Entradas etiquetadas como ‘Atlético de Madrid’

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [3]

Atendiendo a varias peticiones que me han hecho llegar, durante las últimas semanas, varios lectores del blog, aquí tenéis una nueva entrega (la tercera) con ‘una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban’.

Espero que, al igual que las otras dos anteriores, este post sea de vuestro agrado y os sorprenda descubrir nuevos vocablos para cosas muy cotidianas.

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Cutí

 

Cutí: Tela que se utiliza para hacer la cubierta de los colchones. Antiguamente era muy común que fuera a rayas (sobre todo rojas y blancas) lo que originó el mote de ‘colchoneros’ al Atlético de Madrid.

 

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Escabel

 

Escabel: Tarima, normalmente de madera, que se coloca frete a la silla para que descansen los pies (reposapiés). En las iglesias tienen una doble función, ya que es utilizada por los feligreses para arrodillarse y rezar.

 

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Alfeñique

 

 

Alfeñique: Persona enclenque, de complexión débil.

 

 

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Borborigmo

 

 

Borborigmo: Es el característico ruido que hace nuestro estómago cuando nos rugen las tripas.

 

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Probóscide

 

 

Probóscide: Trompa (por ejemplo de elefante) y por donde algunos insectos dípteros succionan.

 

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Pabilo

 

 

Pabilo: La mecha que hay en las velas de cera.

 

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Acerico

 

 

Acerico: Se trata de la almohadilla que se utiliza en costura donde se clavan los alfileres y las agujas.

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Chirlo

 

 

Chirlo: Herida cicatrizada en la cara (la típica cicatriz en la mejilla de los gansters y piratas)

 

 

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Herrete

 

 

Herrete: Pieza de plástico o alambre que lleva la punta de los cordones y que facilita que puedan ser introducidos fácilmente por los ojetes (agujeros) del calzado.

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Carmenar

 

 

Carmenar: Acto de desenredar o desenmarañar el cabello.

 

 

 

 

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Maca

 

 

Maca: Señal que hay en la fruta tras recibir un golpe.

 

 

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban - Himeneo

 

 

Himeneo: Casamiento, contraer matrimonio (Realmente a lo que nosotros llamamos ‘boda’ originariamente era solo el acto de los votos que se hacían los contrayentes durante la ceremonia).

 

 

Lee otros post relacionados:

 

 

 

Fuentes de las imágenes: Alan Stanton (Fickr) / huskyboy (Flickr) / istolethetv (Flickr) / livingbyfaithblog / pixabay / pixabay / Wikimedia commons / Wikimedia commons / Wikimedia commons / anitacanita (Flickr) / thewazir (Flickr) / cameronnordholm (Flickr)

¿De dónde proviene el término derbi para referirse a un partido entre dos equipos de una misma ciudad?

¿De dónde proviene el término derbi para referirse a un partido entre dos equipos de una misma ciudad?

En el mundo del fútbol , y del deporte por equipos en general, hay dos tipos de encuentros que suelen ser los más seguiros por los hinchas: el conocido como clásico, que enfrenta a dos conjuntos que tienen una máxima rivalidad dentro de la competición (en España podríamos decir que el Fútbol Club Barcelona y Real Madrid) y el encuentro que enfrenta a dos equipos de una misma ciudad, llamado habitualmente derbi (Real Madrid y Atlético de Madrid o Barça y Real Club Deportivo Espanyol, por poner un par de ejemplos).

Cabe destacar que el término derbi (recogido en el Diccionario de la RAE) en ningún momento se refiere a él como un encuentro entre dos conjuntos de una misma localidad, sino que aparece como ‘encuentro, generalmente futbolístico, entre dos equipos cuyos seguidores mantienen permanente rivalidad’.

El origen del término lo encontramos en el mundo de la hípica y más concretamente se lo debemos a Edward Smith-Stanley, 12º conde de Derby, quien durante el transcurso de una cena celebrada con un grupo de amigos en 1778, entre los que se encontraba Sir Charles Bunbury, propuso organizar una carrera de caballos, la gran pasión de ambos, con la finalidad de ver quién de los dos tenía el caballo más veloz.

Un año después se ponía en marcha la mencionada carrera y se decidió que dicho evento llevaría el nombre del propietario del caballo ganador.

Como podréis imaginar el caballo ganador fue el del conde de Derby, por lo que a partir de aquel momento empezó a llamarse de ese modo a esta carrera, convirtiéndose desde 1780 en un evento anual que desde entonces se celebra cada primer fin de semana de junio en el  hipódromo de Epsom Downs.

¿De dónde proviene el término derbi para referirse a un partido entre dos equipos de una misma ciudad?Era tal la rivalidad entre los propios propietarios de los caballos para demostrar que su animal era el más veloz que no transcurrieron demasiados años para que ese tipo de rivalidades comenzasen a ser conocidas como Derby (derbi en castellano), pasando posteriormente a otros deportes y disciplinas.

Cabe destacar que muchos son los medios que utilizan indistintamente los términos clásico y derbi tanto para referirse a un encuentro de máxima rivalidad como a uno entre equipos de la misma ciudad.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Sigue disfrutando de las curiosidades de este blog también en formato papel y no te pierdas la trilogía de libros: Ya está el listo que todo lo sabe, Vuelve el listo que todo lo sabey Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO que pueden convertirse en un regalo ideal.

Cómpralos en Amazon: http://amzn.to/2E3cMXT

 

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons / Oriol Lladó (Flickr)

La curiosa anécdota sobre por qué el Atlético de Madrid y el Athletic de Bilbao visten de rojiblanco

La curiosa anécdota sobre por qué el Atlético de Madrid y el Athletic de Bilbao visten de rojiblanco

Detrás de la razón del porqué viste de rojiblanco el Atlético de Madrid existe una curiosa anécdota ocurrida a finales de la primera década del siglo XX y que sería determinante en el futuro del equipamiento que utilizaría el equipo madrileño así como el Athletic de Bilbao.

