20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Entradas etiquetadas como ‘xbox 360’

Aluvión kinéctico para Xbox 360

“Disculpe, ¿esto es la conferencia de Microsoft del E3 de 2011 o la de 2010?” Seguro que ayer no fui el único que se hacía esta pregunta mientras veía (vía streaming por desgracia) el gran evento de Xbox 360 en Los Ángeles. La sensación que me produjo fue exactamente la misma que hace un año: un espectáculo que empezaba muy potente para acabar en continuos, y a menudo torpes, intentos de vendernos Kinect.

Lo cierto es que el inicio no pudo ser mejor, con una espectacular demostración de Call of Duty: Modern Warfare 3 que dejó al personal babeando durante horas. Submarinos, lanchas, barcos, Nueva York, disparos y explosiones por doquier… This is Hollywood! La continuación mantuvo el nivel con una Lara Croft rejuvenecida, auspiciada por Square Enix y bastante inspirada por Nathan Drake (me reservo el resto de comentarios sobre Tomb Raider para un post exclusivo). Después llegó el asombroso Mass Effect 3, del que nada malo se puede decir.

Con el nuevo Ghost Recon mi interés comenzó a decaer, pero es que he de reconocer que Tom Clancy nunca ha sido santo de mi devoción. Además, ya empezaba a verse por dónde iban los tiros (nunca mejor dicho): lo que se buscaba era darle mayor protagonismo a Kinect. Eso no me parece mal, de hecho creo que al invento, pese a su exitazo, le ha faltado un buen respaldo de software tanto en cantidad como en calidad. Sin embargo, tampoco creo que lo correcto sea kinectizarlo todo de repente.

En Ghost Recon se podían controlar las armas con Kinect. Tengo serias dudas sobre cómo de bien se manejará eso realmente. Por supuesto, tal y como me comentaba un amigo, ni pensar en emplear este sistema para partidas online. En Mass Effect 3 se podrán usar comandos de voz. Esto tiene su punto, pero es algo prescindible y está por verse cómo lo adaptan al español. Juegos de EA Sports con detección de movimientos (¿FIFA Kinect?, ¿en serio?).

Hasta aquí, lo más impactante del evento había sido todo multiplataforma y con algún añadido exclusivo en el mejor de los casos. Con los títulos propios para Xbox 360 nos llevamos alguna alegría más. Bueno, para ser exactos, nos llevamos una alegría más y además no era nada inesperado: Gears of War 3. Sin sorpresas, pero sin “peros”. Menos me gustó lo que han hecho con Fable, una franquicia a la que incomprensiblemente han metido el turbo, y que ha acabado convertida en Fable: The Journey, algo que parece un shooter sobre raíles al que se juega moviendo los brazos para lanzar hechizos. En cuanto al remake del primer Halo… no fue como para quedarse boquiabierto.

Y más Kinect: acción con Ryse (al menos esto lo firma Crytek), Forza MotorStorm 4 (carreras también sin Kinect), una especie de Kinect Adventures con licencia de Disney, un juego de Barrio Sésamo, Kinect Sports 2 (olor a 2010), Dance Central 2 (hedor a 2010), el algo más presentable (no demasiado) Star Wars Kinect… y funciones como el reconocimiento detallado del jugador, el escaneo de objetos o un editor para que los aficionados trasteen con Kinect.

En medio de esta avalancha de juegos y nuevas funciones me pareció especialmente destacable la inclusión de YouTube y Bing en la interfaz de Xbox 360. Nunca está de más  ampliar las posibilidades de la máquina. También me pareció muy curioso el aterrizaje en la consola de Microsoft de algo tan alternativo como Minecraft.

Quizá en un intento por dejar un buen sabor de boca a los jugadores tradicionales tras tanto empacho de Kinect, Microsoft cerró su conferencia con el anuncio de Halo 4. Poco se pudo ver y la información tampoco fue demasiada: llegará a finales de 2012 y supondrá el inicio de una nueva trilogía. Poco, pero suficiente para que los fans de la saga se coman las uñas durante meses.

¿Qué os pareció la conferencia de Microsoft?

