20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Entradas etiquetadas como ‘publicidad’

El prime time de los videojuegos

Jamás me había dado por pensar en este asunto. ¿Existe un prime time en los videojuegos?, ¿un horario de máxima audiencia? Parece ser que sí. En televisión corresponde a la franja que va desde las 21 hasta las 23 horas, en radio es más irregular y está relacionado con los trayectos en coche de los oyentes y las escuchas en los puestos de trabajo, en los videojuegos está directamente vinculado al fin del horario escolar y de la jornada laboral.

En concreto, ese prime time se sitúa entre poco antes de las ocho y poco después de las diez de la noche, según un informe de Nielsen. El estudio se ha realizado contabilizando únicamente consolas Xbox 360 en Estados Unidos. Aun así, y a pesar de la diferencia de ritmo de vida entre españoles y estadounidenses, creo que los datos son perfectamente extrapolables a nuestro país.

El aumento de jugadores comienza a acelerarse a partir de las dos de la tarde, momento en el que los chavales comienzan a llegar del colegio. Aquí en España quizá sería un poco más tarde. El crecimiento sería progresivo (la gente va saliendo del trabajo y llegando a sus casas) hasta llegar a su punto álgido hacia el final de la tarde, poco antes del prime time televisivo (una hora antes aproximadamente).

El estudio también muestra otros datos como el tiempo que pasan los usuarios jugando offline y el tiempo que pasan jugando en Xbox Live. También hay datos sobre la edad y sexo de los Xboxers. No hay nada sorprendente en este sentido: el perfil mayoritario del jugador es varón y de una edad comprendida entre los 18 y los 34 años. Las mujeres siguen jugando mucho menos que los hombres.

Y este estudio… ¿para qué? Pues yo lo he puesto como curiosidad, pero su finalidad real poco tiene que ver con eso. El informe puede ser un documento de gran relevancia para los anunciantes que, cada día más, buscan formas eficientes y no intrusivas de insertar publicidad en los videojuegos. La industria es ya muy poderosa (a todos se nos llena la boca cuando repetimos una y otra vez que genera más beneficios que el cine y la música juntos) y el sector de la publicidad aún no ha descubierto cómo explotar ese potencial con la misma eficacia que logra en otros medios.

De hecho, el estudio incluye un análisis de la audiencia durante varias sesiones de juego a 1 vs 100 (la versión para Xbox 360 de un conocido programa concurso de la tele). El título permite la inserción de un anuncio cada diez preguntas. También se probó a ofrecer premios reales para los mejores jugadores. Al parecer, el éxito publicitario fue sobresaliente en algunos casos. Y es que algunos expertos publicitarios afirman que los usuarios son muy receptivos y es fácil captar su atención mientras juegan.

Al leer esto me vienen a la cabeza varias palabras: “cobaya”, “publicidad subliminal”, “naranja mecánica”… Me consolaré con un tópico: “A mí no me afecta la publicidad” (que levante la mano el que no haya dicho eso alguna vez en su vida).

¿Creéis que los anuncios tienen futuro en los videojuegos?, ¿se os ocurre alguna forma publicitaria que no resulte molesta o fea mientras se juega?

Por cierto, mi horario de juego no coincide en absoluto con ese supuesto prime time. Yo llevo una rutina un tanto caótica y cambiante (vamos que no se puede llamar rutina).

¿A qué hora soléis jugar a la consola / PC?

Susan Boyle habla con Obama… en Los Sims 3

Hace ya algún tiempo escribí un pequeño articulillo sobre la contratación de personajes famosos para anunciar consolas y videojuegos. David Hasselhoff promocionando, con mucho sentido del humor, el Red Alert 3; Kobe Bryant, Alex Rodriguez, Michael Phelps y Tony Hawk parodiando a Tom Cruise en la película Risky Business para anunciar el Guitar Hero World Tour; Heidi Klum haciendo lo mismo en plan sexy; Jean-Claude Van Damme, Mr. T y Willy Toledo, entre otros, promocionando World of Warcraft; Estopa, Nicole Kidman, Amparo Baró y Javier Cámara con la Nintendo DS…

Está claro que los famosos tienen un gran tirón a la hora de anunciar videojuegos, sobre todo en estos tiempos en los que el ocio interactivo ya ha dejado de ser una actividad marginal y llega a todo el mundo. En cuanto pueden, las compañías utilizan caras conocidas para hacer más populares sus productos, no sólo en anuncios televisivos sino en presentaciones o dentro de los mismo juegos.

