BLOGS
XX siglos XX siglos

"La historia es una forma más de ficción"
Jorge Luis Borges

Las novelas históricas nominadas al premio Espartaco de la Semana Negra y la polémica que traen

CapturaDebían estar pensando en que Semana Santa tenían ganas de otra semana, la Negra de Gijón, y la organización publicó el primer avance de sus contenidos y los nominados a sus premios anuales. Una cita muy curiosa y llena de sabor, a la que me invitaron hace un par de años a presentar Los últimos días del imperio celeste, que mezcla con gracia lo literario con lo popular y lúdico. Este año viene con polémica como os cuento más abajo.

Y que tiene premio de novela histórica, que es de lo que trato aquí. Sin más dilación, los nominados al premio Espartaco a mejor novela histórica de 2015 son…

De dos de esas novelas (Los jugadores y Balbo) os he hablado en este blog, de la otra no os puedo contar mucho porque no la conocía hasta ahora. ¿Serían mis tres nominadas a mejor novela histórica? No, pero sí que las reconozco, al menos las dos que he leído, como dos notables novelas con valores y elementos para ser nominadas y premiadas. De hecho, incluí a Los jugadores, de Fortea, entre mis nueve novelas históricas del año pasado.

Polémica en las redes sociales

Sin embargo, las 18 nominadas a los seis premios de la Semana Negra de Gijón despertaron no poca indignación en las redes sociales. De 18, no había ninguna novela escrita por mujeres. Por poner tres ejemplos…

En Facebook, escritores como Cristina Macía, Juan Ramón Biedma o Fernando Marías también mostraban sus reparos a la selección.

La mayoría de las críticas se dirigieron contras las categorías de novela negra y fantástica, pero tampoco en la de novela histórica había autoras representadas. He corrido a preguntar a Ángel de la Calle, director de contenidos de la Semana Negra, qué podía responder ante esta polémica y esto me contestaba…

Desde hace unos años, las novelas y libros de no ficción finalistas a los premios que se fallan en la Semana Negra (Hammett, Rodolfo Walsh, Memorial Silverio Cañada, Celsius y Espartaco) son elegidos por las propuestas de escritores, lectores y críticos especializados, cada año distintos, que proponen sus títulos preferidos. Sumando los votos recibidos resultan las obras finalistas; obras, ya que se vota un libro de no ficción o una novela, no autores. Ha habido años, como este, en que ninguno de los títulos finalistas ha sido obra de escritoras, otros en que solo el libro de una autora fue finalista, otros en que varias obras de escritoras lo fueron. Evidentemente podríamos haber hecho trampa y quitar alguno de los libros finalistas para poner en su lugar el de una de las escritoras, pero no manipulamos los votos, ni los resultados. La selección final es lo que escritores, escritoras y lectores de ambos sexos han decidido. La Semana Negra es mera transportadora de los resultados.

Y ahora unas reflexiones rápidas...

Mías, y por lo tanto posiblemente equivocadas (o no), y seguramente realizadas sin el debido tiempo de reflexión…

