Las claves de ‘Castellano’, la nueva novela de Lorenzo Silva: una mezcla diferente de historia y literatura

El escritor Lorenzo Silva, en Toledo. FOTO: CARLOS RUÍZ B.K.

Hoy en 20minutos os cuento cómo fue el encuentro con Lorenzo Silva en Toledo donde presentó su nueva novela, Castellano (Destino, 2021). En aquella soleada jornada traté de sonsacar con el escritor madrileño, ganador del Primavera, el Nadal y el Planeta, las claves de esta personal apuesta que lo acerca, sin dudar y con paso decidido, a lo mejor de la narrativa histórica contemporánea europea.

Es esta novela una apuesta que recuerda a  HHhH de Laurent Binet o las novelas de Éric Vuillard, donde ambos autores juegan con la reconstrucción del pasado histórico y lo mezclan, uno con la autoficción y otro con el ensayo. Y ambas mezclas se perciben claramente en la novela de Silva.

No lo niega el creador de una de las series policíacas más exitosas en España, la de los guardias civiles Bevilacqua y Chamorro, pero él tiene su propio ejemplo en mente y me lo cita: El emperador de Occidente, de Pierre Michon. Que los tres autores sean franceses puede ser casualidad, pero no lo es la premisa ni la búsqueda que esconden.

“La Historia es tan interesante”, me explica Silva, “un material tan bueno que, cuando está muy documentada, te permite tratarlo casi como la realidad contemporánea y, por eso te permite casi todas las formas literarias”. Con un deje rebelde afirma que no sabe “por qué siempre tendemos al modelo decimonónico; estamos imitando una y otra vez Guerra y Paz y a Dumas“.

“Podemos mezclar lo narrativo y lo ensayístico, algo que parece más aceptado en la novela contemporánea. Cuando te metes en lo histórico parece que hay que seguir modelos más rígidos porque, a la vez, la convención se vuelve un terreno más seguro, que te da libertad para fabular e inventar”. Silva afirma que la historia de los comuneros tenía “tanta riqueza, complejidad y actualidad que no quería tratarla como una antigualla del siglo XVI, quería tratarlo como algo vivo, porque leía las cartas reales de sus protagonistas y sentían que estaban vivos”.

También aprovecha esta forma para descender al pasado, de una manera moderna, a otros planos como la psicología: “Explicar qué sentían aquellos mindundis cuando se enfrentaban al señor del mundo o relatar a esa María Pacheco, diez años después, exiliada en Oporto, que seguro recordaría a su marido ejecutado. O qué referencias tenía. Yo no estoy seguro de que leyera a Plutarco, pero era el autor favorito de su maestro, así que era probable. Y si lo leyó, seguro que le llamó la atención la historia de Nicias, porque en el fondo su historia era similar. Este tipo de indagación va más allá de la novela histórica encorsetada y decimonónica”.

Del mismo modo, al intentar huir del canon histórico ha apostado por una novela relativamente breve y sintética para lo que suelen ser las novelas históricas, aunque reconoce que la revuelta comunera habría dado para un novelón de 800 páginas.

En su mezcla de registros literarios, que van desde el ensayo, a la autoficción y al relato histórico también hay espacios ocasionales para recursos tradicionales como cuando narra Villalar “como una batalla tradicional del género, con sus cargas y descripciones”.

El escritor justifica esta forma porque nuestro interés por la historia siempre parte del hoy: “La historia son arenas movedizas y siempre lo ha sido, porque siempre la leemos desde otros tiempos, no son las tablas de la Ley”.

En esa mezcla, como decíamos ante, hay espacio para la introspección donde el escritor-narrador explica su viaje hasta encontrar y aceptar su identidad castellana. Con capítulos de rabiosa actualidad (muchos), pero en concreto uno donde explica su estancia en una Cataluña en la que arrancaba el procés, a la que llegó “enamorado” y donde descubrió el “menosprecio a lo mesetario” en el ambiente mediático y cultural. Una parte de la novela que, como el propio autor reconoce, no está escrita con “rencor, pero sí con amargura”.

En unos días os traeré a XX Siglos mis impresiones sobre Castellano, pero aquí creo que tenéis las claves literarias que ha dado su autor sobre esta obra.

¡Buenas lecturas!

Puedes seguirme en FacebookTwitter y Goodreads.

Si te ha gustado esta entrada, te puede interesar…

Los comentarios están cerrados.