20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Entradas etiquetadas como ‘platinum games’

Bayonetta 2: Ya no es tiempo de exclusividades

Doble sorpresa dieron Nintendo y Platinum Games hace unos días durante la presentación de todos los detalles sobre el lanzamiento de Wii U. La primera fue la confirmación de Bayonetta 2. La segunda, que el juego será exclusivo de la citada nueva consola de sobremesa.

La noticia es buena, muy buena, o quizá no. Muchísimos aficionados, fans del Bayonetta original, se sintieron traicionados por Platinum Games y no dudaron a la hora de manifestar su indignación en Internet. No entendían por qué la compañía abandonaba la política multiplataforma y dejaba a los usuarios de Sony y Microsoft abandonados.

El creador de la saga, Hideki Kamiya, recibió numerosos insultos a través de Twitter e incluso amenazas de muerte. El ambiente se caldeó hasta tal punto que la compañía se vio obligada a explicar cómo han llegado a este punto. Uno de los argumentos principales dejaba las cosas bastante claras: Sega no estaba interesada en la secuela de Bayonetta y Nintendo aprovechó la oportunidad.

En realidad, el cabreo no me sorprende, puedo entenderlo hasta cierto punto, pero sí que me parece que el asunto se ha exagerado, sobre todo si lo comparamos con casos similares del pasado.

Ahora nos extraña la estrategia de atraer clientes con exclusividades porque esta generación —Wii aparte— ha homogeneizado mucho las políticas de lanzamientos haciendo que los títulos multiplataforma sean lo más habitual, ya que las third parties han encontrado en este sistema la mejor forma de rentabilizar sus desarrollos.

Sin embargo, hubo un tiempo en que la guerra de las consolas se batallaba con catálogos muy bien diferenciados cargados de títulos exclusivos. Mientras que ahora Xbox 360 y PlayStation 3 buscan la diferenciación con productos first party y, sobre todo, mediante imagen y servicios, antaño lo principal eran los juegos.

Las 8 y las 16 bits tenían personalidades muy definidas marcadas por sus catálogos únicos. Con la llegada de los 32 y los 64 bits, Sony entró en el mercado y, a golpe de talonario, se hizo con numerosos juegos en exclusiva. Yo, como nintendero, sufrí en aquella época viendo cómo PlayStation fagocitaba todo, llevándose licencias, franquicias y compañías que en el pasado eran afines a la gran N.

También en la generación pasada, la victoria de PlayStation 2 en el mercado internacional estuvo muy marcada por los muchísimos y muy buenos videojuegos que no podías jugar en ninguna otra consola. Ahora, en cambio, muy pocos grandes juegos de terceras han quedado relegados a una única plataforma. Quizá Metal Gear Solid 4 es el caso más destacable.


En ninguno de los casos recuerdo amenazas de muerte (y mira que cuando Squaresoft abandonó a Nintendo, a medio mundo se le cayó una lagrimita), no recuerdo nunca que una compañía tuviera que dar explicaciones por lanzar un juego en exclusiva para una consola. Vale, es cierto que en mucho de ese tiempo el Internet comercial no existía y, cuando se popularizó, tardó en ser lo que es ahora, pero también tengo la sensación de que nuestra percepción del negocio de los videojuegos era muy diferente.

Entiendo los beneficios de la política multiplataforma, tanto para las compañías como para los jugadores, pero reconozco que los títulos exclusivos tienen su punto: le dan alma a la consola, elementos diferenciadores que les otorgan un encanto que las demás no tienen. Recuerdo con cariño cómo de chaval tenía que ir a casa de un amigo para probar los juegos de la Master System II y después de la Mega Drive mientras que él venía a mi casa a jugar a la NES y a la Super Nintendo. No creo que sea negativo conservar algo de esto.

Nintendo ha acertado dándole alas a Platinum Games para desarrollar Bayonetta 2. Si bien parece claro que este juego no se va a convertir en el vendeconsolas del siglo, sí es un primer gran paso para vender una nueva imagen de Wii U y demostrar que Nintendo va en serio cuando dice que también quiere mimar a los jugadores tradicionales.

Y ahora la gran pregunta: ¿Bayonetta 2 exclusivo para Wii U: sí o no?. ¿por qué?

Comprar o no comprar Vanquish

La semana pasada estuve con un amigo que me contó que no sabía si pillarse o no Vanquish. El caso es que tenía pensado comprárselo, pero leyó que el juego era cortísimo y decidió que sus 70 euros valían mucho más que el escaso tiempo de duración del juego.

Es una situación muy repetida en la actual generación: títulos técnicamente espectaculares pero con un modo individual que muchas veces no supera las ocho horas. En el caso de Vanquish son incluso menos. Algunos dicen que el modo campaña se termina en cuatro horas. Tal vez no le resulte tan corto a los menos hábiles. Podríamos decir que a un jugador estándar le durará unas seis horas.

Sin embargo, yo no creo que la escasa duración de Vanquish sirva para descartarlo tan fácilmente como opción de compra. Intentaré resumir los pros y los contras de este fantástico juego de Platinum Games (creadores también de Bayonetta, Infinite Space y Mad World):

– Modo campaña muy corto: Entre cuatro y siete horas de juego suenan a poco, eso no se puede negar.