E3 2011: Reimpulsando Kinect en la 360

Microsoft sigue confiando en el potencial de su invento y así lo demostrará en su conferencia del E3 de Los Ángeles, donde recurrirá a un aval con mucha Fuerza: Star Wars Kinect. Este juego, que levantó pasiones cuando fue desvelado, focaliza el entusiasmo de miles de jugadores que aún confían en que Kinect es sólo un invento para juegos familiares de corte simplón. Reconozco que el título me llama la atención pero, hasta que no vea cómo se juega, no me fío.

Uno de los rumores más insistentes, y yo creo que también uno de los que mayor credibilidad tienen, gira en torno a la presentación del soporte de tecnología 3D para Xbox 360. A estas alturas de la película yo lo daría casi por hecho. En cuanto a juegos nos vamos a encontrar con dos grandes cabezas de cartel: el largamente esperado Gears of War 3 y un nuevo Halo. Como en el caso de PS3, “la guarnición” se presenta más que suculenta con multiplataformas como Bioshock Infinite, Ninja Gaiden 3, GTA V, Batman: Arkham City, Hitman: Absolution, The Elder Scrolls 5: Skyrim, etcétera.

Skype, Microsoft, Xbox 360…

En cuanto me enteré de que Microsoft iba a comprar Skype, no me costó imaginar los comentarios de la gente: “Skype se va a ir a la mierda”, “¿por qué Microsoft?”, “ahora lo van a estropear”… No me equivoqué ni un ápice, no había más que echar una ojeada a lo que se comentaba en Twitter o en cualquier web de noticias para darse cuenta de que a la mayoría no le hacía mucha ilusión la noticia.

Está claro que Microsoft sigue arrastrando un serio problema de imagen que se originó hace años y que no es capaz de quitarse de encima. No seré yo quien diga que Microsoft es una empresa maravillosa, pero sí que me parece que las críticas se exageran. La inmensa mayoría de las opiniones negativas se basan en los múltiples fallos de Windows e Internet Explorer así como en el espítitu de monopolio que flota en torno a la compañía que actualmente dirige Steve Ballmer.

Sin embargo, Microsoft también hace muchas cosas bien que no suelen reconocérsele. Sus aplicaciones ofimáticas, su servicio de correo electrónico o el de mensajería instantánea son utilizados por millones de personas en todo el mundo. Quizá no sean los mejores servicios, pero no se puede decir que sean malos. Aunque en mi opinión, lo mejor que ha hecho Microsoft ha sido en su división de videojuegos.

Volviendo ahora a la compra de Skype, ¿a nadie se le había ocurrido el potencial que podría alcanzar unido a Xbox 360 y a Kinect? A la propia Microsoft sí y, de hecho, no tardó en anunciar la integración del servicio de VoIP en su hardware. Sinderamente, teniendo en cuenta el poder económico que posee este gigante tecnológico, creo que lo úico que se puede esperar es que Skype mejore.

Quizá la única duda en todo este asunto estaba en si Skype dejaría de ser un producto multiplataforma, pero Microsoft ya ha confirmado que no habrá cambios en este sentido. Skype estará perfectamente integrado en Windows, Windows Phone y Xbox Live, pero seguirá existiendo en Mac, Linux, iPhone, Android e incluso PSP.

Tal vez algún día tenga que tragarme mis palabras, pero intuyo que esta compra beneficia a todas las partes, consumidores incluidos.

Crimen contra Samurai Shodown

Hace unos días al fin tuve la oportunidad de probar Samurai Shodown Sen, de la Xbox 360. Tenía ganas de probarlo, no porque pensase que podía estar bien (ya sabía que era flojillo) sino por ver una entrega de esta fantástica franquicia de lucha en 3D. Ése era un gusanillo que tenía desde que en los 90 vi en una revista una captura de Samurai Shodown 64, uno de esos juegos que jamás llegué a contemplar con mis propios ojos.

Ya he saciado mi curiosidad…¡y a qué precio! Samurai Shodown Sen es uno de los peores videojuegos de lucha que he probado en muchísimo tiempo. Podría ponerlo a parir sólo por el hecho de que no conserva ni un ápice de la esencia de la saga, pero es que, si no tenemos en cuanta los videojuegos previos, sigue siendo igual de malo.

