BLOGS
XX siglos XX siglos

"La historia es una forma más de ficción"
Jorge Luis Borges

‘Los dueños del viento’, otra manera de contar una historia de piratas

PIXABAY

PIXABAY

He tenido la ocasión de leer este verano la novela de Patxi Irurzun Los dueños del viento (HarperCollins Ibérica, 2016) antes de su reciente lanzamiento. Ante mí, tenía una novela que enlazaba la famosa caza de brujas en Zugarramurdi con el mundo de los piratas del Caribe en el siglo XVII. Recuerdo que pensé que era una mezcla bastante interesante. E imaginé que tenía ante mí una buena novela de aventuras históricas.

Y sí. Pero no. La novela de Irurzun (escritor navarro de obras como Pan duro y o La tristeza de la tienda de pelucas) nos relata la historia de un joven, Joanes de Sargarmin, sus peripecias, su huida de la Inquisición y las aventuras y desventuras que corre con su fascinante y terrible amigo Kuthun y su inseparable Kattalina.  Es una historia de crecimiento, de amistad, del camino hacia la madurez, del amor a la lengua, a la música

Es cierto, no podía ser de otra manera, que algún abordaje hay y peripecias marineras también, e incluso el autor nos muestra las diferencias entre corsarios, bucaneros y filibusteros, pero Los dueños del viento no es una novela de Emilio Salgari, ni creo que el autor lo pretendiera. Con un tono pausado que no duda en disparar cuando la ocasión lo requiere, el escritor navarro prefiere tomar al hombre calmado (Joanes), al sensible músico y poeta, como narrador antes que al pasional y sanguinario Kuthun. Hay muchas maneras de contar una historia, también una historia de piratas, y Irurzun toma un camino más sinuoso del esperado.

Hay en Joanes amor por la música y la poesía y por su lengua prohibida (el euskera). Por ello esta novela está más salpicada de poemas (algunos creados por autores como Kirmen Uribe o Enrique Villaroel, el Drogas, de Barricada) que de duelos a espada y abordajes. Hay más emociones que acción, un cierto embrujo poético que nos lleva desde Zugarramurdi a Logroño, a San Juan de Luz, a Isla Tortuga, a La Habana, en pos de Joanes y Kuthun y su relación de amor-odio con la misteriosa Morguy (personaje interesante, por cierto, al que se echa en falta más desarrollo por su importante peso en la historia). Es, en definitivas cuenta, la historia de dos amigos muy diferentes, y como cada uno elige sus armas para rebelarse contra el mundo impuesto y su destino.

El resultado es una novela interesante, con momentos memorables (la estancia de Joanes con los bucaneros, para mi), que nos demuestra que siempre hay otra manera de contar las historias.

¡Buenas lecturas!

Puedes seguirme en Facebook, Twitter y Goodreads.

Si te ha gustado esta entrada, quizá te interese…

Los comentarios están cerrados.