La novela que bucea en los orígenes del monasterio de Poblet: “Un Far West medieval catalán”

MONASTERIO DE POBLET. Sergi Esteve (sel_commons) [CC BY-SA 3.0], via Wikimedia Commons

Al historiador y escritor Jordi Nogués (Artesa de Segre, Lleida, 1968) le fascina la arquitectura del pasado. Uno mira sus novelas históricas y lo demuestran. Si en Colosseum (Edhasa, 2016) noveló la construcción del Coliseo de Roma, en su última ficción, La espada y la semilla (Grijalbo, 2019), trata de reconstruir, en clave épica y de historia de aventuras, los difíciles inicios del monasterio de Poblet.

“Empezó como una fundación que el conde de Barcelona regala al Císter”, explica Nogués la historia de este recinto religioso. “Al principio era pequeño, pero por la necesidad espiritual de la época se acaba convirtiendo en una empresa enorme, que casi podía competir en el siglo XV o XVI con los señores más poderosos de Cataluña a nivel económico, la mentalidad de entender la economía de aquella institución era diferente a la de la época y más parecida a la nuestra“, define.

“Vivo en una zona, entre Tarragona y Lleida, muy rica en historia, y, como soy historiador era lógico que acabara dando con la historia de Poblet”, explica cuando se le pregunta por su conexión con el monasterio. Conexión, por cierto que viene de lejos, “estuve trabajando en temas de museos casi 14 años e hice mucha investigación: Poblet salía en todas partes”. Además, Nogués se confiesa “un enamorado de la colonización de Cataluña, cuando se abrió un nuevo espacio, muy poco poblado”.

Jordi Nogués (cedida por Grijalbo)

La novela arranca en 1150, tras la conquista de Lleida a sus dominadores musulmanes y cuando se reparten tierras entre los nobles que han participado en ella para repoblar. “Siempre que voy por Cataluña me imagino cómo estaba hace 1.000 o 3.000 años. Debía ser como nuestro Far West. Me interesa el tema de las construcciones, pero no sé la razón”, asegura.

Esa investigación se nota en esta historia de intrigas, aventuras, mujeres fuertes y luchas políticas y religiosas. Pero el tono novelesco no debe hacer dudar del poso histórico que hay tras la historia: “Hay 30 personajes con diálogo en la novela y 27 de ellos son reales“.

Entre esos personajes destaca Gaia, una de las protagonistas, una mujer en crecimiento, pero de armas tomar. “En mis novelas siempre ha habido mujeres fuertes”, explica este novelista que reconoce que “en la sociedad medieval la mujer estuvo muy discriminada”, pero que no solo fue un problema de entonces, ya que los historiadores del siglo XX también lo han hecho. Nogués está convencido de que en la Edad Media hubo mujeres fuertes que ejercieron influencia, como demuestran los casos más conocidos como Isabel la Católica o doña Urraca de León. Y confiesa que “aunque no era muy consciente a la hora de escribir, creo que me he contagiado, como muchos escritores, de un feminismo justo y equilibrado“.

El autor de La espada y la semilla defiende que escribe para “disfrutar, no para ilustrar a nadie”: “Es bestial”, reconoce hablando del disfrute que siente a la hora de trabajar. “Después, saco al historiador que soy y me aseguro que esté todo bien, soy meticuloso”.  Y defiende un cierto valor didáctico de la ficción histórica: “Es como un calzador, que ayuda a entrar el zapato en el píe”.

Siendo historiador, ¿no le han mirado mal sus compañeros de profesión por escribir ficción? “Siempre se ha maltratado a los novelistas, pero yo he he hecho ambas cosas y paso de todo. Si no les gusta, que se aparten”, afirma.

Y por último, tratando la historia de Cataluña en estos tiempos revueltos, ¿cree que el éxito de la novela histórica hoy tiene que ver con el auge de los nacionalismos? “No lo creo, yo dejo los nacionalismos y la política de lado cuando escribo. Escribo como siento, y cada uno tiene sus ideas y algo se filtra, claro, pero no busco ayudar a una nación u a otra, trato de mostrar mi alma, no mi ideología”.

Y vosotros, ¿conocéis esta novela y a su autor?

¡Buenas lecturas!

Puedes seguirme en FacebookTwitter y Goodreads.

Si te ha interesado la entrevista, quizá te interese…

Los comentarios están cerrados.