Obdulio López, presidente de Semana de Novela Histórica de Cartagena: «El género vive un momento excepcional»

Obulio López, presidente de la Semana de Novela Histórica de Cartagena, con las escritoras Cristina López Barrio y María Dueñas.

La Semana de Novela Histórica de Cartagena apura sus momentos para arrancar su XXIII edición. Una cita ya veterana en el panorama del género nacional, con sus dos galardones, sus autores invitados y el marco incomparable del teatro romano de la ciudad. Por eso, a menos de una semana del inicio de las actividades, el próximo lunes 3 de octubre, charlo con su presidente, Obdulio López.

López, también escritor de novela histórica, ha dirigido este evento como presidente de la asociación organizadora desde hace siete, aunque lleva vinculado desde el inicio, invita.do por su antecesor Jorge Poyato.

Asegura que «la novela histórica me ha gustado desde siempre» y confiesa que ha tenido «una especial devoción y admiración por el personaje de Aníbal Barca«.

Veintitrés ediciones… ¿Cómo ha cambiado la semana en estas más de dos décadas?

En realidad, lo que es el fondo de la semana de la novela histórica ha cambiado poco. Los escritores en un número de más de 200 han ido pasando pero la esencia siempre es la misma.

¿Qué espera de esta nueva edición?

En esta edición espero lo de siempre. Que todo suceda con normalidad y que los autores cumplan las esperanzas de los oyentes en cuanto al interés de sus obras.

Este año además de presentaciones y autores, también hay conferencias y un concierto, ¿la semana amplía su mirada?

Desde los primero años siempre hemos ampliado las presentaciones con ciclos de películas históricas, conferencias, expo iones de fotografía etc., etc. Hace dos años debido a las restricciones de la pandemia suprimimos todos los actos adjuntos. Este año los hemos vuelto a incluir dentro del programa.

El teatro romano es un marco inigualable para el evento, ¿es una seña de identidad?

Indudablemente. Desde que se descubrió el teatro romano ha sido un referente tanto de la arqueología como de Cartagena. Es un orgullo para la Semana poder escuchar a los autores en un marco inigualable.

Tras tantos años, esta Semana tiene una visión privilegiada de la novela histórica en España y su evolución, ¿cómo la ve? ¿cree que vive su mejor momento?

Desde luego que sí. Hemos vivido momentos álgidos y otros no tan buenos, pero he de decir que la novela histórica en la actualidad vive un momento excepcional. Cada vez hay más autores que bucean en la historia y escriben verdaderas joyas de la literatura.

Vic Echegoyen y José Zoilo son los vencedores de los premios Odilo y Ciudad de Cartagena de esta edición, ¿qué han visto en estos autores y sus obras?

Estos dos autores han escrito dos novelas que yo calificaría de extraordinarias. Se han distinguido de las demás por su literatura y por el interés de los momentos tratados. Nos han felicitado desde todos los estamentos por sendas elecciones por lo que creemos que hemos acertado en su elección.

La escritora Laura Falcó recoge hace dos años el premio Odilo.

Por primera vez, la semana nombra a un embajador, como Antonio Pérez Henares, ¿por qué?

Antonio Pérez Henares es la cuarta vez que viene a Cartagena a presentar una de sus magníficas novelas. Ha sido premio ciudad de Cartagena en 2008 y no podemos obviar el trabajo que hace a nivel nacional de divulgación de la cultura y de la novela histórica. También siempre nos ha tratado con un cariño especial y no podíamos dejar este cariño mutuo sin una credencial que lo perpetúe a lo largo de los años.

Antonio Pérez Henares, en una edición de la Semana de Novela Histórica de Cartagena.

¿Qué es lo más difícil de organizar un evento como este?

Lo más difícil, sin duda, es la elección de las obras ganadoras. Partimos de una quincena de obras y el ir descartando novelas se nos hace muy, muy difícil. Incluso a veces hay discusiones subidas de tono por defender a esta u otra obra. Pero no llega la sangre al rio (sonríe).

Después está el trabajo de coordinación de días de actuación y viajes de los autores, pero todo se lleva al final a un consenso.

¿Cuál es el mejor recuerdo que tiene de la Semana? ¿Y el más divertido? ¿Y el más engorroso?

Como mejores recuerdos hay varios, como por ejemplo, la presentación de la novela del ex primer ministro francés Dominique Villepin o la de la biznieta del último emperador de Austria, Catalina de Augsburgo.

El más divertido por la respuesta del autor, fue una presentación en un día de viento y lluvia espectaculares en la que presentaba su obra un gran académico (no recuerdo su nombre) y en la sala había seis personas. Todos estábamos sufriendo por tan escasa asistencia, pero el académico haciendo gala de su veteranía y experiencia dijo: «No se preocupen. En estos tiempos que corren una asistencia de seis personas es todo un éxito».

El más engorroso la produjo Fernando Sánchez Dragó que, después de estar más de dos meses preparando la presentación de su obra Galgo Corredor, a menos de 100 km de Cartagena me llamó y me dijo que se volvía para Madrid porque su médico le había dicho que aquí en Cartagena la pandemia estaba en límites muy altos. No era cierto, pero se volvió.

Eso sí, una vez en Madrid me llamó para disculparse y regalarme un artículo en el periódico y la promesa que volvería a Cartagena en el momento que yo quisiera.

Puedes seguirme en FacebookTwitter y Goodreads.

Si te ha interesado esta entrada, quizá te guste…

Los comentarios están cerrados.