Archivo de la categoría ‘Curiosidades de París’

Cuando Louis Pasteur probó por primera vez en un humano (y con éxito) la vacuna contra la rabia

Cuando Louis Pasteur probó por primera vez en un humano (y con éxito) la vacuna contra la rabia

La década de 1880 fue muy prolífica para el químico y bacteriólogo francés Louis Pasteur, quien se encontraba inmerso en su trabajo de laboratorio tratando de buscar diferentes vacunas que pudiesen salvar la vida a miles de ciudadanos que morían a diario a causa de múltiples infecciones y enfermedades.

El 6 de julio de 1885 se presentaron, en el pequeño laboratorio que tenía Pasteur en la parisina calle de Ulm, tres personas a las que un perro rabioso había mordido. Entre ellos se encontraba Josef Meister, un niño de nueve años de edad que parecía ser el que se había llevado la peor parte.

El científico, en colaboración con Émile Roux, llevaba tiempo trabajando en el desarrollo de una vacuna contra la rabia pero ésta, hasta el momento, solo había sido probada en algunos animales (sobre todo perros y conejos) por lo que, al no tener la titulación de médico y la vacuna no estar reconocida por el organismo oficial correspondiente, se arriesgaba a tener serios problemas si los trataba y vacunaba con lo que de momento tenía elaborado. Tras consultarlo, y aconsejado por su colega, Pasteur se animó a hacerlo.

De los tres pacientes a los que atendió el único que logró sobrevivir fue el pequeño Josef, a quien estuvo suministrando el compuesto antirrábico durante los siguientes diez días. Pasado este tiempo el investigador vio con satisfacción que había hecho efecto y que el niño estaba totalmente curado y fuera de peligro. Había nacido la vacuna contra la rabia con la que, debido a su éxito, en los siguientes años Pasteur trataría y salvaría la vida a cerca de tres mil personas que habían sido víctimas de mordeduras de perros rabiosos.

Como nota anecdótica cabe destacar que, años más tarde y siendo ya adulto, Josef Meister entró a trabajar en el Instituto Pasteur que se crearía unos años después y allí ejerció de vigilante hasta el día de su muerte, el 16 de junio de 1940, fecha en la que se suicidó tras la entrada en París de los nazis y tras haber intentado impedir que miembros de la Wehrmacht (fuerzas armadas del Tercer Reich) accediesen a la cripta en la que reposaban los restos mortales de Louis Pasteur, fallecido en 1895.

Lo que no queda muy claro en las crónicas de la época, ya que hay mucha información contradictoria, es el motivo real por el que Josef decidió suicidarse. Algunas fuentes señalan que fue tras la impotencia de ver que no había podido impedir el paso a los nazis y otras que indican que fue por la pena de haber enviado a su familia lejos de París, imaginando que éstos acabarían muriendo a manos de los alemanes.

 

Te puede interesar leer: El día que Louis Pasteur convenció a los médicos para que se lavaran las manos

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López.
Compra el libro online y recíbelo cómodamente a través de Amazón: https://amzn.to/2D1GPA5
 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Dónde está el ‘Kilómetro Cero’ en otras capitales del mundo?

¿Dónde está el ‘Kilómetro Cero’ en otras capitales del mundo?

Una de las cosas más típicas que cualquier turista realiza en su viaje a Madrid es visitar la Puerta del Sol y allí tomarse dos fotografías imprescindibles: bajo el monumento de ‘el Oso y el Madroño’ y junto a la placa situada en el suelo (frente al edificio de la Presidencia de la Comunidad Autónoma, donde está colocado el famoso reloj desde donde se despide cada 31 de diciembre el año) que marca el ‘Kilómetro Cero’ o lugar en el que parte toda la red de carreteras radiales de España.

Pero este ‘Km. 0’ no es el único que hay en nuestro planeta y a lo largo y ancho del mismo hay infinidad de países que tienen su propia capital con la correspondiente placa, monolito o monumento que lo representa. Cabe destacar que, curiosamente, muchos de esos kilómetros cero no están ubicados en el punto exacto donde tendrían que estar pero, si lo estuvieron algún día, en cierto momento fue cambiado de lugar (ya sea por unas obras, trasladarlo a un punto más turístico de la ciudad…) y que no todos esos lugares representan el punto de salida de la red de carreteras sino que también puede ser de la red ferroviaria del país e incluso de la red de oficinas postales.

