20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Entradas etiquetadas como ‘japon’

La industria japonesa debería cambiar el chip

Tengo un amigo, al que ya he citado varias veces en este blog, cuyo gusto por los videojuegos sigue un curso en cierto modo paralelo a la evolución de la industria en Japón. Lo explico rápidamente.

Mi amigo, como tantos otros, se aficionó a los videojuegos gracias a las máquinas recreativas y las viejas consolas, y se convirtió en un jugador hardcore por obra y gracia de las grandes compañías japonesas (Konami y Squaresoft muy especialmente).

Era la época de esplendor de las grandes desarrolladoras niponas. Nintendo creó un imperio, construyó sólidos pilares, Sega proporcionó la imprescindible y honorable competencia, Capcom y Konami fabricaban iconos de la cultura pop como si fueran churros, Enix y Squaresoft potenciaban los elementos narrativos del videojuego y elevaban el género del RPG a sus más altas cumbres, Sony se unía a la terna, su recién nacida PlayStation estaba destinada a recibir reliquias de la talla de Final Fantasy VII y Metal Gear Solid (probablemente los dos juegos que más marcaron a mi amigo), Namco pasaba del Pac-Man al Tekken

Pero los años pasaban y las generaciones de consolas se sucedían. La industria europea y sobre todo la estadounidense progresaban, experimentaban, desarrollaban nuevas ideas (a veces nefastas, pero nuevas al fin y al cabo) mientras Japón repetía las mismas fórmulas una y otra vez. La industria hacía tiempo que no era negocio juguetero, los clientes potenciales ya no eran sólo niños. Poco a poco dejaba de ser también cosa de frikis, una afición minoritaria. Los videojuegos se acercaban, igualaban y superaban a otras formas de entretenimiento masivas como la música y el cine.

El negocio se había convertido en un gigante de múltiples brazos que todo lo abarca. ¿Y qué pasaba en Japón?, ¿qué pasa en Japón? Pues que todo se sigue repitiendo. Muchas compañías se regodean en su mundo endogámico de escaso progreso (aquí he de citar las obvias excepciones de Sony y, sobre todo, Nintendo): se ponen barreras, desarrollan primero pensando en ellos y luego en los demás… y pierden toda la frescura que una vez tuvieron, con las negativas consecuencias que eso conlleva en cuanto a proyección internacional.

¿Dónde encaja mi amigo en todo esto? Pues bueno, resulta que hace un par de años me aseguró que ya no le gustaban los videojuegos. Había perdido el interés. El Final Fantasy XII no le había gustado (sobre el X-2 mejor no hablar) y ya no tenía ganas de sentarse durante horas frente a la consola. El abandono de los videojuegos no fue definitivo. ¿Qué le recupero para la causa? La Xbox 360 y el Gears of War, lo más yankee entre lo yankee. A estas alturas ha debido de pasarse el Gears y el Gears 2 unas ocho veces cada uno.

En los días previos al Tokyo Game Show 2009, que se celebra esta semana, Tomonobu Itagaki, creador de Ninja Gaiden, ha hablado sobre el tema con los chicos de Kotaku. Itagaki comenta que el mercado japonés no se puede quedar anclado en fórmulas casi obsoletas, tiene que progresar, adaptarse a las nuevas reglas del juego y competir igual a igual con Occidente. Japón tiene que fomentar una industria competitiva a nivel internacional, la autosuficiencia no les traerá nada bueno.

Ya falta menos para Final Fantasy XIII. Mi amigo está deseando que anuncien el Gears of War 3.

NOTA: Un pequeño dato que me parece relevante y he olvidado mencionar: cada vez son más las compañías japonesas que encargan el desarrollo de algunos de sus grandes títulos a equipos no nipones. Un buen par de ejemplos: Dead Rising 2 y Castlevania: Lords of Shadow.

A la vuelta de Japón, paraíso de los videojuegos

Antes que nada, os pido disculpas a todos por este pequeño parón ocasionado en buena medida por el viaje a Japón. Pero ya estoy aquí, con las fuerzas renovadas y muchas ganas de seguir contando y que me contéis cosas.

Tokio me ha encantado, me ha encantado como lugar para visitar y para ir de compras, aunque no para vivir. No creo que aguantase durante mucho tiempo las mareas humanas que inundan las calles y estaciones de tren a todas horas.

Lo que más me ha sorprendido es hasta qué punto están integrados el manga, el anime y los videojuegos en su cultura. Es algo que ya sabía, pero no eres consciente de ello hasta que lo ves con tus propios ojos.

El barrio de Akihabara es un paraíso otaku, geek, friki… Ahí puedes encontrar de todo, desde chicas vestidas de doncellas francesas hasta edificios enteros dedicados al mercado de la segunda mano o miniportátiles a precios increíblemente bajos.

En cuanto a videojuegos… ¡es una pasada! Tiendas dedicadas en exclusiva a la venta de juegos y placas de recreativa, inmensas colecciones de títulos y consolas antiguas, decenas de juegos que nunca han visto la luz por estos lares y a precios superasequibles (el Namco x Capcom, por ejemplo), estanterías y más estanterías llenas de títulos de PS2 basados en mangas y animes (para mí desconocidos en un 90%), muñecos, figuras y todo tipo de “juguetitos” imaginables sobre los más conocidos (y también sobre los no tan conocidos) personajes del mundillo…

En esa inmensa selva de cajas y carteles publicitarios llenos de colores, letras y mascotas con ojitos simpaticones es posible toparse con una Game Gear de color azul cian, consolas clónicas de la NES y de la Super Nintendo (de las dos a la vez), la PlayStation 3 a 35.000 yenes (unos 220 euros), un Solid Snake a tamaño real que proclama las grandes ofertas de determinado establecimiento o un tipo jugando a un Mega Man de la NES en plena calle, a la entrada de una tienda.

Pero no hace falta irse hasta Akihabara para darse cuenta de que los videojuegos son parte importante de la cultura japonesa. Eso se ve en la publicidad, se ve en cualquier tienda de regalos (esté donde esté) y se ve en las decenas de salones recreativos de Tokio.

Es alucinante cómo allí no sólo no ha desaparecido la cultura de las máquinas recreativas sino que sigue siendo una institución. La mayoría de los salones tienen varias plantas con decenas de muebles que albergan desde viejas joyas como Street Fighter II o todas las entregas de The King of Fighters hasta títulos actuales como Samurai Shodown 3D.

Lo que impresiona no son los salones en sí, sino el hecho de que estén atestados de gente. Cuando lo vi tuve una regresión a los primeros años de la década de los 90. Parece ser que la magia del “insert coin”, el “press button”, el “continue” y el “game over” ha quedado como tesoro exclusivo de Oriente. Una pena.

¿Vosotros seguís yendo alguna vez a los salones recreativos?, ¿conocéis alguno que se siga llenando de gente?