20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Entradas etiquetadas como ‘disney’

Skylanders o cómo Activision inventó el videojuguete

Cuando hace unos días recomendé Skylanders como un buen regalo de cara a Reyes, lo hice con la convicción absoluta de que es un acierto seguro. ¿A qué chaval puede no gustarle la mezcla perfecta de juguete y videojuego? Alguno habrá, pero no serán muchos.

En mi opinión, Activision dio en el clavo hace un año al inventar el concepto de Skylanders: muñecos que, al situarse sobre una plataforma que va conectada a la consola, se transforman en personajes de videojuego que podemos controlar, beneficiándonos de los poderes de cada uno de ellos. Ahora, con Skylanders Giants, la compañía ha repetido fortuna perfeccionando lo que ya puede considerarse una fórmula de éxito.

skylanders giants mktg

Por un lado, los muñecos tienen en la mayoría de los casos un bonito y cuidado diseño y añaden al juego un atractivo componente de coleccionismo a medio camino entre la adquisición de figuras y la captura de Pokémon. Además, para un niño, ver cómo un juguete se transforma en una criatura animada dentro de la pantalla del televisor debe de ser algo casi mágico. Menos “molón” resultará este planteamiento para el bolsillo de los padres, claro (no son pocos los niños que he visto estas Navidades en algunas tiendas de Madrid suplicándole a sus padres nuevos Skylanders).

Por otro lado, si nos centramos en la aventura en sí, también hay que felicitar a Activision. La mezcla de acción, puzles y algo de exploración conforma un desarrollo que, sin ser complejo y frustrante para los jugadores más jóvenes, tampoco es simplón y carente de interés. Algo similar sucede con la trama.

skylanders scrensh

Tiene multijugador cooperativo y también competitivo, opción que resulta más atractiva si cabe gracias a la posibilidad de guardar los progresos de cada Skylander en su figura correspondiente. Esto permite, por ejemplo, trasladar un personaje determinado con un nivel y una personalización en concreto a casa de un amigo, incluso aunque él tenga el juego para otra plataforma (Skylanders Giants está disponible para todas las actuales).

Insisto, Skylanders está siendo un éxito (muy merecido en mi opinión), y no hay mejor manera de confirmar un triunfo que descubrir que otros comienzan a imitarlo. El primer seguidor de la franquicia de Activision se presentó ayer de forma oficial y responde al poderoso nombre de Disney Infinity. El título mezclará universos Disney tan dispares como Monstruos S.A., Piratas del Caribe, Rompe Ralph y Phineas y Ferb, recuperará el modo sandbox de Toy Story 3 (un juego que reconozco que me sorprendió para bien) y se beneficiará del negocio que supone vender figuras para añadir nuevos personajes al videojuego.

Aunque la idea me parece interesante, hay algo en el diseño de Disney Infinity que no me acaba de convencer (¡ese no es Sulley!, ¡ese no es ni el primo lejano de Sulley!). En cualquier caso, en Activision ya han manifestado que se sienten halagados por el hecho de que un gigante como Disney haya decidido dar el salto a un modelo de negocio que ellos han popularizado. Lógica satisfacción.

A este paso, Skylanders va a acabar desplazando a Call of Duty como el gran lanzamiento anual de Activision.

Cosplay de Disney

Primero sentí emoción, después pensé en los sackboys de Little Big Planet, a continuación me invadió el desconcierto y por fin me quedé en la curiosidad. Esa es la secuencia de sensaciones que viví al descubrir Disney Universe. La estética y el sentido del humor me dieron esperanzas, como fan de Disney que soy, de que nos encontramos ante algo interesante y divertido.

Sin embargo, el único vídeo mostrado hasta el momento no deja descubrir gran cosa. Al parecer, el juego será una aventura de acción multijugador (podrán formarse equipos de hasta cuatro personas) con multitud de referencias al rico universo de la compañía y un predominio del tono desenfadado. Entre la poca información desvelada, se sabe que en total habrá más de 40 disfraces de personajes de películas de Disney y Pixar y seis mundos diferentes inspirados en varios largometrajes.