Estos son unos cuantos ejemplos de otras capitales del mundo donde también tienen su correspondiente Kilómetro Cero.

¿Dónde está el ‘Kilómetro Cero’ en otras capitales del mundo?En Francia podemos encontrarnos hasta cinco poblaciones en los que hay una placa señalando el ‘Point zéro’: en la capital, París, se encuentra frente a la entrada de la famosa catedral de Notre Dame; en la plaza Gambetta de Burdeos; en la plaza Bellecour de Lyon; en la confluencia de las avenidas Canebière y Belsunce de Marsella; y en el puente Marius Gontard de Grenoble.

En Roma (Italia) podremos encontrar el ‘Chilometro zero’ en la cima del ‘Campidoglio’, más conocida como Colina Capitolina.

En Suiza el Km. 0 no está en su capital (Berna) sino en la estación de tren de Olten, en el norte del país, el punto desde donde partía la red ferroviaria.

En Londres el Kilómetro Cero del país se encuentra frente a la estación de tren de Charing Cross, una de las más importantes del Reino Unido. Concretamente la placa está colocada en la estatua ecuestre del rey Carlos I de Inglaterra. Pero esta no ha sido la ubicación inicial, ya que a lo largo de la Historia otros puntos de la ciudad también han sido considerados como Km. 0 (el Puente de Londres –en su extremo sur-, iglesia de San Leonardo en Shoreditch, extremo sur del Puente de WestminsterHyde Park Corner o  la iglesia de St Mary Matfelon entre otros lugares).

En Moscú lo podremos encontrar en uno de los puntos más turísticos de la capital de Rusia: frente a la capilla Ibérica, a escasos metros de la plaza Roja.

¿Dónde está el ‘Kilómetro Cero’ en otras capitales del mundo?Si damos un salto al continente americano, podemos encontrarnos con el Kilómetro Cero en la Plaza del Congreso de Buenos Aires (Argentina); en la Plaza de Armas de Santiago de Chile; bajo la cúpula del Capitolio Nacional de La Habana (Cuba); en el puente Martín Sosa de la ciudad de Panamá (capital del país homónimo); en un extremo de la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México; en Lima (Perú) lo encontrarás en el cruce de las avenidas Javier Prado con Circunvalación; en la Plaza de Cagancha de Montevideo (Uruguay); curiosamente en Canadá podemos encontrar el Km. 0 o ‘Milla 0’ como allí se llama, en la pequeña ciudad de Dawson Creek, al Oeste del país (en la provincia de la Columbia Británica), concretamente en el punto de donde parte la carretera de Alaska.

En Estados Unidos podemos encontrar un Kilómetro Cero (oficial) en la ciudad de Nueva York, concretamente en la esquina suroeste del Central Park con la avenida de Broadway (en Columbus Circle). Al sur de la Casa Blanca en Washington DC podemos encontrar un pequeño monolito conocido como ‘Zero Milestone’.

¿Dónde está el ‘Kilómetro Cero’ en otras capitales del mundo?Cambiando de continente y trasladándonos a Asia, también podemos encontrar algunos Km. 0. En Tokio (Japón) ese lugar está situado en el famoso barrio de negocios de Nihonbashi punto desde donde partían antiguamente las cinco rutas comerciales más importantes del país; en China se puede encontrar el Kilómetro Cero en la famosísima plaza de Tiananmen de Pekín; en Jerusalén (Israel) está situado en la Puerta de Jaffa (este punto se escogió durante la década de 1920, en el periodo en el que los británicos controlaron la zona. Hasta entonces -y desde tiempos del Imperio Romano- el Km. 0 de Israel se encontraba en un plaza interior de lo que hoy se conoce como Puerta de Damasco); en Bangkok (Tailandia) está en un monumento de la histórica avenida de Ratchadamnoen.

En el continente africano: en El Cairo (capital de Egipto) el Kilómetro Cero está en la oficina de Correos de la plaza Al-Ataba; frente a la catedral ortodoxa de San Jorge en la plaza Menelik de Adís Abeba se encuentra el Km. 0 de Etiopia; en Madagascar lo podremos encontrar frente a la estación de tren de Soarano en Antananarivo.