Hace sólo unos días, Jaime Cantizano y la ex miss España Elisabeth Reyes hacían de anfitriones para el Active Personal Trainer de EA. Casos como este hay miles, el de Carmen Electra y Manel Fuentes en la presentación de Halo 3, por poner otro ejemplo. En cuanto a la incorporación de personajes famosos en los videojuegos, los ejemplos también son cuantiosos: Jean Reno en Onimusha 3, Vin Diesel en The Wheelman, Chow Yun-Fat en Stranglehold… y multitud de deportistas en los juegos de fútbol o tenis, donde además suelen adornar la carátula.

El caso es que acabo de descubrir una campaña publicitaria muy curiosa de Los Sims 3 que se aprovecha del tirón de una cara conocida para aparecer en los medios. La celebridad en cuestión es Susan Boyle, el último fenómeno televisivo de Gran Bretaña, una escocesa de 47 años que sorprendió a medio mundo con una voz prodigiosa que nadie esperaba oír en una persona de aspecto tan desaliñado.

En el vídeo, Electronic Arts covierte a Susan Boyle, como ya lo hizo con la Oreja de Van Gogh hace tiempo, en un Sim. Aplaudida y admirada por sus vecinos, la cantante recibe incluso una llamada del presidente de los EE UU, Barack Obama, al que en la vida real le ha rechazado una invitación.

Y hasta aquí la curiosidad del sábado… ¡Que ustedes tengan un muy buen fin de semana!

Resistance 2, a lo Orson Welles

Esta semana ha salido a la venta Resistance 2 para PlayStation 3, uno de los juegazos de Sony para estas fechas y que, sin embargo, está teniendo bastante poca promoción.

Aun así, el juego ha tenido un buen arranque y se ha colocado en seguida en los primeros puestos de las listas de ventas en España, con más facilidad incluso que el anunciadísimo Little Big Planet.

La publicidad de Resistance 2 ha sido mucho más intensa en otros países, como Irlanda, donde se realizó una campaña realmente original: ayer, viernes 29 de noviembre, los periódicos gratuitos Metro y Herald AM de Dublín mostraban en portada el gigantesco titular “AMERICA UNDER ATTACK”.

Bajo el titular se mostraba una gran foto de una de las Quimeras (los monstruos del juego) y, tras esa primera página, había otras tres dedicadas al juego: información sobre la invasión de Chicago y San Francisco, una noticia sobre un gran incendio en Toronto, una carta del presidente de los Estados Unidos a los ciudadanos americanos, un análisis científico de las criaturas invasoras e incluso un anuncio de reclutamiento para colaborar en la guerra.

Seguramente la campaña está inspirada en Orson Welles y su relato radiofónico de La Guerra de los Mundos. Pero, aunque en la portada no aparecía por ningún lado que se tratase de una broma, no hay noticias de alarma social entre los dublineses. Habría tenido gracia.

Esto es publicidad currada… y no la de Wii Music.

Puntuaciones de juegos compradas y obsesiones conspiranoicas

Es inevitable, da igual quién escriba, de qué y con qué motivaciones, siempre habrá alguien ahí para acusar al autor de interesado, partidista o vendido. No estoy hablando de mí, o al menos no sólo de mí, le pasa a todo aquel que publica algo en un medio (que gracias a Internet es mucha gente).

Cuando se trata de información política, el tema tiene muchos matices (líneas editoriales y demás), pero aquí me centraré en el sector de los videojuegos, que es lo mío.

A muchos lectores/oyentes/telespectadores les encanta buscar dobles intenciones y motivaciones ocultas en los reportajes, noticias, críticas y demás. Esa obsesión produce numerosas incongruencias. Por ejemplo, sobre una noticia de cifras de Nintendo alguien comenta: “cómo se os ve el plumero”; pocos minutos después, en una información sobre el Blu-ray la Play 3: “¿cuánto os paga Sony por publicar esto?”; por supuesto, si a continuación publicas algo sobre la Xbox 360 será porque “te estás vendiendo a Microsoft“.

Sin embargo, la cosa suele tener una explicación mucho más sencilla. En primer lugar, cuando se escribe sobre videojuegos, la mayor parte del tiempo se está hablando sobre productos (consolas, videojuegos y accesorios). Si se elimina ese área, no se escribiría prácticamente de nada: aspectos sociológicos de los videojuegos, economía del sector y poco más se me ocurre.

Por otro lado, los temas se suelen elegir siguiendo los criterios de actualidad y de interés para el lector. No quiero ser cínico, es cierto que la publicidad también influye, aunque menos de lo que se piensa y de forma diferente a lo que la mayoría cree.

