Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

Entradas etiquetadas como ‘guindo’

¿De dónde surge decir ‘error garrafal’ para referirse a una gran equivocación?

Es habitual utilizar la forma ‘error garrafal’ para hacer referencia a algún tipo de equivocación que se considera de gran importancia. El vocablo ‘garrafal’ le confiere al término ‘error’ el aumentativo que hace que esta expresión tenga la connotación de grande, descomunal.

¿De dónde surge decir ‘error garrafal’ para referirse a una gran equivocación?

Garrafal proviene de ‘garrofal’, un fruto de menor calidad que nace en los guindos y los cerezos y que es de un tamaño algo mayor y menos tierno que las propias guindas y cerezas.

Los garrofales son fácilmente detectables, de ahí que si alguien los toma creyendo que son cerezas o guindas está cometiendo una tremenda equivocación, dando origen a la expresión ‘error garrafal’.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: pixnio

¿Cuál es el origen de la expresión ‘caerse de un guindo’?

¿Cuál es el origen de la expresión ‘caerse de un guindo’?

Se utiliza habitualmente la expresión ‘caerse de un guindo’ (o sus formas ‘se ha caído de un guindo’, ‘caer del guindo’…) para referirse a la ignorancia y/o credulidad que, inocentemente, muestra alguien sobre un asunto.

No se sabe a ciencia cierta cuál fue el momento exacto en el que se originó esta locución, la cual surge del habla popular y no de un hecho histórico y fechado, pero lo que sí se conoce son las circunstancia por las que se originó…

El guindo es un árbol frutal (en el que crecen las guindas, una fruta de color rojo intenso y similar a la cereza pero con un sabor más ácido), el cual puede alcanzar una altura a partir de los cuatro metros pero sus ramas suelen ser muy bajas y endebles, por lo que es muy fácil subirse a él pero también caerse del mismo (debido a la fragilidad de las ramas que no aguantan el peso de una persona).

Parece ser que en el mundo rural, ya hace mucho tiempo, existía la divertida costumbre de gastar una broma a los más ingenuos indicándoles que se subieran al guindo para recoger sus frutos y, evidentemente, se caían al suelo al no soportar las ramas sus pesos.

La recolección de la guinda (al igual que las cerezas) se realiza manualmente y desde el suelo y para alcanzar las ramas más altas suele utilizar algún tipo de escalera o elevador.

Así pues, el hecho de que alguien de forma inocente subiera a un guindo (por indicación de otra persona) y acabase cayendo al suelo originó la expresión con la que se indica la credulidad de un individuo respecto a algo.

Cabe destacar que, muy habitualmente, suele utilizarse también la expresión ‘caerse del nido’ para referirse a la misma candidez e inocencia, aunque esta otra locución proviene del hecho de que algunas crías de ave (cuando todavía no están lo suficientemente formadas) en un intento de volar del nido caen al suelo sin lograrlo debido a su inmadurez.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

 

Post realizado a raíz de una consulta que me formuló el usuario infoshow a través del apartado de comentarios de este blog.
Fuente de la imagen: Wikimedia commons