Y para terminar este post con unos cuantos lugares del planeta en los que se encuentra el Kilómetro Cero vamos a viajar hasta Oceanía, concretamente a Sídney (la ciudad más importante y poblada de Australia) donde en un obelisco en la Macquarie Place nos indica que aquel punto es el Km. 0 del país.

 

 

Lee otros posts sobre curiosidades del mundo

 

 

 

Fuentes de las imágenes: Wikimedia commons

El día que Louis Pasteur convenció a los médicos para que se lavaran las manos

El día que Louis Pasteur consiguió que los médicos se lavaran las manos

Desde la antigüedad una gran cantidad de científicos e investigadores estaban convencidos de que la mayoría de las enfermedades, así como muchos de los organismos (como moscas, mosquitos, plantas…) surgían espontáneamente a partir de la materia orgánica (conocido como teoría de la generación espontánea).

El 7 de abril de 1864 Louis Pasteur se presentó ante los académicos de la Universidad de la Sorbona de París y les ofreció una conferencia en la que pudo exponer, argumentar y demostrar, lo muy equivocados que habían estado hasta aquel momento en cuanto al conocimiento de cómo se originaban los microbios y microorganismos.

Utilizó novedosas técnicas para realizar la exposición que dejaron boquiabiertos a la inmensa mayoría de los presentes y les convenció de cómo estaban rodeados de todo tipo de bacterias, instándolos a ser lo más higiénicos posible en sus operaciones y tratamientos con los pacientes con el fin de conseguir quirófanos y consultorios lo más asépticos posibles.

Buena parte de los estudios y pruebas presentadas por Pasteur se basaban en el trabajo realizado durante varias décadas por el médico húngaro Ignác Semmelweis, uno de los primeros en demostrar la necesidad de lavarse las manos y mantener limpios los lugares en los que se realizaban intervenciones quirúrgicas y/o se asistían los partos. A pesar de sus advertencias sus consejos fueron desoídos por la mayoría de sus colegas.

A partir de aquella fecha, gracias al aporte de Pasteur y a las posteriores investigaciones de muchos otros científicos (entre ellos Joseph Lister inventor del antiséptico para desinfectar los quirófanos y que sirvió como base del enjuague bucal) las recomendaciones de Semmelweis se llevaron a cabo por los médicos, quienes tomaron conciencia y empezaron a lavarse las manos antes de cada intervención.

 

Lee y descubre en este blog más posts con curiosidades de la ciencia

 
Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López publicado por Editorial Léeme Libros.
Compra el libro online y recíbelo a través de un mensajero en tan solo 24 horas y sin pagar gastos de envío: http://latiendadeleemelibros.bigcartel.com/product/vuelve-el-listo-que-todo-lo-sabe

 

 

Fuente de la imagen: Captura Youtube

Los pintores que organizaron su propia exposición tras ser rechazadas sus obras [Anécdota]

Los pintores que organizaron su propia exposición tras ser rechazados [Anécdota]El mayor evento del mundo del arte durante los siglos XVIII y XIX fue, sin lugar a dudas, el Salón de París, una exposición organizada por la Academia de Bellas Artes parisina bajo el patrocinio del gobierno francés, que reunía anualmente en el Palais de l’Industrie las obras más significativas y a los artistas más importantes del momento.

Pero como suele ocurrir en este tipo de acontecimientos, tal y como iba adquiriendo más fama el Salón más elitistas se convertían los organizadores y mayor la dificultad  que tenían muchos artistas que veían como sus obras eran rechazadas injustamente.

Tras formular una queja oficial, el propio Napoleón III mandó publicar el 24 de abril de 1863 en ‘Le Moniteur’ (predecesor del ‘Diario Oficial de la República Francesa’), un decreto por el cual facultaba a los artistas rechazados a poder exponer sus obras en una sala anexa a la exposición oficial dentro del Palais de l’Industrie.

Así es como fue conocida aquella exposición alternativa como el ‘Salon des Refusés’ (Salón de los Rechazados) se convirtió en todo un éxito de afluencia de público que asistía en masa para ver aquellas ‘obras menores’ y que, según el criterio del jurado del ‘Salón de París’ no merecían ser expuestas.

Pero quien fue realmente generoso con las obras de aquel ‘Salón de los Rechazados’ fue la prensa y crítica especializada, viendo un gran futuro en muchos de los artistas allí expuestos.