Habrá que esperar para verlo, pero a mí me da buen rollo.

Carreras de cine (I): Split/Second

Hace muchos años, Super Mario Kart inauguró un subgénero dentro de los videojuegos de coches y se convirtió en uno de los títulos más influyentes de la historia (algunos dicen que el más influyente). Desde entonces, multitud de compañías (desde pequeños estudios hasta grandes desarrolladoras) han repetido la fórmula con mayor o menor éxito.

A mí me encanta el tono colorido y desenfadado que suelen tener los sucesores del genial Mario Kart, no tengo ningún prejuicio que me haga pensar que son sólo para niños. Pero siempre me ha llamado la atención los pocos intentos que se han hecho de darle a este subgénero un tono más agresivo. Pues bien, hace poco han visto la luz un par de juegos que se amparan en ese concepto, y con bastante acierto a mi parecer.

Uno de ellos, el primero que he probado, es Split/Second: Velocity, la prueba de que Disney Interactive quiere ser algo más que Hannah Montana y High School Musical. Ha sido desarrollado por los creadores del aclamado Pure y, sin ser perfecto, creo que ofrece unos niveles de diversión y espectáculo que ya quisieran muchas franquicias con cierta veteranía.

El planteamiento del juego ya resulta bastante original. Split/Second nos mete en un programa de televisión en el que ocho vehículos compiten en circuitos construidos sólo para  después ser destruidos de forma controlada. Competimos en el centro de la ciudad, en un aeropuerto, en un cementerio de aviones, en un muelle… y todo está lleno de explosivos.

En vez de recoger los típicos ítems o poderes que suelen usarse para conseguir ventaja frente a los rivales, en este juego vamos rellenando una barra de energía dividida en tres contenedores. Cuando uno de los rivales que va delante de nosotros pasa cerca de una zona que puede ser reventada, se nos indica. Si tenemos al menos un contenedor de energía, podemos activar la detonación para intentar que el coche rival se estrelle.

Las detonaciones tienen múltiples efectos (devastadores cuando usamos de una sola vez la barra de energía completa): la activación de una grúa, la explosión de una camioneta, la destrucción de un puente, la caída de un avión de pasajeros… Algunos de los ataques más potentes sirven además para cambiar la ruta del circuito. El uso menos destructivo de la barra de energía consiste en abrir ciertos atajos.

El uso de este sistema tiene dos importantes repercusiones en el juego, una estética y otra práctica. La primera es que las jugadas (así llaman en Split/Second a las explosiones) producen situaciones realmente espectaculares, algunas veces memorables. La segunda es que su efectividad depende mucho de nuestro conocimiento del circuito, es decir, la primera vez que corremos en una pista no nos queda más remedio que experimentar con las explosiones y confiar en que perjudiquen a los otros vehículos y no a nosotros.

Hay varias formas de rellenar la barra de energía: los saltos (que dependen más del circuito que de nuestra habilidad), los derrapes (no los recomiendo), escapar de las jugadas rivales (mejor esquivarlas si es posible, claro) y el rebufo (quizá el método más sencillo y rápido a la par que práctico para adelantar puestos).

En cuanto a los tipos de carrera, aparte de la convencional, está la típica prueba de eliminación (se va descalificando al último corredor hasta que sólo queda uno), la contrarreloj (se llama Detonador y las jugadas se van activando automáticamente) y las de ataque aéreo y supervivencia (en las que debemos esquivar los misilazos de un helicóptero o los barriles explosivos que sueltan unos grandes camiones).

Cierto es que el juego tiene pocas opciones en su modo principal. Tan sólo podemos elegir un coche, su color y la prueba en la que queremos participar. Sin embargo, no creo que haga falta más. Split/Second es diversión arcade pura y dura. Supongo que a los más puristas del género tal vez se les quedará escaso, pero para los que, como yo, no sean muy aficionados a la simulación o al tuning, este juego ofrece alicientes más que de sobra.