– Sin multijugador: El modo online o el cooperativo suelen alargar considerablemente la duración de muchos títulos. En este caso, no existen ni uno ni otro.

– Mecánicas conocidas y mejoradas: Dentro del devaluado mercado japonés, algunos creadores saben que deben mirar hacia Occidente. Uno de ellos es Shinjki Mikami, que en este juego ha recogido ideas de titulazos como Gears of War (acción frenética y sistema de coberturas) y les ha dado el toque de espectáculo made in Japan.

– Sobresaliente en variedad: La aventura no para de sorprender con nuevas situaciones y retos inesperados que llegan como parte del desarrollo, no de la trama (algo manida, por cierto).

– Concepto arcade clásico: Como en las viejas máquinas recreativas, aquí el aliciente no es tanto completar el juego o descubrir todos sus secretos como terminárselo varias veces mejorando la puntuación, superando los niveles de dificultad más elevados y tratando de encontrar las diversas formas que hay de pasarse cada nivel. Es aquí donde se encuentra el punto de rejugabilidad.

– Espectáculo audiovisual: A estas alturas de la partida lo raro es encontrarse con juegos de primer nivel que fallan en la parte técnica. Vanquish está en el grupo de los que cumplen con creces. El despliegue gráfico contribuye de forma muy positiva a que el frenético desarrollo produzca una sensación impactante.

¿La extensa diversión del breve Vanquish o 70 euros? Que cada uno tome su decisión.

Bayonetta: The Show Must Go On

Hideki Kamiya ya nos enseñó con Devil May Cry cómo se hace un buen juego de acción y espectáculo. Ahora, con Bayonetta, nos demuestra que no ha perdido la buena forma. Las cosas claras desde el principio: la innovación brilla por su ausencia, pero la calidad rebosa por todas partes. Así da gusto machacar botones.

Recordemos que Kamiya no es sólo un tío que se flipe haciendo beat’em ups de coreografías cuasi cósmicas. Este señor dirigió Resident Evil 2 (considerado por muchos el mejor título de la saga), creó el citado DMC original, inició los divertidísimos Viewtiful Joe y fue papá del poco valorado Okami, que recibió muy buenas puntuaciones y críticas pero que no logró unas ventas aceptables.

En Bayonetta, que verá la luz en enero pero que yo ya he tenido la oportunidad de jugar, nos encontramos con un juego de acción en tercera persona que bien podría estar protagonizado por Dante. Al menos eso dicen algunos. En cuanto a control y estilo de juego les doy toda la razón, Bayonetta (que aparte de ser el título del juego es el nombre de la bruja protagonista) podría ser la prima hermana del protagonista de Devil May Cry, con el que comparte habilidad guerrera y una buena ración de actitud chulesca.

Sin embargo, el carisma de los personajes y el desarrollo de la historia tienen la suficiente fuerza como para constituir una nueva franquicia con personalidad propia. Me ha gustado especialmente la trama, mucho más elaborada que la de la mayoría de juegos de acción, aunque al nivel de otras obras de Kamiya. Bayonetta es una bruja que, tras pasar quinientos años durmiendo bajo un lago, ha despertado con amnesia. Una serie de flasbacks repentinos le van dando nuevos detalles sobre su pasado.

La sensual “joven” se ve de repente inmersa en una gran batalla entre el Paraíso, el Infierno y el Purgatorio. La gracia es que la mayor parte de los enemigos son criaturas celestiales y sus aureolas son la moneda de cambio más valiosa que podemos encontrar.

Para acabar con los ángeles, Bayonetta cuenta con cuatro pistolones (dos para las manos y dos para los pies), un talento natural para realizar combos espectaculares, hechizos de invocación que alcanzan su máxima potencia en los jefes finales, el “tiempo bruja” (un poder que se activa al esquivar un ataque en el último momento y que te permite moverte a una velocidad mucho mayor que la de los enemigos) y diferentes tipos de tortura (una especie de fatalities que se les puede hacer a los enemigos de vez en cuando).

Para redondear la aventura, Platinum Games ha rodeado a Bayonetta de situaciones de película, mucho sentido del humor y un tonillo bastante gamberro. En cambio, no entiendo por qué muchas cinemáticas se cuentan con escenas estáticas enmarcadas como si fueran rollos de película y con la voz de fondo. No es ni mucho menos un gran defecto, pero me ha llamado la atención.

Más graves son las diferencias entre la versión de PS3 y la de Xbox 360, siendo ésta claramente superior. Yo he jugado al Bayonetta de PlayStation 3 y puedo asegurar que la polémica está justificada. Me han parecido especialmente sangrantes los tiempos de carga, quizás los más largos que he visto jamás en un videojuego. Esos momentos se amenizan permitiéndonos controlar a la bruja, pero esto resulta contraproducente cuando nos damos cuenta de que, en algunos compases del juego, Bayonetta no se mueve con tanta soltura como en los tiempos de carga.

Por suerte o por desgracia, hoy casi todo se puede solucionar con actualizaciones online, así que es cuestión de tiempo que Sony, Sega y Platinum Games arreglen estos flecos. Aunque se supone que la versión que se comercializará en Europa ya vendrá reparadita… Ya lo veremos.

En cualquier caso, a poco que os guste el género, Bayonetta os parecerá una maravilla, tanto en Xbox 360 como en PS3