Como muchos de vosotros sabréis, el Atlético de Madrid fue fundado en 1903 por un grupo de estudiantes vascos que querían montar una sucursal del equipo de sus amores (el Athletic de Bilbao) en la capital de España y el primer nombre que se le dio a este nuevo equipo fue el de ‘Athletic Club Sucursal de Madrid’.

La curiosa anécdota sobre por qué el Atlético de Madrid y el Athletic de Bilbao visten de rojiblancoEn 1909 los jugadores del equipo bilbaíno (así como los de su sucursal madrileña) vestían una camiseta que consistía en dos franjas, una blanca y otra azul (el mismo diseño que utilizaba el equipo inglés del Blackburn Rovers). En las navidades de ese mismo año, aprovechando un viaje que realizaba a Inglaterra, al jugador Juan Elorduy le encargó el presidente del Athletic de Bilbao que comprase una cincuentena de nuevas camisetas (las realizadas en el Reino Unido eran de muchísima mejor calidad que las que ellos tenían).

Pero el bueno de Juan Elorduy se despistó y dejó para el último día realizar el encargo, encontrándose que no habían suficientes camisetas blanquiazules del Blackburn Rovers para comprar, por lo que en un último intento de encontrarlas y poder volver a casa con ellas decidió probar suerte en Southampton, ciudad situada al sur de Inglaterra y en donde tenía que embarcarse de vuelta rumbo a España.

La curiosa anécdota sobre el porqué el Atlético de Madrid viste de rojiblancoPero allí tampoco encontró la equipación del Blackburn Rovers, pero sí un gran número de camisetas del Southampton Football Club, tantas como le habían encargado. El problema era que no eran blanquiazules sino rojiblancas. Aún a riesgo de que no gustasen compró cincuenta unidades y se las trajo, entregándole al Athletic de Bilbao 25 de ellas y la otra mitad las dejó guardadas en casa de sus abuelos, ya que las camisetas de la sucursal madrileña todavía estaban en buen uso y tampoco sabía si las querrían.

Los bilbaínos tomaron con buen agrado el cambio de equipación (sobre todo por la mejor calidad del tejido) y el 9 de enero de 1910 estrenaron las nuevas camisetas.

No fue hasta un año después en el que coincidieron los jugadores de los dos equipos en Bilbao (los del Athletic y los de su sucursal en Madrid) en el que salió a relucir el tema de las nuevas camisetas, querando maravillados los madrileños por la nueva equipación de los vascos. Fue ahí cuando Juan Elorduy recordó que disponía de 25 unidades más y las puso a disposición del ‘Athletic Club Sucursal de Madrid’.

El 22 de enero de 1911 el equipo madrileño estrenó sus nuevas camisetas rojiblancas.

A pesar de que en 1921, los madrileños dejaron de ser una sucursal del equipo bilbaíno, continuaron utilizando (hasta nuestros días) los colores rojiblancos que tanto los han caracterizado.

El hecho de que con el tiempo fueran conocidos con el sobrenombre de colchoneros se debe a que antiguamente los colchones solían ir enfundados en una tela blanca con franjas rojas. Fueron los rivales del Atlético de Madrid quienes a mediados del siglo XX comenzaron a popularizar el término colchoneros.

 

 

Lee y descubre en este blog otras curiosidades deportivas

 

 

 

Fuentes de consulta: clubatleticodemadrid.com / athletic-club.net / todosconelatletico
Fuentes de las imágenes: Wikimedia commons / Ángel Gutiérrez (clubatleticodemadrid.com) / Wikimedia commons

El curioso romance entre Lola Flores y el futbolista Gerardo Coque [Anécdota]

El curioso romance entre Lola Flores y el futbolista Gerardo CoqueA principios de los años 50 empezó a destacar Gerardo Coque, un jugador que había desarrollado gran parte de su carrera en el Real Valladolid y al que se le preveía un futuro deportivo lleno de éxitos, gracias a su gran talento. En 1953 el Atlético de Madrid lo fichó por una cifra desorbitante por aquel entonces: 1 millón de pesetas.

Al poco tiempo de estar en Madrid, Gerardo Coque comenzó a alternar en la vida nocturna de la capital, cruzándose en su camino, la nº 1 de las folclóricas, Lola Flores.

Quedó tan prendado de La Faraona que decidió dejar plantados a su esposa y al club colchonero para vivir un apasionado romance con la cantante.

Al joven deportista se le daba bien lo del zapateao y La Faraona decidió llevárselo consigo a “hacer las Américas” como parte del elenco de artistas.

Durante un tiempo su enamorada le estuvo pagando el sueldo que tenía que percibir del equipo y al club, en compensación, envió 50.000 pesetas de la ficha del jugador.

Pero a Gerardo Coque le ocurrió como a otros muchos hombres que por aquella época se habían enamorado de la cantante… cuando ésta se cansó lo dejó plantado.

Tras su aventura amorosa, decidió rescatar la abandonada carrera futbolística fichando por el Granada CF, pero ya no era el que había sido tiempo atrás y no terminó de triunfar. En 1958  regresó a su Valladolid natal pero no llegó a terminar la temporada en el equipo que lo vio crecer, siendo cedido al Racing de Santander.

 

Lee y descubre en este blog más posts con Curiosidades Deportivas

Fuentes de consulta: valladolidweb / wikipedia
Fuente de la imagen: valladolidweb