Entradas etiquetadas como ‘cerrar’

¿Sabías que el término ‘cerrojo’ no proviene del verbo ‘cerrar’?

Conocemos como ‘cerrojo’ al pasador colocado en puertas o ventanas y que sirve para mantenerlas atrancadas o cerradas.

¿Sabías que el término ‘cerrojo’ no proviene del verbo ‘cerrar’?

Pero, curiosamente, el término cerrojo en su origen etimológico nada tenía que ver con el verbo ‘cerrar’ (asegurar mediante una cerradura u otro método que algo no pueda ser abierto).

‘Cerrar’ proviene del latín vulgar ‘serrare’ y este del latín tardío ‘serāre’, significando exactamente lo mismo que en castellano y siendo utilizado para referirse al acto de atrancar, ocluir o sellar algo para que no quede abierto.

Por su parte el término ‘cerrojo’ procede también del latín, pero en este caso del vocablo ‘verucŭlum’ el cual significa ‘barra pequeña de hierro’ (o barrita de hierro), haciendo referencia al pasador de ese material que era colocado en puertas y ventanas para mantenerlas cerradas.

Pero ‘verucŭlum’ llegó al castellano en la forma ‘verrojo’ y así se estuvo utilizando durante muchísimo tiempo, aunque a través del habla popular de pueblo se produjo una curiosa parónima (buscar relación a una cosa con otra por su semejanza) y como un verrojo servía para cerrar las puertas y ventanas acabó siendo nombrado como cerrojo por su similitud con el verbo y aunque etimológicamente nada tuviesen que ver entre si.

Cabe destacar que durante varios siglos, en muchas zonas de España, se estuvo llamando a ese pasador con el nombre de ‘ferrojo’ y después ‘herrojo’ (en lugar de verrojo o el posterior cerrojo) y el motivo era porque dicho espetón estaba hecho de hierro (ferro).

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

¿De dónde surge el término ‘plegar’ para referirse a la palabra ‘terminar‘?

¿De dónde surge el término ‘plegar’ para referirse a la palabra ‘terminar‘?A través de un mensaje en la página de Facebook de este blog, Alejandra MC me hace llegar la siguiente consulta:

Hola, siempre oigo la expresión “vamos plegando” cuando estás recogiendo algo para marcharte, ¿de dónde viene? seguro que tú lo sabes….

El origen etimológico de la palabra plegar es el término latín plicāre, cuyo significado se aplica tanto para doblar como para llegar. Para encontrar la raíz en la que se comienza a utilizar para referirse al acto de terminar/acabar/marcharse, sobre todo vinculándolo a la finalización de una jornada laboral, hemos de buscarlo en los ambientes marineros y al acto de recoger las velas de una embarcación.

Antiguamente, cuando todos los barcos eran de vela y se llegaba al puerto de destino, se plegaban/recogían/doblaban las velas. Eso era sinónimo de que el viaje había finalizado y, por tanto, el trabajo en la embarcación también, por lo que tras plegar las velas y atracar en el puerto los marineros ya se podían marchar (a su casa, la cantina o a buscar la novia que correspondía tener en ese puerto…).

Ese acto de plegar las velas es lo que dio origen a la expresión, pudiéndose  utilizar actualmente de muchísimas maneras…‘vamos plegando’ ‘ve plegando ya, que es tarde’, ‘ya es la hora de plegar’, ‘¿en tu trabajo a qué hora plegáis?’, etc.

Cabe destacar que aunque es de uso común para muchas personas el decir ‘plegar’ para referirse al momento en que se termina la jornada laboral y se marcha a casa, el Diccionario de la RAE no lo recoge así, pero sí que lo podemos encontrar en cualquier Diccionario de la lengua  catalana, donde aparece que también se le puede dar el significado de ‘cerrar y/o cesar una actividad empresarial’: ‘Plegar un negoci’ (Cerrar/cesar un negocio), ‘Plegar de la feina’ (Cesar/salir/terminar del puesto de trabajo).

 

 

Fuentes de consulta: RAEdiccionari.cat / scribd / etimologias.dechile
Fuente de la imagen:  hebedesign photopin cc