Entradas etiquetadas como ‘Aceite consagrado’

¿De dónde surge el término ‘Cristo’ que se relaciona con Jesús (Jesucristo)?

¿De dónde surge el término ‘Cristo’ que se relaciona con Jesús (Jesucristo)?A través del apartado de contacto, Christian Zambrano me pregunta de dónde surge el término ‘Cristo’ que se relaciona con Jesús y si tiene algo que ver con su nombre.

En realidad el término ‘Cristo’ significa literalmente ‘el Mesías’ y éste proviene de ‘ungido’ (la unción es el acto de impregnar con aceite perfumado y consagrado que se realiza sacramentalmente), derivando en expresiones como ‘el elegido’‘el hijo de Dios’; de ahí que este vocablo acompañe al nombre Jesús de Nazaret, como clara referencia a éste como ‘el hijo de Dios hecho hombre’.

Es incorrecto utilizarlo redundantemente como en algunas ocasiones podemos encontrar: ‘el Mesías Jesucristo’, porque estaríamos diciendo en realidad: ‘el Mesías Jesús el Mesías’.

Del vocablo ‘Cristo’ ha derivado términos y nombres como cristiano/Cristiano siendo su significado ‘el que profesa la fe de Cristo’.

Como nota curiosa, señalar que el término ‘cretino’ (utilizada para referirnos a alguien estúpido, necio o con falta de talento) procede etimológicamente de ‘chrétien’ que es la variante en francés de ‘cristiano’, tal y como os explico en el post “¿Qué es ser un ‘cretino’?” y también encontramos que da origen al término ‘crisma’, que el Diccionario de la RAE da como bueno para utilizarlo como sinónimo de cabeza y que se trata del  aceite consagrado que se utiliza en la iglesia católica para ungir en la frente en actos como el sacramento del bautismo, la confirmación, la consagración de obispos y otros actos de índole religioso. También hable de ello en el post: ¿En qué parte de la cabeza tenemos la crisma?

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿En qué parte de la cabeza tenemos la crisma?

Posiblemente habréis oído en más de una ocasión  aquello de “¡Como te caigas te vas a romper la crisma!”.

Esta sencilla y popular frase ha hecho creer a muchísimas personas que la ‘crisma’ formaba parte de nuestra cabeza. Pero no es así.

El crisma (que no ‘la’) es el aceite consagrado que se utiliza en la iglesia católica para ungir en la frente en actos como el sacramento del bautismo, la confirmación, la consagración de obispos y otros actos de índole religioso.

La palabra crisma proviene del latín chrisma, y a la vez éste del griego khrisma.

El “santo crisma”, como es llamado, es aceite de oliva mezclado con bálsamo y es consagrado por el obispo cada Jueves Santo.

Debido al uso continuado en el lenguaje popular de la palabra crisma, cómo sinónimo de cabeza, acabó aceptándose, incluso por la RAE, para llamarla así coloquialmente. De ahí que tengamos ligado el concepto de “partirse la crisma” con “romperse la cabeza”.

 

Lee y descubre en este blog más curiosidades relacionadas con la Semana Santa