¿De dónde surge la expresión ‘¡Que me quiten lo bailao!’?

Recibo una consulta de mi amiga Layta (@cospilates) en la que me pregunta de dónde surge la expresión ‘¡Que me quiten lo bailao!’.

¿De dónde surge la expresión ‘¡Que me quiten lo bailao!’?

Suele utilizarse la expresión ‘¡Que me quiten lo bailao!’ (o en la forma ‘¡Que me quiten lo bailado!’) con el propósito de indicar que algo que se ha hecho o vivido (bueno o malo) ahí queda, como una experiencia más, sin importar demasiado si no ha sido lo correcto o lo esperado.

Normalmente se pronuncia esta expresión como respuesta a la recriminación que se le hace a alguien por no haber hecho lo que se esperaba de él o ella; por ejemplo, salir de fiesta la noche previa a un examen, ante la reprimenda que se le da y el posible suspenso que obtendrá, el decir ‘que me quiten lo bailao’ vendría a significar que no le importa haber suspendido ya que valió la pena haberlo pasado fabulosamente en lugar de estar estudiando.

Evidentemente, no siempre se hace referencia a haber salido de juerga, ya que ‘lo bailao’ es una simple metáfora de cualquier cosa que se haya hecho (ponerse a dormir, salir de paseo, mirar la televisión, entretenerse con las redes sociales…) en lugar de realizar una obligación.

También podríamos encontrarnos que puede aplicarse la expresión cuando a alguien le han recomendado no realizar ciertas cosas por cuestiones de salud (beber, fumar, comer alimentos grasos…) y ante la advertencia de que el hacer eso le puede perjudicar seriamente responder que no le importa porque lo ha disfrutado ¡Que me quiten lo bailao! (comido, bebido, fumado…).

Es una expresión que se utilizó muchísimo durante la segunda mitad del siglo XX, aunque actualmente también es usada, pero no tanto como antes. También cabe destacar que la cantante Lucía Pérez representó en 2011 a España en el Festival de Eurovisión con una canción titulada ‘Que me quiten lo bailao’ y compuesta por Rafael Artesero, quedando, tras las votaciones, en 23º lugar de la clasificación.

Pero esta canción no es la que dio origen a la expresión. No se sabe con certeza de dónde surgió originalmente la locución, apareciendo diferentes hipótesis sobre la historia de esta famosa expresión, aunque hay una que muy probablemente sea la que ayudó a popularizarla.

Se trata del tango titulado ‘¡Que me quiten lo bailao!’ que fue compuesto en 1942 por el célebre letrista argentino Miguel Bucino y versionado a lo largo de las siguientes décadas por numerosos cantantes (tanguistas) como Alberto Castillo (en 1943), Hector Corral (1951), Armando Laborde (1956)  o Julio Sosa (1962), entre otros.

Fue precisamente Julio Sosa, universalmente conocido como ‘El Varón del Tango’, quien más fama alcanzó y le dio a ese tango, sobre todo al convertirse en un icono mundial tras su repentino fallecimiento, en 1964, a causa de un trágico accidente automovilístico que conmocionó a Argentina entera y a todos los amantes del tango en general.

El hecho de que el tango grabado e interpretado por Julio Sosa dos años antes hablara de morir y pasarlo bien en esta vida (falleció a los 38 años de edad), es lo que la popularizó y convirtió en icónica la expresión ‘¡Que me quiten lo bailao!’.

Esta es la última estrofa de la canción:

[…] Qué querés que le haga, hermano, si nací pa’ morir pobre,
con un tango entre los labios y en un tute entreverao.
Juego, canto, bebo, río… y aunque no me quede un cobre,
al sonar la última hora… ¡que me quiten lo bailao! […]

 

Vídeo de Julio Sosa interpretando el tango ‘¡Que me quiten lo bailao!’

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.