¿Por qué es tan feo?, ¿por qué se ven esos polígonos?, ¿por qué hay tantos escenarios tan oscuros que es imposible apreciar nada?, ¿por qué los personajes son como muñecos de plomo a los que les cuesta horrores dar un ligero saltito?, ¿dónde están los movimientos especiales?, ¿dónde el control y la jugabilidad de antaño? Es feo, horrible, injugable.

El colmo del desastre de diseño, más allá del apartado visual o de lo absurdo de que los luchadores apenas salten, es que existen un par de tajos hiperpotentes con los que se puede derrotar al enemigo de dos golpes. Más incomprensible es, si cabe, la idea que tuvieron al crear a uno de los enemigos finales, un tipo que lleva un rifle.

No voy a entrar en discusiones sobre lo lógico o ilógico de introducir a un personaje con un arma de fuego en Samurai Shodown. Lo que de verdad me escandaliza es que, si alguien se elige a este personaje, tiene la victoria asegurada con tan sólo ponerse a disparar desde lejos. La lentidud y pesadez de los luchadores hace que sea imposible acercarse al rival.

He optado por no incluir un trailer en el post ya que el vídeo da demasiada buena imagen de Samurai Shodown Sen. Parece mucho mejor de lo que es en realidad y alguien podría sentirse engañado. Y ahora que lo miro bien, me parece que las capturas de pantalla tampoco le hacen ninguna justicia al bajo nivel del juego.

En mi opinión, no merece la pena ni comprárselo de segunda mano. Malísimo.

Torchlight, un pequeño Diablo

Muy poco había oído hablar de Torchlight. El otro día me lo descargué de Xbox Live pensando que era un título que se lanzaba directamente para la consola de Microsoft cuando en realidad ya hace más de un año que está disponible para PC. El caso es que me lo bajé y me dispuse a descubrir qué tipo de juego era.

Me encontré con una aventura de rol y acción muy clasicota, de un diseño muy desenfadado y una mecánica y menús bastante sencillos para lo que suele uno encontrarse dentro del género. No me hizo falta jugar mucho para descubrir que estaba ante una especie de Diablo simplificado, precisamente la saga de Blizzard que menos me convence.

Recuerdo que la primera vez (y la segunda y la tercera) que vi el Diablo, fue en casa de un buen amigo del instituto. A veces quedábamos y cuando yo llegaba, él estaba jugando. Jamás comprendí por qué  le gustaba ese juego. Él me intentaba demostrar que era divertido y que tenía cosas muy chulas. A mí me parecía un coñazo monótono y feo. No le veía ninguna gracia a una aventura en la que todo eran cuevas y más cuevas, niveles y más niveles, siempre hacia abajo, siempre oscuro.

El único juego con un planteamiento parecido que sí me gustó fue el Light Crusader de Mega Drive. Tenía sólo una aldea y luego todo era bajar pisos y más pisos de mazmorras, pero había muchos puzlecillos y no carecía de luz y color. En Torchlight nos encontramos básicamente con lo mismo: un pueblo principal, una mina por la que vamos descendiendo zona a zona, acción y toques roleros en forma de equipamiento, dinero, experiencia, subida de niveles y aprendizaje de habilidades.

Como peculiaridades, Torchlight añade un sistema de misiones similar a World of Warcraft, tres clases de personaje y una mascota. Las clases determinan en gran medida la experiencia de juego: el guerrero se centra en la lucha cuerpo a cuerpo, el mago puede aprender todo tipo de hechizos y la arquera es la más diestra en el combate a distancia. Por otro lado, la mascota (hay tres diferentes entre las que elegir) nos ayuda en los combates. También se le pueden enseñar hechizos, equipar accesorios y darle objetos para dejar hueco en nuestro inventario.

La aventura tiene un diseño desenfadado, es sencilla y también más corta de lo que suele ser habitual en este tipo de juegos. Quizá por todo esto me echa menos para atrás que títulos como Diablo. Eso sí, no creo que Torchlight satisfaga a ningún purista. Además peca de no tener modo multijugador. Una pena.

¿Habéis probado Torchlight?, ¿qué os parece?

