabello.

 

 

 

 

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Maca

 

 

Maca: Señal que hay en la fruta tras recibir un golpe.

 

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Himeneo

 

 

Himeneo: Casamiento, contraer matrimonio (Realmente a lo que nosotros llamamos ‘boda’ originariamente era solo el acto de los votos que se hacían los contrayentes durante la ceremonia).

 

 

Lee otros post relacionados:

 

 

 

Fuentes de las imágenes: Alan Stanton (Fickr) / huskyboy (Flickr) / istolethetv (Flickr) / livingbyfaithblog / pixabay / pixabay / Wikimedia commons / Wikimedia commons / Wikimedia commons / anitacanita (Flickr) / thewazir (Flickr) / cameronnordholm (Flickr)

¿Por qué al que mete más goles se le llama ‘pichichi’?

En España, al máximo goleador de la Primera división de la Liga de Fútbol se le conoce como “pichichi” desde que el premio fue creado en 1953 por el periódico deportivo “Marca”, el nombre del trofeo lo extrajeron del apodo de un delantero y goleador del Athletic de Bilbao llamado Rafael Moreno Aranzadi, conocido como “Pichichi” que jugó en el segundo decenio del siglo XX, siendo uno de los mejores goleadores de la época. Como reconocimiento a sus logros, se decidió poner su nombre (en este caso apodo) al trofeo que premiaba al jugador que marcase más goles durante el Campeonato Nacional de Liga de Primera División.

Pichichi marcó el primer gol en San Mamés en día su inauguración, el 21 de agosto de 1913, y también fue el primer jugador del Athletic en cobrar un sueldo por jugar al fútbol. Ganó cuatro copas con su club y se fue de los Juegos Olímpicos de Amberes con una medalla de plata. Cuando él jugaba aun no existía la Liga Española de Fútbol, ya que ésta comenzó a funcionar en la temporada 1928/29.

Pichichi era sobrino-nieto de Miguel de Unamuno y falleció en 1922, a los 29 años de tifus, muy probablemente, a consecuencia de una ingestión de ostras en mal estado. Cuatro años después de su muerte, se instaló su busto en San Mamés y según manda la tradición, los equipos que visitan por primera vez “La catedral” tienen que llevarle un ramo de flores.

 

 

Lee y descubre en este blog otras curiosidades deportivas

 

 

 

Portada 6ª edición Ya está el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Ya está el listo que todo lo sabe” (Una curiosidad para cada día del año) de Alfred López
Compra el libro a través de los siguientes enlaces: https://www.amazon.es/dp/841558914X (para España) | https://www.amazon.com/dp/841558914X/ (desde fuera de España)

 

 

 

Fuentes de consulta:  GPS / wikipedia / web Ayuntamiento de Bilbao / athletic-club.eus

Fuente de la imagen: Wikimedia commons