20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Entradas etiquetadas como ‘tombi’

Viejas joyas: Tombi

Vivíamos en un tiempo en el que las consolas de 16 bits ya estaban casi olvidadas y, con su jubilación, los videojuegos de plataformas 2D iban perdiendo la posición privilegiada que habían mantenido durante dos generaciones. Era el tiempo de la Saturn, de la PlayStation y, un poco después, de la Nintendo 64, que dio el empujón necesario para la consolidación definitiva de las aventuras tridimensionales.

Pero antes del imperio de las 3D, antes de ese cambio que tan mal supo llevar la Saturn, las 32 bits de Sony y de Sega vivieron una etapa continuista en la que intentaban seguir los pasos de Super Nintendo y Mega Drive, con algunas mejoras técnicas pero sin una perspectiva de futuro demasiado clara, dando muchos bandazos.

Ya muy al final de esa etapa con reminiscencias de las 16 bits fue cuando llegó a PlayStation esa joya de los saltos bidimensionales llamada Tombi!, uno de los mejores juegos de plataformas de aquella generación y, sin embargo, uno de los más infravalorados.

¿Por qué? Pues probablemente por esa absurda y extendida costumbre de restar valor a todo aquello que tenga un aire infantilón. Tombi! está protagonizado por un cavernícola de pelo rosa que debe enfrentarse a hordas de cerdos en multitud de coloristas escenarios. Sólo eso ya echaba para atrás a una gran parte de los “maduros” usuarios de la hiperchipeada PlayStation.

Lo que se perdían los prejuiciosos era mucho. Tombi! es uno de los mejores ejemplos de cómo hacer un plataformas divertido agregándole elementos de aventura. Saltar por las fases aplastando gorrinos tenía su gracia, pero la ruptura con la linealidad tenía mucha más. Los niveles eran muy abiertos y obligaban a resolver determinados puzles y a superar determinadas pruebas antes de poder acceder a nuevas zonas.

Los gráficos son bonitos, la música es pegadiza, recogemos objetos que se van acumulando en un inventario, se aprenden nuevos movimientos a lo largo de la aventura y, además, se intercalan los momentos de saltos con visitas a aldeas en las que, desde una perspectiva isométrica, podemos charlar con sus habitantes. Vamos, que variedad no le falta al juego. Y, para los que se quedaron con ganas de más, un par de añitos después se lanzó una secuela a la altura del Tombi! original.

Una última curiosidad: con la boca abierta me he quedado al descubrir que la página web oficial de Tombi!, más de una década después del lanzamiento del juego, sigue activa… y no está nada mal.