Entradas etiquetadas como ‘carácter’

¿De dónde proviene el término ‘talante’?

A través de la cuenta de este blog en Instagram  @yaestaellistoquetodolosabe2 he recibido un mensaje en el que me consultan de dónde surge el término ‘talante’ y si tiene algo que ver, etimológicamente, con el vocablo ‘talento’.

¿De dónde proviene el término ‘talante’?

El diccionario de la RAE nos da hasta cuatro acepciones para el término ‘talante’: ‘Modo o manera de ejecutar algo’; ‘Semblante o disposición personal’; ‘Estado o calidad de algo’ y ‘Voluntad, deseo, gusto’.

Como podemos apreciar, sus diferentes significados tienen que ver con el carácter o actitud de una persona que con su aptitud, la cual queda definida con el término ‘talento’.

Ambos se escriben de una forma muy similar e incluso hay quien suele usar una de esas palabras para referirse a la otra (y viceversa), aunque debería de ser utilizadas para hablar de cosas (estados) diferentes.

Hay discusión entre los etimólogos respecto a su origen, debido a que hay quien apuesta que comparte raíz etimológica con ‘talento’, o sea, que procede del latín ‘talentum’ (moneda de cuenta, unidad de peso) y éste del griego ‘tálanton’ (plato de la balanza con la que se pesaba las mercancías y productos en los mercados), aunque a diferencia de este término nos llegó a través del francés, escrito del igual (talante) y que para los galos significaba ‘carácter, manera de ser o de ejecutar algo’ (dándole nuestro idioma esa misma acepción).

Por otro lado, nos encontramos con quienes apoyan la etimología propuesta por el, recientemente fallecido, académico, lexicógrafo y célebre arabista, Federico Corriente Córdoba, que señalaba que la procedencia del término ‘talante’ no nos llegó a través del francés ni del latín sino que proviene del árabe ‘tál`ha’, cuyo significado era ‘semblante’.

 

 

Te puede interesar leer el post relacionado: ¿De dónde proviene el término ‘talento’ para referirnos a tener aptitud para una actividad?

 

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

¿Cuál es el significado del dicho ‘Genio y figura, hasta la sepultura’?

Días atrás, a través del perfil en Instagram de este blog (@yaestaellistoquetodolosabe2), mi buen amigo Javier Santamarta (@javisantamarta), me emplazaba a escribir sobre el dicho ‘Genio y figura, hasta la sepultura’.

¿Cuál es el significado del dicho ‘Genio y figura, hasta la sepultura’?

Esta antiquísima locución se utilizaba para advertirnos que una persona mantiene su forma de ser y pensar a lo largo de toda su vida (hasta el momento de su fallecimiento) y que, por mucho que trate de aparentar que se ha cambiado o evolucionado, en el fondo siempre será y obrará del mismo modo, debido a la herencia genética que hemos recibido y, por tanto, con el paso del tiempo el carácter (personalidad) seguirá siendo la misma.

Debido a los dos términos utilizados en la expresión (‘genio’ y ‘figura’), muchas son las diferentes interpretaciones que se pueden hacer de la misma, ya que hay quien cree que el ‘genio’ al que se hace referencia es carácter (buen o mal genio) o al intelecto y sabiduría (ser un genio en algún arte o disciplina). Respecto a la interpretación del vocablo ‘figura’, hay quien cree que se refiere a una cualidad sobresaliente (ser una o un figura en alguna actividad determinada) e incluso a la silueta o cuerpo de un individuo (tener buena figura).

La expresión en español ‘Genio y figura, hasta la sepultura’ tiene diferentes variantes según los idiomas, aunque en gallego ‘Xenio e figura, ata a sepultura’ y catalán ‘Geni i figura fins a la sepultura’ se mantiene intacta la locución. En euskera lo encontramos en la forma ‘Antz-azturak hobiraino’ (El aspecto y las costumbres hasta la tumba); ‘The leopard cannot change his spots’ (El leopardo no puede cambiar sus manchas) en inglés; ‘Chassez le naturel, il revient au galop’ (Expulsad lo natural y volverá a galope) en francés; ‘O que o berço dá, a tumba o leva’ (Lo que la cuna da, la tumba se lo lleva) en portugués; e incluso la antiquísima expresión en latín ‘Quod iuvenis suescit, senex dimittere nescit’ (A lo que el joven se acostumbra, el viejo no sabe renunciar).

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

Fuente de la imagen: needpix