Entradas etiquetadas como ‘censor’

El curioso e histórico origen del término ‘censura’

El curioso e histórico origen del término ‘censura’

Conocemos como ‘censura’ o ‘censurar’ a la acción de prohibir, anular o reprobar alguna cosa (por ejemplo un texto, imagen, parte de una obra o película), que suele realizarse por motivos morales, religiosos o políticos y con intención de no permitir que algo llegue a la ciudadanía, público, etc.

También se aplica ambas formas del término como sinónimo de crítica o reprobación hacia alguna cosa o persona.

Etimológicamente provienen del latín, escrito del mismo modo (cuyo significado literal era ‘evaluar’) y a su vez del oficio de ‘censor’ que en la Antigua Roma ejercía un funcionario (durante un periodo no superior a cinco años) y cuya función era, entre otras cosas, la de llevar al día el registro de ciudadanos (de ahí que se denomine como ‘censo’ a lo que se conoce también como ‘padrón’).

El censor no solo debía de llevar al día esa lista de habitantes y de todas sus pertenencias y bienes, sino también se encargaba de ir dando de baja del censo (census) a aquellos ciudadanos que fallecían, se habían trasladado a residir a otro lugar y de quienes cometían algún tipo de delito y eran encarcelados o expulsados.

Entre las diferentes funciones del censor también estaba el evaluar si se le debía de privar de la ciudadanía a quienes habían sido castigados por cometer alguna falta o delito y, por tanto, si se les censuraba del padrón o dicho de otro modo se les eliminaba del censo.

Con el tiempo, estos funcionarios también se hicieron cargo de velar por la moral pública, teniendo la potestad de examinar previamente los escritos que un autor quería publicar, con el fin de comprobar que no había en estos nada hiriente o calumnioso hacia los gobernantes.

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: brunoaziz (Flickr)

Cuando la mojigatería censura obras de arte centenarias

Durante buena parte de la historia, los censores encargados de mantener la moral de la población se dedicaron a tapar y esconder aquellas partes impúdicas (como ellos calificaban) de las obras pictóricas y esculturales que mostraban los genitales. De ahí que muchas esculturas representando a hombres desnudos apareciesen con una hoja de parra tapándole sus partes e incluso hubo quien ordenó que fueran arrancadas con un cincel y martillo.

Cuando la mojigatería censura obras de arte centenarias (Egon Schiele)

Ese exagerado puritanismo privó a infinidad de generaciones disfrutar de dichas obras de arte en todo su esplendor. Pero, lo que parece que fue cosa de tiempos pasados y regímenes obsoletos y dictatoriales, es algo que hoy en día, en la segunda década de pleno siglo XXI, todavía sigue pasando y, además, en países que presumen de ser abiertamente liberales como son el Reino Unido y Alemania los cuales, a inicios de 2018, anunciaron su prohibición de exhibir en sus calles y transportes públicos unos carteles publicitarios anunciando una exposición sobre el centenario de la muerte del pintor austriaco Egon Schiele en el Museo Leopold de Viena.

La obra pictórica de Egon Schiele destacó por sus realistas desnudos, tanto femeninos como masculinos, muchos de los cuales pintó cuando apenas tenía 20 años de edad (falleció el 31 de octubre de 1918 a los 28 años a causa de una pandemia de gripe que asoló Viena).

Las autoridades alemanas y británicas se escudaron en su negativa de exponer los carteles publicitarios con la excusa de que no se trataba de arte sino de pornografía, una postura que fue ampliamente criticada, sobre todo en las redes sociales donde se utilizó la etiqueta #ToArtItsFreedom (con la que se quería hacer ver que el arte es sinónimo de libertad).

Pero el talento se puso del lado de los organizadores de la exposición y la agencia de publicidad colocó una banda sobre las zonas desnudas que aparecían en los carteles en las que ponía: ‘Lo siento, tiene 100 años pero es demasiado atrevido para hoy’ (Sorry, 100 years old but still too daring today), convirtiéndose en todo un ingenioso éxito publicitario que dejó en evidencia la mojigatería del Reino Unido y Alemania cuyas autoridades no tuvieron más remedio que permitir que se exhibieran dichos carteles.

Te puede interesar leer también:

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuente de las imágenes: Wikimedia commons