El culebrón de LG, las PS3 bloqueadas y las Xbox 360 más baratas

En el mundillo de las nuevas tecnologías, como en el del fútbol o el de la televisión, también hay lugar para enredos, disputas y juicios al más puro estilo prensa rosa. Lo habitual en este sector es que los enfrentamientos estén relacionados con asuntos de patentes: “Estás usando una cosa que es mía y debería pagarme por ello”.

La mayoría de este tipo de conflictos, al menos aquellos que trascienden a los medios de comunicación, suelen saldarse con acuerdos entre las dos empresas implicadas. Sin embargo, el que ha sacudido esta semana al mundo de los videojuegos no sólo no ha terminado en acuerdo sino que ha tenido graves consecuencias para Sony: LG ha conseguido que el tribunal civil de la UE haya bloqueado la entrada de consolas PlayStation 3 en Europa durante 10 días.

Según la marca coreana, Sony habría infringido con la PS3 cuatro patentes relacionadas con la tecnología Blu-ray. La justicia europea ha ordenado detener el suministro de consolas hasta que se aclare la situación, por lo que las autoridades han intervenido varios almacenes europeos para paralizar los envíos.

Sony envía a Europa un cargamento de unas 100.000 consolas semanales, por lo que una posible ampliación de la citada medida cautelar (LG podría pedir otros diez días de bloqueo) seguramente supondría el agotamiento del stock de PlayStation 3 en un plazo de dos o tres semanas. Pero si esta situación produciría grandes pérdidas económicas, peor será si la justicia europea da la razón a LG, ya que Sony tendría que pagarles un porcentaje por cada máquina vendida.

El culebrón tiene muchos más entresijos. Suele suceder que cuando surge un conflicto de patentes, éste viene precedido o es sucedido por otro en el que los papeles de demandante y demandado se invierten. Este caso no es una excepción. El pasado mes de diciembre, Sony demandó a LG por violar con sus teléfonos móviles varias patentes relacionadas con el audio, los micrófonos y los sistemas de identificación de llamadas. El objetivo de Sony era que los terminales coreanos no llegasen a EE UU.

Para darle más intensidad a la situación, ha llegado Microsoft con las rebajas. En plan aguilillas, han visto en este revés para Sony una oportunidad para mantener la cada vez más pequeña ventaja de ventas que mantiene la Xbox 360 sobre la PlayStation 3. La compañía ha reducido 50 euros el precio de la Xbox 360 de 250 GB y también del pack que incluye consola de 4GB,  Kinect y Kinect Adventures. La máquina pasa de 249,98 euros a 199,98 mientras que el citado pack reduce su precio de 299,98 euros a 249,98 euros.

Obviamente la relación de esta rebaja con la noticia sobre PS3 no es oficial, pero si tenemos en cuenta lo repentino de la oferta y el hecho de que sólo dure del 1 al 15 de marzo, da que pensar. En mi opinión han tenido buen ojo ante la posibilidad de que las PS3 se agoten temporalmente. Aun así espero que Sony supere este trance pronto. Un combate en el que uno de los participantes está en desventaja no mola.

El año en el que nos levantamos del sofá

Hace ya cinco años que Nintendo, primero con la Nintendo DS y después con la Wii, cambió de forma radical la industria del videojuego. La portátil combinaba el uso de dos pantallas con un control táctil. La máquina de sobremesa proponía dejar a un lado los mandos tradicionales y usar un controlador capaz de detectar el movimiento. Se acababa el estar sentado tranquilamente en el sofá, ahora para jugar era preferible estar de pie, agitando los brazos de un lado para otro (ya fuera para jugar al tenis o para dar espadazos virtuales, entre otras muhas cosas).

Sin embargo, lo que llevó a estas consolas a alcanzar un éxito mundial no fue la tecnología sino un acertado enfoque que conseguió abrir el mercado a un amplísimo público. Hacía tiempo que los videojuegos había dejado de ser cosa de “frikis inadaptados”, pero la DS y la Wii los convirtieron en fenómeno social. Potenciando una filosofía que ya existía en títulos como el karaoke SingStar, los juegos con cámara de EyeToy o los Mario Party, Nintendo puso a niñas, abuelos, madres y primos a jugar a los videojuegos.

