Paco Álvarez: “Nuestro futuro está bajo nuestros pies si recuperamos nuestro patrimonio”

Paco Álvarez, autor de Somos Romanos.

Paco Álvarez (Madrid, 1965), publicista, divulgador, presentador de televisión, ha lanzado este año un libro que podríamos definir como manual de nuestra herencia romana. En él, disecciona expresiones, costumbres e incluso prácticas sociales y políticas que nos recuerdan, hoy en pleno siglo XXI, que, como el mismo título indica, Somos romanos (Edaf, 2019). Lo hace con un tono didáctico y accesible, con gracia y con ganas de despertar la curiosidad, porque como el mismo libro indica “en realidad somos más romanos que una película de gladiadores”. Por cierto, Álvarez estará este sábado hablando de romanos y romanidad en El Escorial.

Leyéndole parece que en 2000 años no hemos cambiado nada…

Es que hemos cambiado muy poco realmente. Cada generación se cree que en su época han sucedido las cosas más importantes, pero si le digo que en el siglo IV, el historiador Amiano Marcelino afirmó: Las calles están llenas de jóvenes tocando el tambor vestidos como los bárbaros y cantan hasta la madrugada y molestan a los vecinos. Le resultará una opinión familiar.

[TRIVIAL | Costumbres y elementos de la antigua Roma que han llegado hasta hoy]

¡Hasta en España nos empezamos a parecer en eso de votar cada poco!

Si, en tiempos de la República romana, las elecciones eran cada año y los romanos votaban por lo tanto, una vez al año, como nosotros…

¿Cómo nació la inspiración para escribir este Somos romanos?

Cada vez que veía que alguna de nuestras “moderneces” estaba basada en algo romano, lo anotaba y llegó un momento en que tenía que compartirlo; como ocurre por ejemplo con las subastas, que se llaman así porque los legionarios exponían sus objetos en venta bajo sus lanzas clavadas en el suelo; lanza se dice Hasta y bajo Sub, así que ir a una Sub-Hasta, ya lo hacían tal cual nuestros abuelos romanos.

Y ¿cómo fue la labor de confección del libro?, ¿cómo eligió los elementos que al final quedaron en el libro y descartó otros? Porque tenía un océano de referencias por el que navegar…

Pues pensé limitarme a 15 temas comunes entonces y ahora, desde el sexo hasta la muerte, pasando por religión, política, derecho…conceptos muy, muy parecidos en la Roma clásica y hoy.

En nuestro ocio y consumo, quizá es donde los lectores puedan encontrar mayor sensación de espejo con los romanos de antaño…

Desde luego y más de lo que imaginamos. Un ejemplo: Llamamos todavía chatear a mantener una conversación en redes. Nuestros padres llamaban así a charlar mientras se tomaban unos vinos en el bar. Resulta que los romanos tomaban el vino en unas medidas pequeñas que curiosamente llamaban en griego “cyathos”-chatos. De esos chatos romanos viene el vaso de vino del bar y nuestro moderno chateo virtual

De todo lo que ha recopilado en el libro, ¿qué le ha parecido lo más sorprendente?

Cuando te encuentras la misma frase en un poema del siglo IV que en una canción de U-2: “El amor es la máxima ley” o escuchas una frase de Horacio en boca del replicante de “Blade Runner” “¿Sabes que es vivir con miedo? Eso significa ser un esclavo”.

¿Hay algo que perviva de los romanos de lo que deberíamos desprendernos ya?

De la esclavitud. Nos creemos que ya no existe, pero la prostitución, las mafias de emigrantes y la droga, producen esclavos sin posibilidad de redención ni de liberación demasiadas veces. Aunque ojo, la esclavitud no es específicamente romano, sino común a todos los pueblos.

Hace unos meses se celebró el II Día de la Romanidad, ¿hay interés por lo romano en la sociedad española?

Cada vez más. Las series, películas, documentales y afortunadamente, libros, sobre Roma tienen éxito porque nos hablan de nosotros, de nuestra historia y nuestra forma de ser. Además, cada vez nos interesa más nuestra historia y nuestra Historia con mayúsculas, comienza precisamente con Roma.

Y si a la gente le interesa la historia, ¿por qué parece que no termina de calar? Más allá del griterío político parece que la divulgación no interesa demasiado…

El cortoplacismo político y el poco apoyo a la arqueología hacen que los recursos sean siempre menguantes y orientados hacia fines políticos. Los políticos no quieren que se descubra la verdad, sólo lo que les sirva para arrojárselo al contrario y arañar un voto. Por ejemplo, vestigios romanos los hay repartidos por todos los rincones de España y si alguna vez los ponemos en valor como recurso económico, ese patrimonio romano evitará que se sigan vaciando nuestros pueblos. Nuestro futuro está bajo nuestros pies si recuperamos nuestro patrimonio. Los políticos en general, prefieren lo que nos divida, no lo que nos une y si la divulgación, si la historia se convierten en un arma política, perdemos todos.

Hace poco se ha descubierto restos romanos en la Casa de Campo de Madrid, se está reclamando más atención a la villa existente en Carabanchel… ¿Por qué Madrid no cuida y reclama más su legado romano?

Precisamente estoy pendiente, junto con los miembros de la Asociación del día de la Romanidad, de tener una reunión lo antes posible con la Comunidad de Madrid y con el Ayuntamiento para poner en valor desde el minuto uno, ese recurso que puede suponer reescribir la historia de Madrid y aportar un nuevo hito para la cultura y el turismo de la ciudad, precisamente en un distrito donde el turismo no suele acceder.

Puedes seguirme en FacebookTwitter y Goodreads.

Si te ha gustado esta entrada, también te puede interesar:

 

 

 

Los comentarios están cerrados.