Entradas etiquetadas como ‘humedad en el aire’

¿Por qué se forma la niebla?

¿Por qué se forma la niebla?

Estos últimos días uno de los temas del que más se está hablando, tanto en prensa como en las redes sociales, es sobre la espesa niebla que ha hecho acto de presencia en un gran número de poblaciones (con gran incidencia en Madrid) y que ha dificultado el normal desarrollo del día a día de los ciudadanos, sobre todo en lo que respecta a la visibilidad, el tránsito por el interior de las ciudades o el traslado por carretera (leed estos consejos para conducir en días de niebla y poca visibilidad).

La niebla (o neblina, como también puede ser conocida) es una gran nube que se forma a ras de suelo al condesarse vapor de agua, en forma de numerosísimas y diminutas gotas de agua, al entrar en contacto con una superficie o corriente de aire frio. La superficie de la tierra se enfría y la masa de aire cálido y húmedo más cercana al suelo se condensa (alcanzando el punto de rocío) sobre las partículas sólidas que se encuentran flotando en el aire (polución, polvo, hollín, partículas de humo…).

Aunque depende mucho de la localización geográfica (debido a la climatología y situación del lugar) es común que se forme la niebla con mayor asiduidad sobre todo durante los días de otoño y en condiciones en las que el cielo está poco cubierto o despejado. Tiene su mayor incidencia durante la noche, madrugada y primeras horas del día y según va avanzando la mañana el calor del sol hace subir la temperatura del suelo provocando que la niebla vaya disipándose poco a poco.

Cabe destacar que la densa niebla de estos días ha hecho que muchos sean los que la hayan comparado, en las redes sociales, con la saga de películas y videojuegos ‘Silent Hill’.

 

Lee y descubre en este blog más posts con Curiosidades de ciencia

 

 

Fuentes de consulta: eltiempo / rtve / nationalgeographic
Fuente de la imagen: pixabay

¿Sirve un ventilador para enfriar el aire?

¿Sirve un ventilador para enfriar el aire?

Muchas son las personas que, cuando llegan los días de calor, encienden un ventilador en una habitación vacía (por ejemplo en el dormitorio antes de ir a acostarse) con la intención de que se enfríe y baje algún grado la temperatura de la estancia. Pero en realidad lo que hace el ventilador no es enfriar aquel lugar sino mover el aire del interior.

Un ventilador es efectivo si estamos nosotros dentro y, sobre todo, si esa corriente de aire que mueve nos toca ya que ese es el modo de que podamos sentirnos más frescos. Si el aire del ventilador no nos da de poco sirve para quitarnos el calor.

Cuando hace calor y estamos en una estancia nuestro sudor hace que el aire que nos rodea sea húmedo. Si ponemos un ventilador enfocando hacia nosotros lo que hace es reemplazar esa humedad por otro aire seco, evaporándose nuestro sudor y haciendo que tengamos la sensación de estar más fresquitos; pero en realidad la temperatura de aquel lugar no ha descendido ni un grado. Es nuestra sensación térmica la que varía gracias a ese aire sin humedad que nos da.

Si pusiéramos el ventilador enfocado hacia otro punto al que estamos nosotros y no nos alcanzase el aire nos podríamos dar cuenta que, con la ayuda de un termómetro, pasado un buen rato la temperatura de aquel lugar seguiría siendo la misma que antes de haber encendido el aparato.

 

 

Lee y descubre en este blog más posts con Curiosidades de ciencia

 

 

Fuente de la imagen: fuzzybunn (morguefile)