Hacía mucho que no me enganchaba tanto a un juego de carreras. Lo juro.

Cambio radical para el ratón de Disney

Sé que ya he escrito sobre Epic Mickey, la nueva y alucinante aventura del ratón de Disney, pero después de ver la portada del próximo número de Game Informer me siento obligado a volver a hablar de él.

La ilustración es una de las imágenes más bellas e impactantes que he visto en mucho tiempo en el mundo de los videojuegos. Oscuridad, estética steampunk y el talento de Warren Spector (toda una personalidad en el mundillo) son motivos más que suficientes para hypear un poco sin sentir cargo de conciencia.

“El ratón icono de Disney, como nunca lo habías visto”. Así reza el texto de la revista, bajo el título del juego. ¿Alguien se atreve a rebatirlo? Tal vez el juego de Wii termine siendo una sonora decepción, pero mucho se van a tener que esforzar los desarrolladores para echar al traste una idea y un trabajo artístico tan brillantes.

El hecho de que Spector esté al frente del proyecto es un motivo de celebración, no sólo por su gran experiencia en los videojuegos sino por la auténtica devoción que siente por Disney. No es algo que diga de boquilla para quedar bien con la compañía con la que está trabajando, Warren posee una segunda residencia en la que expone una valiosa colección de objetos Disney reunidos a lo largo de su vida.

Se agradecen los cambios, casi siempre son para bien, refrescan, ilusionan. Mario sorprendió cuando pasó de los escenarios planos del Reino Champiñón al universo de las 3D, Link ganó enteros al coger volumen en Ocarina of Time y causó asombro con su transformación en un dibujo animado en Wind Waker, Sonic ha dio transformando su figura redondeada en la de un héroe más esbelto, Alicia mostró su lado siniestro gracias a American McGee

Ahora le llega el turno a Mickey Mouse.

Inclinaos ante el rey Mickey

Mostrad vuestros respetos, el gran Mickey Mouse ha vuelto. El pequeño ratón, creado hace ya más de ochenta años, es hoy día uno de los iconos más conocidos en todo el globo. Mickey ha protagonizado algunas de las más populares obras de animación de la historia y su rostro ha aparecido en miles de productos. En el terreno de los videojuegos, que es lo que nos interesa, también ha sido un maestro.

Castle of Illusion fue utilizado como uno de los principales reclamos comerciales para vender la MegaDrive; el Land of Illusion (que me dio el placer siendo un niño de demostrar mi nivel de inglés) se convirtió, junto a títulos como Sonic, Alex Kidd o Astérix, en uno de los mejores plataformas de Master System II; junto a Donald nos maravilló en World of Illusion; estimuló nuestra fantasía en Super Nintendo con la colorida saga Magical Quest

Pero, sobre todo, nos dio una lección de lo que es un buen juego en Mickey Mania, un prodigio de las 16 bits que, aparte de homenajear al ratón recorriendo algunas de sus más conocidas historias, derrochaba calidad por todos sus bits. Mickey Mania desprende belleza, buen gusto e inteligencia a cada paso.

Desde entonces, Mickey no ha brillado con luz propia salvo en Kingdom Hearts, donde actúa como lo que es, un soberano, un papel de gran importancia pero secundario en el desarrollo del juego. Mickey debía volver a primer plano, tenía que recuperar su estatus de héroe principal. ¡Ha llegado el momento!

Disney ha anunciado el desarrollo de Epic Mickey, la gran aventura que el octogenario ratón estaba pidiendo a gritos. El encargado de asumir tan magna responsabilidad es Warren Spector, ese diseñador con nombre de supervillano de cómic creador de nombres tan míticos como Thief o Deus Ex.

Extraña mezcla, ¿no? Pues el resultado parece que estará a la altura. Los diseñadores pretenden crear un producto de la grandeza de Super Mario y para conseguirlo están trabajando muy duro con los estudios de animación de Disney y Pixar. Para empezar, tal y como podéis ver en las imágenes que ilustran este artículo, el estilo será rompedor, de ambientación steampunk.