Uno de los pintores que tuvo que exponer en la sala anexa fue Édouard Manet quien presentó los cuadros ‘Le Déjeuner sur l’Herbe’ (rechazado en 1863) y ‘Olympia’ (que corrió la misma suerte en 1865) pero acabó beneficiando ya que a partir de entonces comenzó a tener una meteórica carrera pictórica y se convirtió en una de las mayores influencias para los iniciadores del impresionismo.

 

Te puede interesar: Diez curiosas anécdotas de famosos pintores

Lee y disfruta de más anécdotas e historias curiosas como esta en el apartado Anecdotario de este blog

 

 

Fuente de la imagen:  Wikimedia commons

El curioso e histórico origen de ‘La Marsellesa’

El curioso e histórico origen de ‘La Marsellesa’

Con motivo de la guerra que Francia había declarado a Austria, el 25 de abril 1792 el alcalde de Estrasburgo, Philippe-Frédéric de Dietrich, organizó en su domicilio una cena a la que acudieron las personalidades más importantes de la región, así como oficiales del ejército galo destinados en aquella zona.

Los presentes sabían de la importancia que tenía el arengar a la tropa y llegaron al acuerdo de que un himno común cantado por los soldados, que tomaran parte en las diferentes batallas que se irían produciendo, ayudaría a levantar la moral de éstos.

El capitán Claude-Joseph Rouget de Lisle, quien además de tener sobrados conocimientos militares, era un virtuoso músico y compositor aficionado, se presentó voluntario para realizar el himno, el cual compuso esa misma noche tras llegar a su domicilio.

Al día siguiente y sin apenas haber dormido volvió a casa del alcalde con la partitura bajo el brazo, interpretando el himno que había compuesto y al que bautizó con el nombre de  ‘Canto de Guerra para el Ejército del Rin’. Todos los presentes quedaron entusiasmados con la composición y se decidió hacer varias copias de la partitura para ser enviadas a los destacamentos que debían entrar en batalla en los siguientes días.

En julio de ese mismo año un batallón procedente de Marsella entró en París mientras todos sus miembros iban cantando el himno que tres meses antes había sido compuesto por Rouget de Lisle. Era tal el ímpetu con el que cantaban que llegaron a contagiar la emoción a los ciudadanos parisinos que habían salido a las calles para recibirlos.

Su melodía y letra pegadiza hizo que en poco tiempo la inmensa mayoría de habitantes de la capital francesa estuvieran canturreando y tarareando el himno de los soldados de Marsella, motivo por el que acabó siendo conocida como ‘La Marsellesa’.

En 1795, tres años después, se convertía en el himno oficial de Francia, aunque cabe destacar que hubo un periodo de tiempo (de los muchos y convulsos que se vivieron en Francia) en el que se prohibió, aunque volvió a recuperarse como himno y desde entonces se ha convertido en el más famoso del mundo y, según los expertos, el que mejor describe al pueblo francés y su lucha por las libertades.

 

Lee y descubre en este blog otros post con curiosidades históricas

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Cuando al célebre compositor Camille Saint-Saëns lo confundieron con un espía en Canarias [Anécdota]

Cuando al célebre compositor Camille Saint-Saëns lo confundieron con un espía en Canarias [Anécdota]Explica Roger Alier en su libro ‘Sotto voce: una historia insólita de la ópera’ una curiosa anécdota sobre el célebre compositor francés Camille Saint-Saëns que tuvo lugar durante uno de los viajes que realizó a Canarias.

Al llegar el invierno, Saint-Saëns intentaba huir del frío de París trasladándose a algún lugar con un clima mucho más agradable y en el que permanecía hasta bien entrada la primavera. Uno de esos destinos eran las Islas Canarias y más concretamente Las Palmas, donde viajó hasta en nueve ocasiones entre 1889 y 1909.

Siempre que podía lo hacía de incógnito y permanecía alojado en algún modesto hotel de la población bajo una identidad falsa. Una de las que utilizó fue la de Charles Sannois, haciéndose pasar por un comisionista de comercio francés.

Tal y como describe Alier, cierto día, tras una agotadora jornada de trabajo en su habitación de un modesto hotel, Saint-Saëns decidió salir a dar un paseo, dejando todas sus notas y partituras a medio escribir sobre la mesa. Cuando entró la mujer de la limpieza para arreglar la estancia, tras ver todas esas hojas de las que no entendía nada de lo que ponía, supuso que eran anotaciones en clave y que el extraño, silencioso y escurridizo personaje que allí se alojaba se trataba de un espía, motivo por el que sin pensárselo dos veces dio aviso de inmediato a las autoridades.