La Wii fue duramente criticada por la competencia, por algunos desarrolladores de videojuegos y por multitud de jugadores tradicionales (muchos de ellos viejos nintenderos) que consideraban que la escasa potencia de la máquina no estaba a la altura de la nueva generación de consolas. Pero la estrategia comercial pudo más que el poderío gráfico y la Wii se convirtió nada más salir en un producto superventas.

Hasta hace muy poco, las ventas mundiales de la Wii superaban los datos conjuntos de PlayStation 3 y Xbox 360. Aún hoy día, con el negocio algo desgastado por los años, la consola domina con casi un 50% del mercado de sobremesa. Hasta el momento la Wii ha vendido 82,9 millones de unidades (46,7%). El segundo lugar es para Xbox 360, con 49,4 millones de unidades vendidas (27,8%), seguida muy de cerca por PlayStation 3 y sus 45,1 millones de máquinas vendidas (25,4%).

En 2010, las mismas compañías que en otro tiempo decían que la Wii sólo era un juguete para niños, y la descartaban como competencia porque “jugaba en otra liga”, quieren un trozo del “pastel” que constituye el mercado de jugadores ocasionales. Para ello han lazado sus propios sistemas de control de movimiento acompañados de sendas campañas de estilo muy familiar, claramente inspiradas en las que Nintendo lleva varios años realizando.

Tanto Sony como Microsoft han querido darle un toque diferenciador a sus respectivos inventos. Lo han conseguido: PlayStation Move para PS3 y Kinect para Xbox 360 han generado a lo largo de 2010 una expectación que llega en estas fechas a su punto álgido. Las compañías confían en que las ventas navideñas de estos productos mitiguen los efectos de una crisis que, aunque menos que en otros sectores, también se ha dejado notar en la industria del videojuego.

Las cartas están echadas (en sentido literal y figurado) y los Reyes Magos ya están en camino.

KINECT

El de Microsoft es quizás el proyecto más ambicioso de los últimos años dentro del sector. En vez de limitarse a crear un nuevo mando capaz de detectar la aceleración, el gigante tecnológico ha apostado por un sistema que capta el movimiento de todo el cuerpo sin necesidad de que el jugador utilice accesorio alguno. De este modo, el control se simplifica al máximo. Basta con realizar un movimiento para que éste se reproduzca en pantalla.

El uso de esta tecnología va más allá de los videojuegos, ya que también permite controlar los menús con el movimiento de las manos, una imagen que evoca a la futurista Minority Report de Steven Spielberg. El famoso director de cine fue precisamente uno de los encargados de desvelar en el E3 de 2009 el entonces llamado Project Natal. Aquel día se generó una expectación colosal que ha desembocado un año y medio después en la venta de más de 2,5 millones de Kinect desde su lanzamiento el 4 de noviembre.

Qué es

Kinect es un dispositivo que incluye dos cámaras, una que mide la profundidad y otra que captura el movimiento y los colores. Cuenta además con un sistema de seguimiento que hace que el aparato “mire” a los jugadores (un máximo de dos) y monitorice hasta 20 articulaciones por cada jugador. Kinect también está equipado con un sistema de reconocimiento de voz que aún no está completamente desarrollado. Se perfeccionará mediante una futura actualización de la Xbox 360. Para que funcione es necesario que haya una distancia de 1,8 metros entre el dispositivo y el jugador. En caso de jugar dos personas, la distancia requerida se amplía a 2,5 metros.

Qué juegos tiene

Entre los primeros títulos que han visto la luz para Kinect, cabe destacar Kinect Adventures y Kinect Sports, que aúnan una serie de minijuegos familiares y deportivos que sirven de carta de presentación de las posibilidades del invento. Con un aire más infantil, Kinectimals recurre al género de las mascotas que tanto éxito tuvo con Nintendogs. El juego invita a los niños a cuidar a su pequeña mascota, un cachorro de tigre, mediante movimientos y comandos de voz. Otro enfoque algo más adulto es el de los juegos de baile y ejercicio físico, representados por lanzamientos como Dance Central, Dance Evolution o Your Shape: Fitness Evolved.

Cómo se vende

El pack básico de Kinect incluye el dispositivo más el videojuego Kinect Adventures por 149,95 euros. Aquellos que aún no posean la consola tienen dos opciones: un paquete con Xbox 360 de 4GB de disco duro, el dispositivo y el juego Kinect Adventures (299,99 euros) o la misma combinación de productos pero con una Xbox 360 de 250 GB (349,95 euros).

