Entradas etiquetadas como ‘Babilonia’

¿De dónde surge llamar ‘grifo’ a la llave de paso del agua?

¿De dónde surge llamar ‘grifo’ a la llave de paso del agua?

A través del apartado de contacto, Toni Garcés me pregunta de dónde surge llamar ‘grifo’ a la llave de paso del agua.

¿De dónde surge llamar ‘grifo’ a la llave de paso del agua?El grifo era un antiquísimo animal mitológico que ya aparecía referenciado en algunas esculturas y dibujos de hace unos 3.500 años en Babilonia.

Muchas fueron las culturas que sintieron auténtica fascinación por esta criatura, con cuerpo de león y cabeza de águila, siendo múltiples las representaciones que de ella se hicieron; entre ellas para decorar la salida del agua en las antiguas fuentes, surtidores…

Esto fue lo que dio lugar a que, con el tiempo, a esa parte del caño por la que manaba el agua se le llamase como a la criatura mitológica: grifo y de ahí pasó, en el lenguaje popular, a las llaves de paso cuando éstas comenzaron a ser instaladas para regular la salida de agua.

Cabe destacar que la palabra grifo, como referencia al animal mitológico descrito más arriba, quedó asociada para llamar así (aunque erróneamente) a otras criaturas mitológicas (como la que aparece en la imagen de la derecha), aunque no tuvieran nada que ver las unas con las otras.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

Fuente de las imágenes: mzacha (morguefile) / eatingmywords (Flickr)

¿Cómo eran las bodas en la antigua Babilonia?

Cuenta Heródoto, que los babilonios casaban a sus mujeres de la siguiente forma:

Una vez por año, se citaba a todas las doncellas solteras en una plaza, y alrededor se situaba a un grupo de hombres. Un pregonero las subastaba por orden de belleza, con el único fin de casarlas. Los hombres pujaban y el más adinerado se quedaba con la más hermosa. Una vez vendidas todas las bonitas, se convocaba a las feas y deformes para realizar el proceso inverso: los hombres pobres aceptaban casarse con ellas a cambio de una suma de dinero y eran adjudicadas a aquel que quisiera tomarlas por esposa por el precio más bajo.

Y así se casaban las feas y lisiadas en Babilonia; con el dinero de la venta de las bellas.

(Extraído de: Bestiaria)