20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Entradas etiquetadas como ‘PlayStation All-Stars Battle Royale’

El Smash Bros. Hacendado de PlayStation 3

He tardado en probarlo, pero al final he tenido la oportunidad  de echarle un buen número de horas a PlayStation All-Stars Battle Royale, un juego que desde el principio estaba claro que era una copia / homenaje / primo hermano de la saga Smash Bros de Nintendo, pero que hasta ahora no he tenido claro hasta qué punto.

ps_allstars_battleroyale

Ya tengo la respuesta a mis dudas: All-Stars Battle Royale copia a Smash Bros muchísimo, pero no lo suficiente. Aunque suene extraño, ya que se ha recurrido a la imitación descarada, creo que la mejor opción habría sido adaptarlo absolutamente todo. Pero no, lo cierto es que hay diferencias respecto al juego de Nintendo, las justas para que no llegue a ser tan divertido como el crossover de la gran N.

Una diferencia obvia sobre la que no hay mucho que hacer es la del plantel de luchadores, en general menos carismáticos que Mario, Link y compañía. Existen personajes geniales, tanto de Sony (Kratos, Nathan Drake, Daniel Fortesque…) como de third parties (Big Daddy, Dante, Raiden…), pero también hay un buen número de segundones como Fat Princess, Toro o Spike. Lo peor es que ni siquiera es una selección muy amplia para un juego de este tipo, tan sólo 20 guereros iniciales y, de momento, otros cuatro descargables.

psbattle12

Sin embargo, el cambio más dramático y sobre el que sí se podían haber realizado modificaciones es la mecánica misma del juego. Mientras que en Smash. Bros los personajes tienen un porcentaje de daño que, a medida que reciben golpes, aumenta y les hace más vulnerables, en All-Star Battle Royale los luchadores son inmunes a la mayoría de los ataques recibidos. Los golpes (la forma de realizarlos también es herencia nintendera) tan sólo sirven para rellenar una barra de poder de tres niveles con la que realizar los movimientos más poderosos, los únicos con los que es posible echar a los rivales del escenario.

Este sistema da a lugar a situaciones absurdas, como el hecho de que un personaje que está siendo vapuleado no sufre casi ninguna o ninguna penalización. Es más, mientras el rival no tenga acumulado al menos un nivel de la barra de poder, no hay nada que temer, es imposible que le expulsen del “ring”. Sólo las llaves y los objetos, que aparecen poco y son muy poco decisivos, hacen que el agredido pierda parte de su barra acumulada, que se dispersa en forma de esferas luminosas que pueden aumentar el poder de los rivales. Para colmo, los súper movimientos de algunos personajes son mucho más letales que los de otros, lo que les otorga una ventaja desproporcionada e injusta.

Solo los escenarios, bonitos y con muchos elementos que afectan a los combates, aportan algún punto positivo a la jugabilidad. Aun así resultan insuficientes para hacer divertido el modo para un jugador, una monótona sucesión de combates que debemos completar para conocer la historia de cada uno de los personajes, tramas bastante simplonas que, para colmo, están contadas, tanto en la apertura como en el final, con imágenes estáticas. El colofón lo pone uno de los enemigos finales más ridículos vistos en mucho tiempo, una fea cabeza poligonal (Polygon Man, tal y como indican en los comentarios de este post) que no hace absolutamente nada.

El multijugador mejora considerablemente la experiencia, pero supone poco consuelo para un juego en el que no han acertado ni con el diseño de los menús. Al final, la sensación que deja PlayStation All-Stars Battle Royale es que, a pesar de estar conformado por un buen número de potentes marcas, es un sucedáneo, aceptable pero no bueno, con muchos desequilibrios, escasos modos de juego y una mecánica mucho más casual que la del título en el que se inspira.

No me parece un juego horroroso, pero a mí no me ha convencido, ¿y a vosotros?

Smash Bros All-Stars Battle Royale o la fotocopia como modus operandi

Ya sabemos que Nintendo ha creado infinidad de veces conceptos que después han sido ampliamente imitados, modificados y utilizados por otros, tanto en los sistemas de control —que en el caso del Wiimote ha llegado a generar una profunda transformación en la industria— como en ideas específicas para videojuegos.

Los juegos de Mario, empezando por Super Mario Bros y Super Mario 64 y terminando por los múltiples subgéneros popularizados por el fontanero, se han convertido en grandes referencias para miles de desarrolladores. ¿Está mal? En absoluto, está bien tener buenas ideas, pero tampoco es malo aprovechar las de otros, analizarlas, modificarlas, mejorarlas y hacer que se perpetúen. Así avanza toda industria, cogiendo lo que han creado otros y dándole un nuevo empujón o vuelta de tuerca.

El problema llega cuando lo que se copia es algo más que el concepto, cuando lo que se copia es absolutamente todo y se roza el término “plagio”. Por este motivo me ha parecido tan escandaloso PlayStation All-Stars Battle Royale. Vale, todos sabíamos desde hace meses que Sony estaba preparando un Smash Bros propio con personajes de la compañía y de algunos pertenecientes a third parties, así que el anuncio no nos ha pillado de sorpresa. Lo que no me esperaba ni por lo más remoto es que el nivel de copia fuera tan brutal.

Ya ha habido otros juegos antes que han copiado a Super Smash Bros pero nunca a este nivel. Este All Stars Battle Royale parece un mod de Smash Bros para sustituir a los héroes de Nintendo por los de Sony. Todo es una fotocopia: cuatro personajes muy dispares en pantalla, de no gran tamaño, con cámara alejada, dándose leches en amplios escenarios que afectan al desarrollo de los combates, poderes específicos para cada uno de ellos, golpes que dependen de la dirección que marquemos con el pad cuando pulsemos el botón de ataque, un sistema de victoria que se determina por el número de veces que hayamos eliminado a los rivales y las veces que hayamos sido eliminados nosotros…

Cualquier persona que no tenga mucha idea de esto, creerá que está ante un nuevo Super Smash Bros. Es más, si yo hubiera visto este juego “de lejos”, seguramente habría pensado, en un primer vistazo, que se trataba de la nueva entrega de la saga que Nintendo está preparando para Wii U. No creo ni mucho menos que el juego vaya a ser malo, más bien todo lo contrario. El calco de un juego tan bueno y divertido como Super Smash Bros será tan bueno y divertido como Super Smash Bros.

Creo que Sony no es capaz de reunir un plantel de luchadores tan carismático como el de Nintendo, pero lo compensará con un buen modo online —que es la cuenta pendiente de la gran N— y con espectaculares escenarios (con diferencia, lo que más me ha gustado de estos primeros vídeos).

Lo jugaremos, nos reiremos, lo pasaremos bien y seguiremos muy de cerca las novedades del juego, disfrutando de cada nuevo personaje y escenario revelado, pero… ¿de verdad Sony no tenía nada que aportar a este producto aparte de sus marcas registradas? Me apetecía mucho ver un Smash Bros para PlayStation, pero este, tal y como es, me produce más tristeza e indignación que alegría. No lo puedo evitar. La pequeña llama de mi alma nintendera no lo puede evitar.