Pongo el caso de las webs y revistas especializadas, sobre todo de estas últimas, que desde siempre han sido acusadas de “estar compradas” por tal o cual compañía. Las revistas dependen de la publicidad y, lógicamente, supone un problema ignorar o criticar el videojuego de un anunciante. Pero, salvo en casos muy descarados (que los hay), un acuerdo publicitario no es sinónimo de una notaza o de una crítica excelente, ya que a un medio tampoco le interesa engañar a sus lectores o los acabará perdiendo. Normalmente el compromiso suele limitarse a darle algo de cobertura al producto, sin más.

A la hora de hablar de un videojuego malo o regulero sin despedazarlo cruelmente suelen utilizarse diversas “técnicas” dirigidas a que los lectores comprendan que el título no es muy bueno:

– Textos: Lo habitual es comentar los puntos positivos del juego, aunque incluyendo pequeñas pegas o indicaciones de que el juego es muy infantil, simplón o técnicamente pobre: “les encantará a los más peques”, “esperábamos más”, “tiene algunos defectillos gráficos”, “sólo los fans lo disfrutarán a tope”…

– Puntuaciones: Cada medio utiliza sus propios baremos, que suelen rondar una calificación media que en algunos casos puede ser muy alta. Por ejemplo, hay alguna revista de marcado carácter infantil cuyas puntuaciones rara vez bajan del 90 sobre 100. Pues incluso en este caso existen formas de orientar a los lectores: las calificaciones adquieren un valor u otro por comparación. Es decir, los juegos realmente buenos llevarán una puntuación entre 95 y 99; si tiene un 80, eso significa que es aceptable; si tiene un 70 es que es muy malo.

Alguien que lea por primera una revista puede confundirse, pero basta examinarla con detenimiento o tener un mínimo de criterio para saber interpretar correctamente los comentarios y puntuaciones.

En resumen, que la publicidad es importante y en ocasiones conlleva una mayor o menor cobertura de un producto. ¿Dónde está el problema aquí? Si tenemos en cuenta que los medios son negocios que buscan ganar dinero, este modus operandi es más que comprensible creo yo.

En cuanto a las historias de medios y periodistas comprados, no todas son un mito, pero tampoco son tan habituales y descaradas como se suele pensar. Olvidad las obsesiones conspiranoicas y leed con criterio y perspectiva, las cosas suelen ser mucho más sencillas y menos rebuscadas de lo que se piensa, os lo aseguro.

La DS como arma electoral

Ayer casi no me lo podía creer cuando vi en la home de 20minutos.es un anuncio en el que aparecía una Nintendo DS Lite marcada con el logo del PSOE.

La ‘publi’ estaba muy currada, era una especie de jueguecito en flash totalmente interactivo. Al pasar el cursor por encima, la consola se abría, aparecía el puntero y se veían los botones, que ya no eran los típiocos ‘A’, ‘B’, ‘X’ e ‘Y’ sino ‘P’, ‘S’, ‘O’, ‘E’.

En ese momento podías controlar el stylus con el ratón e ir respondiendo a las preguntas y pruebas que iban apareciendo al más puro estilo Brain Training.

Por supuesto, aquí el objetivo no era entrenar la mente de los internautas sino más bien comérsela para que voten al PSOE (ojo, que también creo que el PP tiene sus propias tácticas de lavado de cerebro; el uso electoralista del canon digital, por ejemplo).

Cuando pasó el momento de sorpresa, lo primero que pensé es si Nintendo sabría algo, así que investigué un poquillo. Hasta donde conseguí averiguar, parace ser que la gente de Nintendo sabía tanto como yo del asunto. Es decir, más bien poco.

Me pregunto si a Nintendo le hará gracia que un partido político se apropie de la imagen de su consola para hacer camapaña. ¿Y el PSOE?, ¿habrá invertido la posición de cruceta y botones de la consola con la esperanza de evitar represalias?

Os informaré de todo lo que descubra…

ACTUALIZACIÓN: Nintendo ya se ha pronunciado sobre este asunto. El comunicado oficial dice exactamente esto:

Nintendo no está ligado o asociado con ningún partido u organización política. La imagen de Nintendo DS Lite que ha sido usada como parte de la campaña de publicidad online del PSOE no ha sido autorizada ni aprobada por Nintendo. Nintendo España ha solicitado que dicha imagen, así como cualquier asociación con Nintendo sea retirada de inmediato.