Entradas etiquetadas como ‘cerradura’

¿Sabías que el término ‘cerrojo’ no proviene del verbo ‘cerrar’?

Conocemos como ‘cerrojo’ al pasador colocado en puertas o ventanas y que sirve para mantenerlas atrancadas o cerradas.

¿Sabías que el término ‘cerrojo’ no proviene del verbo ‘cerrar’?

Pero, curiosamente, el término cerrojo en su origen etimológico nada tenía que ver con el verbo ‘cerrar’ (asegurar mediante una cerradura u otro método que algo no pueda ser abierto).

‘Cerrar’ proviene del latín vulgar ‘serrare’ y este del latín tardío ‘serāre’, significando exactamente lo mismo que en castellano y siendo utilizado para referirse al acto de atrancar, ocluir o sellar algo para que no quede abierto.

Por su parte el término ‘cerrojo’ procede también del latín, pero en este caso del vocablo ‘verucŭlum’ el cual significa ‘barra pequeña de hierro’ (o barrita de hierro), haciendo referencia al pasador de ese material que era colocado en puertas y ventanas para mantenerlas cerradas.

Pero ‘verucŭlum’ llegó al castellano en la forma ‘verrojo’ y así se estuvo utilizando durante muchísimo tiempo, aunque a través del habla popular de pueblo se produjo una curiosa parónima (buscar relación a una cosa con otra por su semejanza) y como un verrojo servía para cerrar las puertas y ventanas acabó siendo nombrado como cerrojo por su similitud con el verbo y aunque etimológicamente nada tuviesen que ver entre si.

Cabe destacar que durante varios siglos, en muchas zonas de España, se estuvo llamando a ese pasador con el nombre de ‘ferrojo’ y después ‘herrojo’ (en lugar de verrojo o el posterior cerrojo) y el motivo era porque dicho espetón estaba hecho de hierro (ferro).

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: pixabay