  1. 18 nominadas. 0 mujeres. Y resulta un poco increíble, partiendo de la base que cada organización puede reconocer, premiar y distinguir a quien le dé la real gana. Pero en géneros como el negro, el fantástico o el histórico, que tienen una larga tradición de escritoras de primera fila y actualmente cuentan con autoras de largo recorrido y reconocibles nuevas voces, sí parece sorprendente que ninguna haya logrado optar a los premios. Me ‘cantan’ más las ausencias en novela negra y fantástica por lo leído el año pasado. Por todo ello, la sorpresa y la crítica es comprensible. Aún así creo que no vale criticar “qué pocas mujeres nominadas”, no. La crítica debería ser que no está tal obra, escrita por tal autora. Y sí está otro. ¿Se está pidiendo una cuota obligatoria o que las autoras (y cualquier otro autor) compita en igualdad de condiciones?
  2. ¿Y ahora qué? Espero que este debate lleve a reflexionar y a mejorar. Como contaba Ángel, ellos han sido los transportadores de las votaciones de sus expertos. Vale, pero ellos son responsables. Quizá haya que mejorar la selección, no lo sé. Quizá sería bueno dar argumentos para la nominación de cada libro. Ellos deben ser los que deben valorar el asunto. Habrá que ver por qué un porcentaje tan alto de la ‘población’ literaria no está representada. Por falta de calidad, dudo que sea. Eso sí, creo que sería un error mayúsculo, que no creo que cometan, rectificar las nominaciones, como algún tuitero comentaba y citaba lo ocurrido en el Festival de cómic de Angulema hace meses, caso que me parece diferente. Supondría un desprestigio para el premio y una falta de respeto para los actuales y nuevos nominados, que sabrían que no optan por que haya reconocimiento de su trabajo sino por presión mediática. Por mi parte, confío en que la Semana Negra, un evento del que se podrán decir muchas cosas pero no que es carca o conservador, sabrá responder y evaluar si ha sido un fallo puntual o algo más. Y sobre todo, espero que no se dejen llevar por la premura o por el intento de contentar a todos y hacerlo rápido y mal.
  3. ¿Es el premio en sí o algo falla en el mundo editorial?  Es algo que llevo meditando hace tiempo, ¿es problema de la Semana Negra o del sector editorial? ¿No resulta extraño que en un sector donde la cuota de mujeres con poder (editoras) sea tan alto sigamos hablando de esto? A vuela pluma, y sabiendo que cada vez publican más mujeres y algunas venden barbaridades, todavía hoy creo que hay más hombres publicando novela de género. Y que se apuesta más por ellos. Y eso que todos sabemos que las lectoras son más numerosas. Dos muestras, en la selección de las mejores novelas históricas del año pasado de Todoliteratura  y de las mías propias, no había una sola novela escrita por una mujer. No es significativo, porque son sólo opiniones de lectores, pero puede ser indicativo. ¿Hay que hacer una reflexión mayor?
  4.  Estos premios… Este debate también se ha aprovecha para cargar contra los premios literarios. ¡Ese gran Leviatán! ¡Viciados, injustos! Bueno, bajémonos del guindo, no hay un dios premiador que se haya leído todas las novelas posibles (como tampoco lo hay en el cine) y bajo un criterio objetivo premie siempre a los mejores. Eso NO existe. No hay premio que deje a todos contentos y que no sea considerado injusto por otros. Ahora, yo prefiero premios a novela publicada (como estos, o como el ya, creo que extinto Ciudad de Zaragoza) que los que premian obras inéditas de autores muy reconocibles. Me parecen más valientes y arriesgados, más transparentes y sometidos al juicio público. No sólo los prefiero, sino que creo que debería haber más y, seguramente, pocas veces coincidirían. Prefiero premios polémicos a premios vacíos que sirvan solo a determinados intereses que nada tengan que ver con lo narrativo o para contentar a todo el mundo.

Y hasta aquí, mis reflexiones… ¿Las vuestras? ¿Qué os parecen los nominados al premio Espartaco?

Puedes seguirme en Facebook, Twitter y Goodreads.

Si te ha gustado esta entrada, te puede interesar…

3 comentarios

  1. Dice ser Sierra_1

    Que nos regalen los premios por cumplir cuotas… de creadores de los “Oscar tan blancos”, aunque curiosamente el mayor ganador de los dos años es hispano…

    Llega a sus bibliotecas “ni una mujer en los premios” y ” ni un treintañero en los premios”… pues oye si este año no se lo merece ninguna mujer ni ningún menor de 40 pues que se le va a hacer.

    28 Marzo 2016 | 18:01

  2. Dice ser PEDRO PABLO UCEDA CARRILLO

    No soy partidario de las cuotas obligatorias y menos en literatura. Una cosa es cierta, entre los grupos de lectores donde me muevo hay muchísima más presencia femenina que masculina, y que de las últimas charlas con escritores en las que he estado guardo un especial buen recuerdo de las que dieron Espido Freire y Elvira Lindo, y no me he entretenido en contar cuantas han sido de hombres y cuantas de mujeres.

    A modo de anécdota, de las 58 fotos que aparecen en la web de la Semana Negra, 20 son de mujeres. ¿Será por algo?

    28 Marzo 2016 | 18:08

  3. Dice ser RayozZz

    Bueno, yo no he estado al tanto sobre los premios Espartaco o sea que no sé bien qué opinar, pero en general, en arte, pues se premian las obras en si, que deberían de predominar (me parece fatal eso de premiar obras inéditas de autores conocidos, la verdad, creo que los premios están para descubrir historias, pero también talentos nuevos, tengan la edad y sexo que sean, loa autores consagrados no necesitan nara para promover, si acaso les daría algún premio en plan honoris causa), en vez de discriminar sobre autores.

    Es una lástima que no haya habido mujeres, pero supongo que a veces sucede, si se trata de no hacer diferencias de género. Si se hacen diferencias de género, entonces habría que crear unos premios para novelas de mujeres, que sería discriminación positiva, pero ¿y qué pasaría si no se presentase ninguna mujer? . No sé, habría que incentivar que las mujeres escribieran el tipo de novelas que promueva el premio Espartaco.

    Por cierto, ya estoy ahorrando para “Los últimos días del Imperio Celeste”, seguramente en formato digital, o no sé, ya veré. Este mes tuve mucho gasto y me compré uno de jardinería en plan maceto-huerto, a ver si ahorro en pimientos, tomates, ajos y cebollas… 🙂 fácil de leer incluso para gente con problemas, como yo desde hace unos pocos años… Pero bueno, en ello estoy, casi como los ciegos, pero viendo…

    29 Marzo 2016 | 22:36

Los comentarios están cerrados.