PLAYSTATION MOVE

La apuesta de Sony consiste en ofrecer una versión muy mejorada de la fórmula popularizada por la Wii. Consiste en un mando que detecta el movimiento pero con una precisión mucho mayor que la que ofrece la consola de Nintendo. El producto fue presentado en el E3 de 2009, donde quedó eclipsado por el impactante Kinect.

Sin embargo, con el paso de los meses, la tecnología de Sony ha demostrado tener grandes virtudes. En pantalla, el controlador se transforma en un palo de golf, un martillo, una varita mágica, una lupa… que reproducen con total exactitud los movimientos que realizamos. Sony ha empleado una agresiva campaña para promocionar PlayStation Move, poniendo de relieve la imprecisión del Wiimote y asegurando que para jugar es necesario un mando, algo que no posee Kinect.

Qué es

PlayStation Move está formado en realidad por dos mandos inalámbricos y una cámara PlayStation Eye, aunque el mando secundario es prescindible en la mayoría de los casos (prescindible aunque recomendable para que la experiencia sea óptima). El controlador principal, motion controller, tiene forma cilíndrica con una esfera que se ilumina en un extremo. Combina sensores de movimiento avanzados con un giroscopio, un acelerómetro y un sensor de gravedad, además de incluir vibración y numerosos botones. La cámara es la encargada de detectar la posición del mando principal y además posibilita el uso de realidad aumentada. El controlador secundario complementa a su “compañero” añadiendo algunas posibilidades de control tradicional con más botones y un stick analógico.

Qué juegos tiene

Pues que PlayStation Move fue lanzado en septiembre, ya cuenta con un buen número de títulos en su catálogo. Uno de los más recientes es SingStar Dance, una revisión del clásico karaoke en el que ahora además de cantar hay que bailar. Time Crisis es otro clásico, en este caso de disparos, que se adapta a Move convirtiendo el controlador en diversas armas de fuego. En The Fight, los mandos se convierten en los puños de un luchador de peleas callejeras. La ración de minijuegos familiares y deportivos corre a cargo de Sports Champions y Start the Party!

 Cómo se vende

El pack de PlayStation 3 de 325 GB más PlayStation Move se vende por 349,95 euros. Para los que ya poseen la consola se ha puesto a la venta el Starter Pack Move, que contiene un mando de movimiento de PlayStation Move, la cámara Playstation Eye y un disco de demostración con demos jugables por un precio de 59,90 euros. El Move Motion Controller (principal) se vende separado a un precio de 39,95 euros y el Move Subcontroller (secundario) por 29,95 euros.

WIIMOTE

Nintendo llega a 2010 con cinco años de ventaja en el mercado de jugadores ocasionales y cuatro en el área de sistemas de detección de movimiento. La fórmula que ahora intentan explotar Sony y Microsoft, hace tiempo que fue agotada por Nintendo. La compañía nipona está, por tanto, más centrada en otros proyectos, algunos de ellos secretos (son muchos los rumores que giran en torno a la sucesora de la Wii) y otros ya conocidos (como la DS que ofrecerá imágenes en 3D sin necesidad de gafas).

A pesar de esta situación, Nintendo no descuida a los millones de usuarios de su consola de sobremesa y sigue lanzando juegos de corte familiar, como Wii Party, que se benefician de las posibilidades de control de su popular mando inalámbrico. Además, Nintendo ha realizado algunos esfuerzos por actualizar y mejorar la experiencia que ofrece el Wiimote.

Qué es

El mando principal de la Wii cuenta con un sensor que detecta la aceleración a lo largo de tres ejes y otro óptico que determina dónde se está apuntando. Para que funcione, el controlador requiere una barra de sensores con LEDs Infrarrojos. El uso se complementa con un mando secundario, el denominado nunchuck, que también tiene sensor de movimiento y un stick analógico. Con el tiempo se demostró que un único acelerómetro no ofrecía un control suficientemente preciso, por lo que Nintendo lanzó en 2009 el Wii Motion Plus, un accesorio para el Wiimote que añadía tres nuevos sensores de movimiento al dispositivo. Ahora, Nintendo ha decidido añadir esa mejora de serie en sus controladores, que han pasado a llamarse Wii Plus.

