Juan Jesús Pleguezuelos, ‘El profesor inquieto’: “Ser profesor es algo muy serio para jugárselo en una tómbola como las oposiciones”

El profesor de Historia y divulgador Juan Jesús Pleguezuelos (cedida por EDITORIAL CRÍTICA)

Pocas veces se escucha las voces de los profesores de colegio e instituto cuando se habla de divulgar la historia. Los periodistas, los divulgadores, los historiadores y académicos, los novelistas, todos parecen tener más voz. Incluso cuando estos docentes se hacen oír, normalmente lo hacen por su otras facetas. Y este podría parecer uno de esos casos, pero no. Juan Jesús Pleguezuelos (Jaén, 1982) es un profesor de Geografía e Historia de Instituto que ha publicado este año un libro Como una historia. Un libro sobre historia, enseñanza y motivación (Crítica, 2020). Pleguezuelos además de profesor, ha creado unos exitosos podcast Historia de España para selectividad y triunfa en las redes con el sobrenombre de El Profesor inquieto.

Como una historia es una breve mezcla de experiencias personales como docente y reflexiones sobre su materia y sobre cómo impartirla. Es, a la vez, un ejercicio con un punto naíf de confianza y esperanza en el alumno, de fe en la docencia, pero también de desilusión en un sistema educativo anquilosado y muchas veces derrotado por la falta de medios e ilusión.

¿Por qué un profesor joven decide escribir una obra así? “Empecé hace 4 o 5 años”, me explica este profesor que me cuenta que sentía “una necesidad de gritar, de contar todo lo vivido: no tengo muchos años de experiencia, pero sí he cambiado mucho de centro y he tenido muchas experiencias diferentes”.

Pleguezuelos se reafirma en su esperanza en los alumnos y su cierto pesimismo hacia el sistema. “Va muy lento”, asegura, “va con retraso, pero no es tan malo como dicen“, matiza. Eso sí, “tengo esperanzas y se lo transmito a los alumnos: saldrán adelante siempre que persistan, que luchen, que estén dispuestos a los sacrificios”.

Este docente no quiere sentar cátedra -“tengo mis ideas, pero hoy todo el mundo, cuando habla, parece tener la verdad absoluta”-, pero tiene algunas ideas muy claras como considerar el sistema de oposiciones como “ridículo y absurdo”: “Ser profesor es algo muy serio para jugárselo en una tómbola donde la suerte es capital“. No es el único ‘recado’ que deja Pleguezuelos al sistema educativo: “Que se premie a los profesores por cumplir años, al margen de su trabajo o resultados. O que las jornadas lectivas sean tan largas y de una hora las clases: la última hora que damos no sirve para nada, los alumnos están agotados y con razón”.

Y esas ideas impregnan no solo las respuestas sino el emotivo libro de este maestro donde se relatan clases, donde explica como utiliza a Goku para explicar a los alumnos la historia de Aquiles, donde aparecen profesores ilusionados y apáticos que no quieren cambiar nada; directores con ganas y otros desconfiados ante los docentes con ganas; clases que sorprenden, alumnos que desafían los prejuicios sobre la juventud y llegan ávidos de enseñanzas… si alguien se preocupa de adaptar los contenidos a ellos.

Es probable que hoy enseñar Historia sea más difícil“, explica, “porque nuestra sociedad va encaminada a la tecnología”. Pero Pleguezuelos es un creyente de su materia: “La Historia se hace más necesaria hoy porque no queremos dialogar ni razonar, todo está sectarizado… La Historia nos hace analíticos, te hace hacerte muchas preguntas, muchas de las cuales quedan sin respuesta. Es algo que puede ayudarnos a vacunarnos contra algunos de los males de esta sociedad”.

También su actividad con los alumnos ayuda a romper tópicos y prejuicios sobre ellos. “Los alumnos no tienen prejuicios raciales ni casi de ningún tipo; los mayores sí. Ellos no suelen prejuzgar, ellos tienen asumida la interculturalidad porque la viven; son niños y a veces son crueles, pero esos temas están bastante superados.” Eso sí, recuerda que a veces los contenidos que se imparten no ayudan: “En los 90 nos decían que Al Ándalus era la mejor época de nuestra historia, que todo era maravilloso; tras los atentados de 2001 y 2004 pasamos al otro extremo, todo era horrible. Y no fue ni lo uno ni lo otro”.

Pleguezuelos se mueve como pez en el agua en las redes sociales, aunque es consciente de sus peligros. “Lo complican todo mucho”, afirma, “solo leemos titulares, solo compartimos contenidos con lo que estamos de acuerdo, con lo que nos radicalizamos… Las redes sociales son maravillosas, te dan superpoderes, pero mal usadas son muy destructivas. El sistema y la sociedad están muy perdidas con ellas”.

Pero eso no le quita fe a este profesor que manda trabajos a través de Instagram y que “está como loco” con TikTok donde hace vídeos sobre historia y cuelga retos que “tienen una respuesta tremenda: te lo agradecen, comentan, lo comparten…”

“El móvil sirve para estudiar, la redes sirven para la cultura… pero depende de cómo se usen”, se muestra convencido, pero también advierte: “Veo como un peligro uno de los malos usos de las nuevas tecnologías, la sobreutilización de imágenes, de power points, de vídeos… Con la imagen evitas que el alumno recree en su mente lo que encuentra, estamos sobrexpuestos a la imagen. Mis clases, en cierto sentido, son tradicionales, yo explico las cosas. Utilizo audios, porque quiero revitalizar el uso de la palabra que ejercita la creatividad y la imaginación”.

“La Historia gusta y yo lo noto”, concluye tajante este profesor, “creo que hay un creciente interés en la historia porque nos ayuda a entendernos“. Me despido de este profesor contagiado de parte de su optimismo, recordando a mis buenos (y alguno malo) profesores, y pensando que qué afortunados los alumnos que caigan con profesores entusiastas como este.

Puedes seguirme en FacebookTwitter y Goodreads.

2 comentarios

  1. VA A SER POR ESO QUE MUCHOS ENTRAN COMO FUNCIONARIOS INTERINOS Y CUANDO LLEVAN VARIOS AÑOS DANDO CLASES A ALGUIEN SE LE OCURRE QUE NO ESTARÍA MAL HACER UNAS OPOSICIONES.

    04 mayo 2020 | 16:53

  2. SI LAS APRUEBAN BIEN, SI NO LAS APRUEBAN SE LES CAMBIA DE LOCALIDAD Y A OTRA COSA. SON FUNCIONARIOS Y A NINGÚN FUNCIONARIO DESPUÉS DE HABER ENTRADO LE SUELEN EXPULSAR DEL FUNCIONARIADO.

    04 mayo 2020 | 16:58

Los comentarios están cerrados.