La guardia civil se presentó hasta el hotel y al regreso del huésped lo interceptaron para identificarlo. Una vez descubierta la verdadera identidad del compositor y su deseo de permanecer de incógnito todo quedó aclarado y como una simpática anécdota de las muchas que le ocurrieron a lo largo de su vida.

 

 

Lee y disfruta de más anécdotas e historias curiosas como esta en el apartado Anecdotario de este blog

 

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Voltaire y su satisfactoria participación en una orgía [Anécdota]

Voltaire y su satisfactoria participación en una orgía [Anécdota]

A mediados del siglo XVIII, François Marie Arouet (universalmente conocido como Voltaire) fue invitado a asistir a una orgía en París. Jamás había participado en una y se tenía como un hombre abierto a nuevas experiencias, por lo que la curiosidad que sentía por saber cómo era hizo que aceptase la invitación a unirse a la bacanal.

La mañana siguiente, tras una más que satisfactoria y placentera noche, el filósofo francés comentó a sus amigos lo mucho que había aprendido y la gran experiencia que había supuesto para él.

Esto hizo que volviesen a invitarle a una nueva orgía para esa misma noche, pero Voltaire, a pesar de ver grandes virtudes en el hedonismo (doctrina que proclama el placer como fin supremo de la vida), prefirió declinar la invitación con la siguiente e ingeniosa contestación:

«Mis buenos amigos, una vez es filosofía, dos veces es perversión»

 

Lee y disfruta de más anécdotas e historias curiosas como esta en el apartado Anecdotario de este blog

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

Esta curiosidad es una de las que encontrarás en mi libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 
Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Cuál fue el primer espectáculo de striptease de la historia?

¿Cuál fue el primer espectáculo de striptease de la historia?

Posiblemente hace cientos de años ya hubo hombres y mujeres que se desnudaron frente a otras personas al ritmo de una música sugerente, pero el que está considerado como el primer striptease en una sala comercial frente a espectadores (del que se tiene constancia), tuvo lugar en el Moulin Rouge de París el 9 de febrero de 1893, cuatro años después de abrir sus puertas.

Ese primer striptease o effeuillage (como se le llama en francés) corrió a cargo de una bailarina, recién contratada en el Moulin Rouge, llamada Mona y a la que el propietario del local, el barcelonés Josep Oller, encargó entretener a un grupo de jóvenes estudiantes que habían acudido al cabaret.  Fue entonces cuando a la artista se le ocurrió realizar frente a los muchachos un baile en el que se iba quitando la ropa poco a poco, mientras simulaba que buscaba una pulga que le estaba picando por todo el cuerpo.

Las autoridades parisinas impusieron una multa de 100 francos a la joven exhibicionista por realizar una acción impropia en un lugar público.

Cabe destacar que en 1893 también se producía otro sonado striptease en este mismo local parisino y  que fue realizado por una modelo llamada Sarah Brown durante la fiesta de disfraces ‘Bal des Quat’z’Arts’ y en la que iba vestida de Cleopatra. La policía se presentó en la fiesta, disolviéndola y multando a la artista, esto provocó que se organizase una importante manifestación de protesta en el barrio Latino.

Un año más tarde los stripteases eran un número más que, junto al cancán, se convirtieron en seña de identidad del Moulin Rouge.

 

Lee en este blog otras curiosidades relacionadas con el sexo

 

Portada 6ª edición Ya está el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Ya está el listo que todo lo sabe” (Una curiosidad para cada día del año) de Alfred López
Compra el libro a través de los siguientes enlaces: https://www.amazon.es/dp/841558914X (para España) | https://www.amazon.com/dp/841558914X/ o https://www.createspace.com/7085947 (desde fuera de España)

 

 

Fuentes de consulta: moulinrouge / The Desirable Body de Jon Stratton / Dictionary of Artists’ Models de Jill Berk Jiminez y Joanna Banham / Satie the Bohemian de Steven Moore Whiting / The Ladies’ Room Reader Revisited de Alicia Alvrez
Fuente de la imagen: Wikimedia commons