Qué juegos tiene

No son muchos los títulos que han aprovechado las mejoras de detección de movimiento del Wii Motion Plus. El más reciente en hacerlo ha sido FlingSmash, un juego de habilidad de desplazamiento lateral elegido para incluirse en un pack junto al mando Wii Plus. Los dos videojuegos que mejor aprovechan esta tecnología son Red Steel 2 y Wii Sports Resort. De cara a futuro, hay muchas expectativas en torno a The Legend of Zelda: Skyward Sword.

Cómo se vende

El mando Wii Plus se incluye de serie en un pack con la consola, un nunckuck y los juegos Wii Sports Resort y Wii Sports por 199,95 euros. Los packs de Wii Plus junto a Wii Sports Resort o FlingSmash cuestan 64,95 euros cada uno. El mando Wii Plus se vende por separado a un precio de 54,95 euros.

Recomendaciones para Xbox 360

El bombazo de Microsoft para esta navidades se llama Kinect. Eso no es ningún secreto. El aparatito ya ha vendido 2.5 millones de unidades. He de admitir que, aunque en mi casa no pueda jugar con él, su tecnología es realmente espectacular y hace soñar con un futuro casi de ciencia ficción. En su catálogo podemos ver títulos como Kinect Adventures, Kinect Joy Ride, Kinectimals, Dance Central o Just Dance. Pese a mi falta total de ritmo, los juegos de baile son los que más interesantes me parecen. Al margen de esto, la 360 cuenta en su catálogo con nombres tan potentes como el español Castlevania: Lords of Shadow, Halo Reach, la versión zombi de Red Dead Redemption (Undead Nightmare)  y muchos y  muy buenos multiplataformas. Yo me quedo con uno exclusivo: Fable III.

¿Cuáles es vuestra recomendación navideña para Xbox 360?

Xbox 360 evoluciona

Nadie puede negar que nos encontramos ante la generación de consolas más cambiante de la historia: los nuevos diseños, las actualizaciones de interfaces y servicios y la creación de accesorios se han convertido en constantes. La batalla por ofrecer una mayor potencia técnica parece haber quedado en un segundo plano, ahora se lucha por la innovación.

El próximo cambio le toca a la máquina de Microsoft. Si hace poco estrenaba un modelo más delgado y ligero, ahora se prepara para recibir unas cuantas novedades más. La renovación gira en torno a la llegada de Kinect, el invento que nos alucinó en el E3 2009 pero que nos dejó bastante más fríos en el E3 2010.

El lanzamiento, previsto para el 10 de noviembre en España, no está exento de polémica ya que inicialmente el accesorio no incluirá reconocimiento de español peninsular. Al parecer, los esfuerzos de Microsoft se han centrado en dominar la compleja tecnología de Kinect y han dejado el trabajo de localización para el final. De este modo, el producto sólo llegará con soporte para inglés, japonés y español de México. Para el resto de idiomas aún tendremos que esperar unos meses.

Pero volvamos al tema del cambio. La “filosofía Kinect” vendrá acompañada de una renovación de la interfaz de la consola. Pero que nadie se alarme, el diseño actual es muy bueno y parece ser que Microsoft no quiere estropearlo. Según se aprecia en una serie de imágenes filtradas, el aspecto del dashboard se mantendrá casi intacto. La modificación más llamativa afectará a los avatares, que lucirán un look ligeramente más realista y adaptado a las necesidades de los juegos de Kinect.

La última novedad es probablemente la más llamativa: el lanzamiento de un nuevo modelo del mando de Xbox 360. El controlador, que llegará el 9 de noviembre a Estados Unidos y en febrero de 2011 a Europa, tiene un diseño muy parecido al actual. A simple vista, la diferencia más destacable es el cambio en algunos colores, especialmente los de los botones, que abandonan el mundo multicolor para adentrarse en otro más sobrio y elegante.

