20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Entradas etiquetadas como ‘meme’

Cinco cosas que odio de los videojuegos

Se suele decir que “más vale tarde que nunca”, ¿no? Pues que este dicho me sirva de excusa para recoger el testigo del meme que me propuso, hace ya un mes, Marc Vidal, de Aprende Seducción. Para el que no sea muy forero o bloguero, sirva esta definición de meme: “conversaciones distribuidas que se van contagiando de un blog a otro”. Si tenéis aún más curiosidad sobre el tema, os remito a la amplia entrada de este término en la Wikipedia.

En esta ocasión, el tema propuesto es “Las cinco cosas que más odio de los videojuegos”. Como me cuesta mucho hacer selección y aún más establecer un ranking, me voy a permitir el lujo de citar cinco cosas que odio de los videojuegos, que no son las únicas ni son las que más, pero así me evito redundar en temas tan trillados como el precio de los juegos o los fanboys recalcitrantes.

Yo odio…

Las aventuras que son más cortas que un capítulo de Pocoyó

“¡Guau, qué pasada de juego, qué graficazos!”, “¡Tiene acción por un tubo!”, “Hacía mucho que no veía un juego tan original”, “¡Es una obra maestra!”, “No puedes dejar de jugar hasta que te lo acabas”. Claro, el problema es que es una obra maestra de 60 o 70 eurazos que te acabas en seis horas.

Cuando era pequeño tenía la ingenua esperanza de que, con los avances técnicos y el aumento de capacidad de los nuevos soportes, los juegos podrían ser mucho más largos. En aquel entonces, la excusa para hacer un juego ridículamente corto era la falta de recursos. Ahora los hay y seguimos encontrándonos con aventuras que se agotan en una tarde o tarde y media. ¿Gráficos de nueva generación? Interesante justificación, pero hay juegos técnicamente muy buenos que no bajan de las 12 horas como poquísimo.

Los refritos que se venden como juegos nuevos

Esto es algo que me saca de quicio. El primer caso que me pareció alarmante fue el de Street Fighter II y sus mil y una versiones (sin contar, por supuesto, las máquinas piratillas en las que el luchador se iba transformando aleatoriamente o podías hacer ha-do-kens en el aire). Pero bueno, era Capcom y era el Street Fighter II, si querían sacar el mismo juego con una coma o un “turbo” y añadiéndole dos novedades chorra, pues se les consentía.

El caso es que muchas compañías han tomado la costumbre de hacer eso demasiado a menudo. La que más cabreado me tiene es Bandai. Durante una larga sequía sin Dragon Ball en las consolas, los fans pedíamos a gritos nuevos juegos de Goku. Pues bien, Bandai nos dio tazas para saciarnos hasta el 3015. Con una caradura tremenda se han puesto a sacar Budokais y Tenakichis a diestro y siniestro hasta llegar a un vergonzante Infinite World. Después fueron de listos vendiendo el mismo cuento en la nueva generación con Burst Limit. Ahora, tal y como preveía, regresarán con un refrito de ese Burst Limit llamado Dragon Ball Raging Blast.

Los personajes que nunca se han apuntado a clases de buceo

En este punto dudaba entre las fases de hielo en las que los personajes se resbalan y las fases de agua en las que los personajes se ahogan, pero definitivamente estas últimas me enervan más. El mejor ejemplo es Sonic y sus dichosas zonas acuáticas: esa maldita cuenta atrás, esos movimientos lentos y torpes, esas burbujas de oxígeno que no salen cuando deberían…

Los poderes psiquícos y habilidades especiales de la CPU

¿Por qué a veces parece que la máquina es capaz de predecir tus movimientos?, ¿por qué en los juegos de lucha la CPU puede hacer ataques especiales de carga (mantener una dirección o un botón presionado unos instantes) sin necesidad del tiempo de carga? Esas pequeñas trampas siempre me han sacado de quicio. Ahora las soporto, pero en el pasado me enfurecían sobremanera. Es peor aún cuando el obstáculos sólo se puede superar a base de suerte. ¡Detesto las pruebas de azar!

Los juegos para niñas, abuelos y tataratíos

No me voy a extender mucho en este punto. Lo que escribo a diario en este blog demuestra claramente mi antipatía hacia el furor casual que nos invade. No me quejo de que se hagan juegos para todos los públicos, lo que me parece mal es que las compañías se aprovechen de la inexperiencia de este nuevo target para venderles basura en formato disco. ¡He dicho!

¿Qué cinco cosas odiáis vosotros de los videojuegos? Os invito a todos los que tengáis un blog a seguir este tema en él.