BLOGS
XX siglos XX siglos

"La historia es una forma más de ficción"
Jorge Luis Borges

El cóctel de Jessica Fellowes: el mundo de ‘Downton Abbey’, misterio y las hermanas Mitford

 

Jessica Fellowes (Cedida por Roca Editorial)

Jessica  Fellowes, sobrina de Lord Julian Fellowes, creador de Downton Abbey y guionista de la estupenda Gosford Park, periodista y autora de varios libros anexos al universo de la célebre serie británica creada por su tío ha dado con un cóctel literario con aroma ganador. Y como lo tiene, ya tiene planificadas seis novelas, ni más ni menos, sobre Los crímenes Mitford. La primera, del mismo título que la serie, acaba de salir en castellano (lo publica Roca Editorial con traducción de Rosa Sanz) y en su idioma original, ya lleva dos.

¿La fórmula? Se la doy rápidamente: ambientación Downton Abbey (aristocracia británica de principios de siglo XX, señores y criados), misterio a lo Agatha Christie mezclado con crímenes históricos (en el primer caso, el de la muerte de la enfermera de la Primera Guerra Mundial Florence Nightingale Shore que apareció muerta en un tren) y cada libro centrado en la vida de las conocidas y tremendas hermanas Mitford, aristócratas reales y de polémica existencia (el primer libro gira en torno a Nancy).

Si se puede pedir más, o no, los lectores dirán. Yo, aprovecho el paso por Madrid de la autora para preguntarla por esta curiosa apuesta…

¿Cuál es el secreto de la vida de la aristocracia inglesa de principios de siglo XX que tanto fascina a los lectores de todo el mundo a día de hoy?

¿Es atractivo para los españoles también? Creo que tiene mucho que ver con el interés que despierta la relación entre señor y criado, que ha existido siempre en todas las sociedades. Incluso hoy en día, cuando no existe la noción de servicio, muchos de nosotros trabajamos en el sector servicios y estamos siempre al servicio de otra persona. Y estas relaciones humanas siempre llaman la atención. También, desde un punto de vista histórico, nos gusta remontarnos al mundo de cómo vivían nuestros abuelos.

A todas luces, las hermanas Mitford son interesantes, pero ¿para seis novelas?

Eran seis mujeres de clase alta, guapas de las que cabía esperar que llevarían una vida de los más predecible, pero cada una fue muy sorprendente y muy diferentes entre sí. Eran muy dinámicas y cada una representaron algo de ese período histórico de entreguerras que tanto me fascina. Una fue novelista, otra se dio a la vida del campo, una fue amante de Hitler, otra una duquesa; una fue fascista y otra comunista… Me interesa ese periodo porque fue uno de cambios muy rápidos y para todos, para hombres y mujeres. Realmente no solo me interesan las vidas de esas seis mujeres, sino todo lo que las rodeaba históricamente.

En esta primera novela de la serie, la Primera Guerra Mundial y sus efectos es un elemento importante

Aquella guerra hizo de catalizador de todos los cambios de aquel tiempo. Fueron tres grandes cambios: los tecnológicos, que la guerra empujó, en términos belicistas, pero también la explotación del gas, medicina; el segundo, tiene que ver con la mujer: la cantidad de hombres que mueren en la guerra hace que las mujeres tengan que dar un paso adelante y vivir sus vidas, porque se dan cuenta que tras la guerra no se pueden casar como se las había educado, no tenían esa opción; y el tercero es el empuje de la lucha del socialismo: los obreros ven que no hay más futuro tras la tragedia de la guerra y ellos mismo trataran de impulsar los cambios. Todo esto cristalizará en los años 20. Pero además, habrá otro elemento a sumar: la influencia de la cultura estadounidense. Incluso en las generaciones más jóvenes que no participaron en la guerra se mezclaron con esa tendencia: los nigth clubs, el consumo de cocaína, el disfrute al máximo… Hoy en día creo que vivimos una situación análoga, y quizá por eso el periodo entreguerras nos fascina tanto. Los cambios tecnológicos, las guerras horribles que vemos y también el paso que está dando la mujer y que se presenta ante sí misma de una manera diferente. Todo aquello del siglo pasado nos suena.

