BLOGS
Viento de Levante Viento de Levante

"No hay espejo que mejor refleje la imagen del hombre que sus palabras" Juan Luis Vives

Archivo de Mayo, 2016

Sánchez ganará el pulso a Ximo Puig… y Rajoy, Iglesias y Oltra se beneficiarán

El pulso que ha lanzado el presidente de la Generalitat Valenciana y secretario general del PSPV-PSOE, Ximo Puig, a la dirección federal del PSOE que lidera Pedro Sánchez, candidato a presidente del Gobierno de España, lo va a ganar, seguro, éste último. La dirección federal tiene la palabra y, si Ximo Puig no rehuye el enfrentamiento antes y pliega velas, tumbarán sin contemplaciones la candidatura que impulsa el PSPV, respaldada por decenas de alcaldes socialistas valencianos.

Pedro Sánchez y Ximo Puig

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, con el presidente de la Generalitat, Ximo Puig.

Sí, sin duda este pulso, esta batalla, interna, la ganarán Sánchez y César Luena, partidario éste último de no ceder ni un ápice ante la pretensión de Ximo Puig, aliado de la presidenta de Andalucía, Susana Díaz. De lo contrario, si se transmite la sensación de que los barones se imponen a Pedro Sánchez, su fracaso electoral estaría garantizado.

Sin embargo, los grandes beneficiados en clave electoral de este pulso entre dirigentes socialistas serán, con toda probabilidad, Pablo Iglesias, líder de Podemos, que ve cómo el PSOE se divide a semanas de los decisivos comicios generales, cómo se cuestiona a Sánchez incluso desde sus filas, y cómo un poderoso barón regional socialista viene a darle la razón a su oferta de candidaturas conjuntas al Senado, que Pedro Sánchez rechazó con un explícito ‘No, gracias’.

Otra beneficiada es Mònica Oltra, que con este pulso que perderá Ximo Puig ante Pedro Sánchez podrá esgrimir la reiterada tesis de Compromís: los valencianos necesitan un partido nacionalista como el suyo que defienda los intereses de los valencianos sin tener que pedir permiso a  Madrid.  Además, se volverá a visualizar a nivel estatal que a ella sí la respetan en Ferraz, porque necesitan su apoyo y su capacidad de arrastre con Podemos, mientras que desde la dirección federal del PSOE se ningunea a Ximo Puig.

Ximo Puig con Mónica Oltra y Antonio Montiel

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig (PSPV-PSOE), con Mònica Oltra (Compromís) y Antonio Montiel (Podemos).

Además, el presidente de la Generalitat Valenciana ha visto cómo dos relevantes compañeros del socialismo valenciano, en posiciones abiertamente críticas con Ximo Puig y su núcleo de confianza, han aprovechado este pulso con Pedro Sánchez para reforzar su alianza con Ferraz. Por un lado, el secretario general del PSOE de la provincia y diputado nacional, José Luis Ábalos, ha criticado la oferta de pacto de Ximo Puig y ha recalcado que rompe la estrategia federal del PSOE en toda España, contraria a pactar con Podemos candidaturas conjuntas, cuando rechazaron facilitar un gobierno de Pedro Sánchez con Ciudadanos, mediante su abstención.

Y también ha cargado contra la decisión de Ximo Puig, con más dureza, Francesc Romeu, vicesecretario general y portavoz del PSPV-PSOE. teórico número dos de los socialistas valencianos (aunque apartado por el presidente de la Generalitat). Según Romeu, “la singularidad valenciana aludida para justificar el acuerdo es un argumento pueril que no elimina el miedo electoral y la poca capacidad de iniciativa para el liderazgo. Nuestra singularidad es la propia del PSPV-PSOE un partido de gobierno (que gobierna…) que no se diluye o disimula”.

Rajoy aplaude a Bonig

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aplaude a Isabel Bonig, presidenta del PP de la Comunidad Valenciana. (EFE)

Por último, son el presidente del Gobierno en funciones y candidato del PP, Mariano Rajoy, y la presidenta regional del PP valenciano, Isabel Bonig, los otros grandes beneficiados del pulso que perderá Ximo Puig. Rajoy porque, como Pablo Iglesias, ve cómo se cuestiona el liderazgo de Pedro Sánchez desde las propias filas socialistas, porque puede esgrimir que los socialistas quieren pactar con Podemos, a quien, como Pedro Sánchez, tacha de extremistas, y porque, probablemente, sin el pacto volverá a adjudicarse nueve senadores en la Comunidad Valenciana, por tres que se repartirán entre el PSOE y Podemos-Compromís. Y para Isabel Bonig supone facilitar el ataque a Ximo Puig con dos de sus principales mensajes: que es rehén de Mònica Oltra y Podemos, y que se le ningunea desde su propio partido en Madrid.

Veremos cómo acaba el pulso, pero desde luego no parece que vaya a dar ningún rédito al PSOE y sí mucha munición a sus adversarios políticos en plena precampaña electoral.