Sin embargo, el punto fuerte de este nuevo pad no se aprecia tan fácilmente. Su mayor virtud, para gozo de los aficionados a los juegos de lucha, es que la cruceta se eleva y sobresale cuando se gira 90 grados. He de decir que para mí no supone una gran mejora (yo me apaño la mar de bien jugando al Street Fighter IV con el mando normal), pero soy consciente de que miles de jugadores no están contentos con la cruceta y se alegrarán de la noticia.

Microsoft ha vuelto a mover ficha. Aún no tengo claro si me gusta o no esta nueva dirección. Veremos el resultado final cuando Kinect caiga en nuestras manos…

Se busca: oso de peluche psicópata

Llevo unos días probando Naughty Bear, un juego para Xbox 360 y PS3 que durante meses ha generado mucha curiosidad (decir “expectativas” quizá sería exagerado). El gran atractivo del título es su planteamiento: un osito de peluche con rotos y remiendos se ha cansado de que sus compañeros de la Isla de la Perfección se burlen de él, así que ha decidido tomar cartas en el asunto de la manera más violenta.

Acompañados en todo momento por un narrador como el de los programas infantiles, debemos ayudar a Naughty Bear a sembrar el pánico entre sus vecinos, asustándoles, tendiéndoles trampas y matándolos de las formas más sádicas posibles. Hay multitud de formas de exterminar al resto de osos de peluche, ya sea con armas (hachas, cuchillos, pistolas, palos con los que prenderles fuego…) o con objetos cotidianos (la puerta de un coche, una barbacoa, un retrete, un teléfono…).

Aunque más importante que los asesinatos es el miedo. A medida que aumenta el terror, aumenta nuestra puntuación, lo que nos ayuda tanto a cumplir algunos objetivos de misión como a desbloquear ciertos extras a base de obtener medallas. Cuando un osito escucha que algo se rompe, aumentan tanto las sospechas como el miedo. Cuando escucha un rugido, también… y cuando descubre algo roto o saboteado, cuando nos ven, cuando ven que hacemos algo malo, cuando les damos un gran susto, cuando descubren un cadáver o incluso cuando nos ven matar a uno de sus amiguitos.

Algunos osos no dudan en defenderse, por lo que andar con sigilo y esconderse entre la vegetación no son malas opciones. Sin embargo, otros peluches prefieren esconderse y muchos optan por pedir ayuda. Si lo consiguen, no tardarán en llegar refuerzos policiales. Después nos veremos las caras con osos ninja, osos robot, osos zombi… Aun así, si somos suficientemente efectivos podemos crear tal caos que algunos osos perderán la cordura y terminarán por suicidarse.

Obviamente, al ser muñecos todos los personajes, sólo veremos saltar felpa por los aires. Nunca sangre ni visceras. De hecho, la clasificación PEGI del juego es +12. No acabo de comprender el criterio que se sigue a la hora de decidir estas cosas, ya que el juego me parece infinitamente más salvaje y violento que otros títulos de acción de estética más realista y, tan sólo por eso, con clasificaciones de edad de +16.

El desarrollo es tan gracioso como suena, lo malo es que dicha “gracia” no dura demasiado tiempo. La aventura tan sólo cuenta con siete niveles formados por escenarios bastante pequeños y muy cerrados. Si bien es cierto que cada nivel cuenta con cinco retos distintos (llamarlos subfases es decir mucho), éstos no son suficientes para crear un desarrollo variado y original. Es inevitable, se hace repetitivo. A las pocas horas de juego, los alicientes se limitan a descubrir todas las formas posibles de asesinato y a conseguir el mayor nivel de pánico posible.

La parte técnica tampoco ayuda. El juego da la sensación de estar inacabado. Los gráficos son muy toscos, hay bastantes bugs y, para colmo, aun después de instalar una primera actualización, Naughty Bear se cuelga cada dos por tres. Al parecer, éste es un problema generalizado que afecta tanto a la versión de Xbox 360 como a la de PlayStation 3 y que confío se solucione con un nuevo parche.

No puedo decir que Naughty Bear sea un juego horrible, pero tampoco puedo decir que sea de los mejores lanzamientos de los últimos meses. Una buena idea que no ha sido desarrollada con acierto. Es lo suficientemente curioso como para merecer echarle un ojo, pero poco más.

¿Habéis tenido ocasión de probarlo?, ¿qué os parece?