Novela y ensayo histórico, una reflexión de Yeyo Balbás

El escritor Yeyo Balbás.

Hace unos meses entrevistaba en 20minutos al escritor e historiador Yeyo Balbás por su ensayo Espada, hambre y cautiverio (Desperta Ferro, 2022) sobre la conquista islámica de la Península Ibérica en el 711. La obra es un espléndido ensayo que quiere quitar mito a aquel hecho histórico e incide en la violencia y horror que aquellos hechos, como casi todas las conquistas de la época, conllevó, a pesar de algunas versiones posteriores quieran decir. La entrevista despertó la curiosidad de miles de lectores del periódico y el libro ha sido un pequeño éxito de ventas esta primavera.

Pero en aquella entrevista le hice una pregunta a Balbás que me guardé para compartir con vosotros en XX Siglos ahora. Este escritor cántabro es también novelista y ha escrito tres novelas hasta la fecha, Pax romana, Pan y circo El reino imposible, precisamente sobre la conquista musulmana. Y hace unos días ha resultado ganador del premio Ciudad de Úbeda de Novela Histórica con una novela sobre la batalla de Covadonga. Así que le preguntaba: ¿Qué supuso aquella novela frente a este ensayo? ¿Cree que a nivel divulgador es más útil o efectivo la novela o el ensayo? Y esta fue su respuesta…

En su Poética, Aristóteles considera que la diferencia entre literatura e historia reside en que la primera habla de lo universal, y la segunda, de lo particular. Para la filosofía aristotélica, una tragedia puede ser una ficción que nos permita alcanzar una verdad superior. Al escribir una novela, intento trasladar al lector reflexiones sobre la naturaleza humana. Hay quien emplea las novelas históricas como un sucedáneo «entretenido» de las obras de investigación y, sin embargo, toda novela es ficción, en mayor o menor medida. Esto resulta palmario cuando narras unos sucesos sobre los que no existen dos crónicas que los presenten de igual modo. Tienes que decantarte por una versión, sin poder explicar el porqué. Más allá de estas consideraciones, una novela es literatura, es arte, y un ensayo es ciencia. O debería serlo.

Creo que Balbás acierta de pleno incidiendo sobre todo en la ficción del género histórico, más cuando es un autor que cabalga las dos vertientes de las narrativas históricas, el ensayo y la novela. A veces, en este género el apellido machaca cualquier pulsión creativa o literaria y eso se nota, más que en otros géneros narrativos. El rigor y la investigación que se deben entremezclar en este género por su apellido «histórico» nunca debería matar la pulsión ficticia, la mirada universal más allá de los hechos.

Me ha parecido propicio rescatar esta reflexión de este autor ahora, más cuando acabamos de saber que acaba de ganar el galardón de Úbeda. En octubre, cuando se publique, os hablaré más de ella…

En el podcast del Certamen, por cierto, entrevistaban a Balbás, tras anunciarse el fallo. Podéis escucharlo en Ivoox.

Puedes seguirme en FacebookTwitter y Goodreads.

Si te ha interesado esta entrada, quizá te guste…

Los comentarios están cerrados.