Entradas etiquetadas como ‘judicatura’

¿De dónde surge decir que alguien benevolente tiene ‘manga ancha’?

Se dice que alguien tiene ‘manga ancha’ cuando es benevolente y poco exigente con algo o alguien.

¿De dónde surge decir que alguien benevolente tiene ‘manga ancha’?

La expresión ‘tener manga ancha’ proviene de los ambientes eclesiásticos y hace alusión al tamaño y amplitud de las mangas de las sotanas y hábitos utilizados por los religiosos y la benevolencia que algunos de estos tenían, a veces, a la hora de dar la absolución de los pecados a un feligrés, en el momento de la confesión, e imponerle una penitencia menor.

También podemos encontrarnos con quien señala la posible procedencia de la expresión en el mundo de la judicatura, debido a que las togas usadas por los magistrados también tienen las bocamangas anchas (aunque proporcionalmente menores a las de los religiosos). A hora de imponer una condena, si esta es menor de lo esperado se dice que el juez ha tenido manga ancha con el acusado.

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: pikist

¿A dónde estamos mandando a alguien a quien hemos enviado a ‘hacer puñetas’?

Este es uno de esos casos en los que una expresión popular puede ser tomada con un doble sentido, debido a que son muchas las personas que, ante la locución ‘¡vete a hacer puñetas!’ interpretan que lo que su interlocutor está deseándole es que deje de molestar y se largue por ahí a ‘cascársela’.

¿A dónde estamos mandando a alguien a quien hemos enviado a ‘hacer puñetas’?

Y es que hay parte de razón en ello, aunque el sentido literal de la expresión no sea ese ni originalmente de ahí provenga, ya que algunas son las personas que llaman ‘puñeta’ (en singular) al acto de la masturbación.

En portugués es más habitual encontrar la relación entre puñetas y masturbación, pues allí el mandar a hacer puñetas a alguien es indicarle literalmente a que se marche a masturbarse, debido a que en el país luso hay quien utiliza de forma coloquial el término ‘punheta’ (su nh es nuestra ñ) como un equivalente a una masturbación (‘fazer punheta’). Se le llama así porque se cierra el puño para agarrar el miembro.

Pero cabe destacar que en nuestro idioma el origen de la expresión ‘mandar a hacer puñetas’ es otro. Las ‘puñetas’ (en español) son los bordados y puntillas que va colocados en la bocamanga de las togas utilizadas por algunos miembros de la judicatura y recibe ese nombre debido a que cae justamente por encima el puño.

El lugar donde antiguamente se realizaban esos encajes eran las prisiones de mujeres o los conventos de monjas, por lo que enviar a alguien a hacer puñetas era estar deseándole que estuviera durante un largo tiempo alejado y encerrado.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuente de la imagen: needpix