Habla del paso de la mujer… Su novela sale en pleno MeToo, en un año de gran movilización feminista y en ella su protagonista, Louisa, es una mujer y habla, mucho, de las mujeres de la época…

El feminista no es un mensaje que esté oculto en mi obra, para ser honestos está bastante claro. Soy feminista y siempre lo he sido. Es imposible que yo no tenga esas ideas y que no lleguen a mis páginas. Ha sido imposible abstraerse del ambiente tan feminista del último año. El periodo del que hablo en esta novela es muy auténtico y las mujeres tuvieron que enfrentarse a grandes elecciones, como mi protagonista Louisa. Ella tiene una batalla entre vida personal y familiar. Y a mí, hoy, me pasa también con mi hijo, pero tengo el compromiso de enseñarle que las mujeres también pueden y deben  desarrollarse profesionalmente.

Seguro que con estos elementos, algún elemento de la crítica, la habrá calificado de “literatura para mujeres”. Y, seguro, que si lo mismo lo hubiera escrito un hombre no lo calificarían así.

Si te soy sincera, los hombres suelen tender a leer novelas escritas por hombres. Y te soy igualmente sincera si te digo que a mí me irrita y me frustra esa parte tan cursi y rosa de algunas novelas escritas por mujeres y para mujeres.  Tengo la impresión de que esta novela también les está gustando a ellos. Tengo la experiencia de cuando hago charlas sobre la época de Downton Abbey: muchos maridos iban para acompañar a sus parejas y, al final, se me acercaban y me decían que les gustaba lo que decía y escribía.

Cuando se escribe sobre la historia y el pasado, ¿se siente la responsabilidad de enseñar al lector?

Es una responsabilidad que me apasiona, pero me siento segura de mis conocimientos. Llevo desde los 20 años indagando sobre esta época. Pero te digo una cosa: la historia es un área muy subjetiva. Si te pregunto cómo pasaste las navidades, tu me darás un relato; pero tus familiares seguro me dan otras versiones, algunas serán totalmente diferentes y otras más similares. Cuando los profesores nos enseñan en el colegio, nos dicen que así fueron las cosas, pero si nos paramos a pensar, a las mujeres se nos borró de la historia. Hay versiones de la historia. Se puede contar con veracidad una época, pero aportando nuestra visión. En mis novelas hay elementos que son como puntos de anclaje, por ejemplo las hermanas Mitford, pero también hay huecos en los que me encanta usar la imaginación mezclada con mis conocimientos, para rellenarlos.

Decía al principio que es sobrina de Julian Fellowes, ¿se siente presión al estar emparentada con un creador de esa talla?

No, no es presión. Julian y yo siempre hemos estado muy unidos. Es el hermano menor de mi padre, cuando nací era muy joven, tenía veintitantos años. Cuando era pequeña charlaba mucho con él y mucho sobre ese periodo histórico que nos fascina a ambos. Lo que él hizo en realidad fue mostrarme el camino y yo lo seguí. Y recibí un apoyo increible cuando recibí el proyecto de Downton Abbey y él lo que hizo fue apoyarme. Sin él, yo no podría estar aquí ahora. Aunque ahora tengo que mantenerme por mi misma. Ahora él está con el proyecto cinematográfico de Downton Abbey yo estoy ocupada con mis novelas. Pero bueno, más que un peso, ha sido una suerte tenerlo a mi lado.

Y, a vosotros, ¿qué os parece el cóctel de Jessica Fellowes?

¡Buenas lecturas!

Puedes seguirme en FacebookTwitter y Goodreads.

Si te ha gustado esta entrada, quizá te interese…

Los comentarios están cerrados.