‘Océano’, de Barry Cunliffe | Cómo la imaginación y el gen viajero ampliaron los horizontes de la humanidad

El barco de Oseberg, un Drakkar en el Museo de Barcos Vikingos (Oslo). (Peulle /WIKIMEDIA)

En tiempos donde todo parece ya contado, donde los enfoques y perspectivas parecen repetirse constantemente, se agradecen obras como esta de la que hoy os hablo. Océano (traducción de Jorge García Cardiel, Desperta Ferro, 2019), del reputado arqueólogo Barry Cunliffe, es un apasionante repaso de la navegación desde la prehistoria hasta la edad de los descubridores del siglo XVI.

En las páginas de esta mimada edición (en formato grande, llena de ilustraciones, fotografías, mapas), Cunliffe crea una narración lineal cronológica desde el Neolítico hasta los grandes navegantes del Renacimiento, pero también geográfica, desde el Mediterráneo Oriental hasta el Altántico y más allá. “La idea que subyace en la obra es la de descubrir qué hace que el hombre, al que la tierra le resulta natural y el mar, imprevisible, acabe navegando“, explica Alberto Pérez, historiador y editor español de su obra en Desperta Ferro. “Responde que tras ese impulso de lanzarse al mar y ver más allá, está la imaginación y el deseo de conocimiento”, explica.

Esas líneas temporales y geográficas que comentaba se convierten en un eje de personajes, hechos e ideas con las que construye el autor un relato, lleno de referencias culturales, arqueológicas y documentales. Narradas con pulso, erudición y belleza, Cunliffe ofrece nuevas visiones, nuevas miradas. Cambia la perspectiva hasta de los mapas de la obra, a los que gira a la derecha y los representa en eje este-oeste frente al tradicional norte-sur para apoyar esa mirada, ese avance desde las costas del Mediterráneo Oriental hacia el Atlántico. “Tiene una intención”, explica su editor”, hacia el oeste hasta el siglo XVI no había nada, era el océano tenebroso. Esos mapas sirven para plantearnos nuestras convenciones geográficas, porque la cartografía representa cómo vemos el mundo, y al cambiar los mapas, nos hace plantearnos cosas”.

Imagen del interior de ‘Océano’, donde se puede ver uno de los mapas girados (DESPERTA FERRO)

Y en ese relato de siglos pasados, Cunliffe nos ofrece un relato de total vigencia y modernidad. “Habla de intercambio continuo, de una cierta cultura compartida que va desde Noruega hasta Cádiz, ya existente hace 4.000 años, de colonización científica y difusión de ideas que no habría sido posible sin el mar y todo nos parece tremendo”, explica su editor.

Esa historia que abarca desde navegantes micenos hasta portugueses, de irlandeses, fenicios, vikingos, españoles; es una historia de aventura, de descubrimiento, viaje y transformación. De riesgo y conocimiento. Y nos habla de un movimiento humano, de la ruptura, consciente o no, de los límites de la realidad, del ir más allá. De un mundo liderado y agrandado por ese 20% de la humanidad que posee el llamado “gen viajero” que, como Cunliffe recuerda en sus reflexiones finales, con imaginación, con éxitos y fracasos, abandonaron la comodidad de sus hogares y se lanzaron al mar.

En un momento, como el actual, donde la arqueología naval está despuntando y hasta poniéndose de moda, la obra  de este arqueólogo -que por cierto, también ha excavado en España, en Córdoba y La Rioja- se antoja indispensable. En las páginas de Océano, se mencionan muchísimos pecios y el lector se hace idea de la cantidad de información y datos que pueden ofrecer, “si no se dejan en manos de piratas y cazatesoros”, apunta su editor.

Una auténtica gozada histórica y cultural. Un ensayo histórico de profundidad, largo recorrido y pasión. Los amantes de lo marítimo no pueden dejarlo pasar.

Puedes seguirme en FacebookTwitter y Goodreads.

Si te ha gustado esta entrada, también te puede interesar:

Los comentarios están cerrados.