La excusa perfecta de Enrique de Borbón ante sus infidelidades [Anécdota]

La excusa perfecta de Enrique de Borbón ante sus infidelidades [Anécdota]Como era costumbre en la época, a Enrique de Borbón (heredero al trono de Navarra) le concertaron un matrimonio de conveniencia con Margarita de Valois, hermana del rey Carlos IX de Francia. El joven príncipe se casó en contra de su voluntad y no sentía ningún tipo de atracción por la que sería su esposa a partir del 18 de agosto de 1572, día en el que se celebró la solemne ceremonia en el atrio de la Catedral de Notre Dame de París,

Desde el primer momento el esposo, que fue coronado ese mismo año como Enrique III de Navarra, se sintió desdichado y decidió buscar consuelo en el lecho de otras mujeres.

El monarca fue infiel a su esposa con numerosas cortesanas y en 1589, poco antes de ser coronado rey de Francia como Enrique IV, Enrique de Borbón y Margarita de Valois se separaron tras 17 años de infeliz matrimonio.

En el 1600 Enrique se casó en segundas nupcias con María de Médici con la que tampoco se sentía plenamente feliz y a la que también fue infiel en numerosísimas ocasiones, llegando la noticia hasta oídos del confesor real que decidió finalmente tomar cartas en el asunto y reprochar las aventuras extraconyugales al monarca.

Por mucho que intentó explicar al religioso su desdicha y motivo por el que cometía el adulterio, el confesor desaprobaba dicha conducta sermoneándolo continuamente, hasta que al rey se le ocurrió un plan perfecto para hacerle entender sus motivos: invitarlo a comer.

Se dispuso una gran mesa en la que se le sirvieron, uno detrás de otro, platos únicamente cocinados con perdiz. Pero llegó un momento en el que el religioso parecía estar cansado de comer todo el rato lo mismo, por lo que el monarca le preguntó si no era de su agrado la comida y el confesor contestó algo angustiado:

«Majestad… siempre perdiz…»

A lo que el rey replicó:

«¡Siempre reina!»

 

Enrique de Borbón no tuvo hijos con su primera esposa, seis con la segunda y se le atribuyen once hijos ilegítimos nacidos de sus múltiples infidelidades.

 

 

Lee y disfruta de más anécdotas e historias curiosas como esta en el apartado Anecdotario de este blog

 

Fuentes de consulta: Del hecho al dicho de Gregorio Doval / Curistoria
Fuente de la imagen: Wikimedia commons

La absurda muerte de Arnold Bennet [Anécdota]

La absurda muerte de Arnold Bennet [Anécdota]Arnold Bennet fue un prolífico autor británico que en sus 63 años de vida le dio tiempo para hacer multitud de cosas y en casi todas triunfó o fue reconocido.

De su personalidad destacó su carácter emprendedor para embarcarse en diferentes proyectos, teniendo en su haber un buen número de obras literarias, un guión cinematográfico, una ópera e incluso un plato gastronómico (la ‘tortilla Arnold Bennet’ que se sirve en su honor en el restaurante del Hotel Savoy de Londres).

Famosa también es la polémica discusión que protagonizó con los intelectuales del círculo de Bloomsbury (especialmente con Virginia Wolf), quienes criticaron duramente su obra.

Francia era un país que adoraba, motivo por el que se trasladó a trabajar y vivir en varias etapas de su vida. Durante la Primera Guerra Mundial el Ministerio de Información francés lo contrató para dirigir el Departamento de propaganda.

Y fue precisamente en París el lugar donde, años más tarde y de una manera estúpida, contrajo la enfermedad que acabaría con su vida. Todo se debió al hecho de querer desoír los consejos de un camarero que le advirtió que no era conveniente beber agua del grifo debido a que ésta estaba contaminada; Arnold Bennet se las dio de listo y se bebió un vaso entero para demostrar a todos los presentes que no pasaba absolutamente nada. Pocos días después cayó enfermo, coincidiendo con su retorno a Londres, falleciendo en su casa de Baker Street el 27 de marzo de 1931 a causa de la fiebre tifoidea.

 

Lee y disfruta de más anécdotas e historias curiosas como esta en el apartado Anecdotario de este blog

 

Fuentes de consulta: Yahoo! / ourcivilisation
Fuente de la imagen: Wikimedia commons