‘Se busca Lucky Luke’: jugando con los clichés básicos del célebre vaquero

Por Pablo Lozano es director del Festival Internacional de Cómic Europeo (en Facebook,  Twitter e Instagram) y colaborador especializado en cómic histórico en XX Siglos. Le podéis seguir en Twitter, Facebook e Instagram, y escuchar en el podcast de cómic La buhardilla de Venger.

En el artículo de esta semana recuperamos al personaje clásico del que más estamos hablando este año. Y para nada contaba con ello ni lo había pensado así.

Ya son cuatro los artículos que le hemos dedicado al famoso Lucky Luke. Un cowboy entre algodones, El hombre que mató a Lucky Luke o un Cowboy en París son algunos de ellos.

Ya comenté hace un par de meses algunos de los títulos interesantes para el último trimestre del año. Tenía muchas ganas que apareciera el segundo número de esta colección especial de Lucky Luke que está realizando en solitario Matthieu Bonhomme, por lo que nada más aparecer este Se busca Lucky Luke, a principios del mes de noviembre, se situó entre mis prioridades de lectura.

Desde luego no me ha defraudado y sigue totalmente la estela de la obra anterior. Muy atentos a lo que Bohomme está haciendo con el personaje.

Se busca Lucky Luke

Con este sugerente título nos presentan esta nueva aventura. Al igual que con la primera y su nombre, la portada me recuerda bastante a la famosa resistencia del General Custer y el Séptimo de Caballería, lo nos invita rápidamente a sumergirnos en su lectura.

Como rápida sinopsis de la obra deciros que Angie, Bonnie y Cherry son tres hermanas en busca de fortuna atravesando el territorio apache en dirección al poblado de Liberty. Lucky Luke se ofrece a escoltarlas, poniendo a su servicio sus talentos de vaquero y pistolero, y juntos huyen de los indios que les pisan los talones. Las tres hermanas pronto se sienten atraídas por la fuerza y el valor del vaquero, y comienzan a competir por su afecto.

Sin embargo, alguien ha puesto precio a la cabeza de Lucky Luke. Tendrán que aprender a confiar unos en otros en su camino a Liberty, mientras les persigue un peligroso enemigo sediento de venganza.

A excepción de algunos personajes como Mama Dalton o Calamity Jane, los personajes femeninos no aparecían mucho por las historias del vaquero, y las pocas que había normalmente no mostraban interés en el protagonista. Bonhomme cambia las tornas y nos descubre en sus páginas a tres mujeres de armas tomar que no le van a hacer nada fácil el viaje que deben emprender conjuntamente. Parece que, como hablamos en el último cómic de Asterix. Tras las huellas del Grifo, hay una clara tendencia en la actualidad por parte de los autores en que los personajes femeninos vayan subiendo en presencia. Lo cual es muy positivo y se agradece.

Es muy divertido ver como las tres hermanas se van a ver sumidas en una batalla amorosa por llamar la atención del vaquero de muy diferentes formas y utilizando gran cantidad de trucos.

Además, en este número, Bohomme se ve liberado del estándar clásico del cómic europeo de las 48 páginas, contando con 68 páginas que le permite dejar un guión muy bien atado y sin lagunas.

Con respecto al dibujo, decir que desde la viñeta inicial mejora la gama de sus trazos y encuadres. El cómic consigue su propia atmosfera, tono y ritmo en cuanto a la parte gráfica. Disfrutaremos desde tonos naranjas imitando la luz natural del sol hasta de los azules que nos trasladan a la profundidad de la noche. Todo muy logrado y visualmente muy efectivo.

También va a entretenernos jugando con los clichés clásicos de Lucky Luke. El lector sabe que una aventura de Lucky Luke termina tradicionalmente con nuestro vaquero cabalgando con su fiel caballo Jolly Jumper cantando hacia el atardecer. Esta vez el autor comienza el relato con esta secuencia. Una manera de anunciar al lector que nos va a arrastrar al otro lado del espejo, en una aventura que debería sorprendernos y enseñarnos más sobre “El Hombre que tira más rápido que su sombra”.

En Se busca Lucky Luke se habla mucho de códigos y referencias, más que en el tomo anterior. Inspirados de la propia serie, por supuesto, especialmente gracias a la decena de personajes secundarios que el lector tendrá el placer de encontrar, desde el hijo de Phil Defer a la banda de Joss Jamon, los apaches de Patromino o la famosa caballería del coronel O’Nollan.

Otras referencias a la serie están diseminadas en el relato. Obras como Dalton City, La ciudad fantasma o el Jinete blanco tiene sus guiños entre sus páginas. Un juego de divertido entretenimiento que entretendrá al conocedor del universo sin molestar al novato. El autor no limita su juego de referencias al personaje de Morris. Las referencias al cine son evidentes: Érase una vez en el Oeste (1968), Silverado (1985) y muchas otras películas están presentes.

El tabaco vuelve a ser otro elemento recurrente en estas páginas. Mientras que Luke nunca pudo enrollarse el cigarrillo en el primer número, el vaquero ahora ha tomado la decisión de dejar de fumar.

También es necesario mencionar para aquellos que no se den cuenta que entre las páginas hay un claro homenaje a Rene Goscinny, guionista también de esta serie durante una larga etapa y al que se ha reflejado poniendo su cara a uno de los malhechores a los que se va a enfrentar Lucky Luke durante la aventura. Este es un gran detalle de Bonhomme que apreciamos los seguidores de la serie.


Por todo lo anteriormente comentado, tenemos que decir que seguimos encontrándonos ante una obra fielmente continuadora del primer tomo que incluso mejora en muchos aspectos lo que habíamos visto. Esto es muy positivo ya que, de entrada, nos hace empezar a desear que el tercer número no tarde mucho en aparecer. Pero, por otro lado, cada vez la responsabilidad va a ser mayor para Bonhomme por lo bien que ha realizado las dos primeras aventuras. ¿Con qué historia nos sorprenderá ¿Qué nuevas reglas romperá en el próximo número?

Nos toca esperar y seguir disfrutando mientras tanto de otras colecciones que os vamos comentando en la sección.

Si te ha gustado esta entrada, quizá te interese…

Los comentarios están cerrados.