XX siglos XX siglos

"La historia es una forma más de ficción"
Jorge Luis Borges

León Arsenal, autor de ‘Enemigos del imperio’: “Hay que enfrentarse a la hispanofobia y a la leyenda rosa con hechos”

Storming of the Teocalli by Cortez and His Troops, de Emanuel Gottlieb Leutze (cc WIKIPEDIA)

Toda gran historia ya esta contada. Antes estaba todo por contar, ahora ya no. Estamos cambiando de ciclo. Aquello de que nadie sabe quien era Blas de Lezo es mentira”. Quien así habla es León Arsenal, polifacético novelista y escritor, cuando reflexiona sobre la divulgación histórica. Lo dice él, que acaba de publicar Enemigos del imperio (Edaf, 2018), una historia de la edad imperial española… visto desde el punto de vista de aquellos estados, colectivos e individuos que se la tenían jurada a la corona española.

“Había que cambiar el enfoque”, explica Arsenal, “y decidí poner el objetivo en otro ángulo: fui a buscar el por qué se produjeron los conflictos contra quienes se enfrentaron enconadamente contra los españoles, cuando quizá ni ellos ni los propios españoles lo deseaban”. Para este escritor y divulgador, todas estas historias -donde se mezclan imperios, papas, con forajidos, piratas e indios- son buena prueba de “las carambolas de la historia”: “como que el saco de Roma acabó influyendo o provocando el cisma anglicano; como que California pasara a ser española porque evitar el avances de los rusos… Es la demostración de que la historia no es lineal, ni de lógica simple”.

Arsenal ha ido calificando este listado de enemigos -que abarca varios siglos y cuatro continentes- en varias categorías: traidores, renegados, imperios enemigos, etc. En sus páginas encontramos comanches, rusos, papas, piratas, esclavistas… y al narrar sus historias demuestra el autor su brío narrativo de novelista.

[TRIVIAL:  enemigos del imperio español, ¿cuánto sabes de ellos?]

¿Qué dicen del imperio español sus enemigos? Le pregunto. “El español no tuvo la suerte del imperio romano, de ser compacto y convertirse en una gigantesca fortaleza asediada”, responde. “Si el planeta es un rompecabezas, el imperio español habría supuesto unas cuantas piezas dispersas y rodeadas de enemigos. Así que tuvo que ser agresivo, su defensa fue atacar. Y así lo hizo hasta su caída, tras la invasión napoleónica. Si no, a saber hasta cuándo habría aguantado, porque seguía atacando y tenía planes para seguir expandiéndose”.

Arsenal, con este argumento, desmiente algunos tópicos como que a partir del siglo XVIII se puso a la defensiva. Este autor lo niega. “En el norte de América no se les ocurrió hacer un muro absurdo como Trump”, compara, “tenían cada mil kilómetros un fuerte con dragones de cuera, una de las tropas más eficaces que jamás hayan existido. ¿Su estrategia? Lanzar contragolpes aterradores contra los indios. Contra los comanches, por ejemplo, fueron demoledores”. Y concluye: “La dispersión de los territorios del imperio provocó que la política española fuera muy agresiva”.

Pregunto a León si hacer divulgación sobre esa etapa de la historia no es meterse en la actual batalla donde confluyen Leyenda Negra, hispanofobia, nacionalismo… “Es inevitable que como reacción a un ataque, se opte por una postura igual de fantasiosa”, explica, “ante la hispanofobia, la reacción lógica es la de la nacionalista leyenda rosa o dorada que dice que todo lo que hizo España fue maravilloso y que fue infinitamente superior a otros pueblos europeos”. Y atiza Arsenal: “Son caminos totalmente erróneos y solo demuestran que unos y otros son cerriles. Los tópicos y los prejuicios no se desmontan con otros; sino con hechos y ciencias, en sentido lato porque la historia no es una ciencia como tal, pero ese es el camino. Hay que enfrentarse a la hispanofobia y la leyenda rosa. La historia tiene cosas buenas y malas, de las buenas hay que enorgullecerse y de las malas… ¡Pues que mejor cosa que haberlas superado! Europa fue colonialista y esclavista: qué mejor gloria que la propia Europa fuera quien desmontara esos sistemas y trascendiera su oscuro pasado”.

El autor, por cierto, es el principal impulsor del Proyecto Belvedere que tendrá lugar este fin de semana en la Casa del Lector del Matadero de Madrid y estará presente, junto a este bloguero en dichos actos.

¡Buenas lecturas!

Puedes seguirme en FacebookTwitter y Goodreads.

Si te ha interesado esta entrada, quizá te interese:

1 comentario

  1. Dice ser manolin

    no se si muchos sabrán quién era blas de lezo, pero te aseguro que muy pocos saben que era la “mita” y que España siguió con el tráfico de esclavos durante décadas después a firmar la abolición de la esclavitud.

    22 noviembre 2018 | 10:39

Los comentarios están cerrados.