El steampunk es, según define la Wikipedia, “un subgénero de fantasía y ciencia ficción que denota trabajos ambientados en una época o mundo en donde la energía a partir del vapor es todavía usada ampliamente —usualmente en el siglo XIX y con frecuencia en la Inglaterra de la era victoriana—, pero con elementos prominentes de la ciencia ficción o de la fantasía”. Se trata del género en el que podemos englobar largometrajes como El castillo ambulante o Wild Wild West, cómics como Steamboy o La liga de los hombres extraordinarios, o videojuegos como Bioshock o Lost Odyssey.

A mí me parece de lo más interesante: Mickey Mouse, Warren Spector, un cambio de estilo radical (en el que incluye un macabro Goofy autómata) y el siempre respetable aval de Diseny.

Os aseguro que este anuncio me ha emocionado considerablemente. Ya hay un juego más al que no perder de vista.

Variedad Disney en la consola

Entre los muchos videojuegos que he visto en las últimas semanas, los de Disney Interactive son de los que más me han sorprendido. Ninguno de sus juegos se encuentra entre los más rompedores de la feria (bueno, quizá Split/Second sí), puede que sus títulos no sean los que más están sonando en los medios estos días, pero el caso es que todos ellos me dejaron una sensación muy grata, de productos cuidados, bien hechos, cada uno dentro de su género y teniendo en cuenta el público al que van dirigidos.

Me gustó ver que todavía se hacen juegos infantiles y juveniles con cierto criterio. A veces tengo la sensación de que, con este crecimiento y diversificación de la industria, los videojuegos ya no incumben a los niños. Pero sí, los niños siguen en el planeta Tierra y está bien que se hagan juegos para ellos que sean algo más que chapuzas de bajo presupuesto en la que todo el interés radica en unos personajes superventas.

Aquí debo hacer una mención especial a Planet 51, basado en la película de animación del mismo título. Al igual que el largometraje, el juego está siendo desarrollado por Pyro Studios y se trata de una especie de GTA inocentón para chavalines. En este caso no es Disney sino Sega quien se encarga de la distribución, pero la excelente primera impresión que me dio, me obliga a citarlo aquí.

Volviendo a la factoría de sueños, me alegra mucho ver que también tienen chicha para los más mayorcitos. Ya triunfaron en el terreno de la velocidad con Pure, ahora volverán a intentarlo con Split/Second.

Spectrobes: Orígenes

El juego de Nintendo DS no me llegó a enganchar. En cambio, esta versión de Wii, sólo con la breve demo que vi, ya me pareció más interesante. Se trata de una aventura 3D en la que debemos encontrar fósiles, desenterrarlos (en una especie de minijuego en el que disponemos de herramientas que controlamos moviendo el mando), conseguir Spectrobes y luchar contra otros en batallas en tiempo real. Las órdenes se dan con distintos movimientos del mando y lo cierto es que parece divertido. Sin duda lo será para los aficionados a este tipo de juegos.

G-Force

Esta aventura, para todas las plataformas, dirigida a los más pequeñajos de la casa está basada en una próxima película de Disney con un argumento cuanto menos peculiar: un grupo de animalillos modificados genéticamente deben hacer frente a la peligrosa rebelión de los electrodomésticos. La gracia de este juego es que es uno de los primeros (quizá el primero) que utiliza imágenes 3D. Se venderá con las típicas gafas rojas y verdes. Yo ya lo he probado y la verdad es que el efecto mola, es mejor de lo que esperaba. Eso sí, lo vi en un megapantallón. Además, es aconsejable usar las gafas sólo a intervalos ya que, al llevarlas durante varios minutos, marean un poco.

Split/Second

Ésta fue la gran sorpresa de Disney, al menos para mí. Yo, que no soy para nada aficionado a los juegos de carreras, me flipé como un enano jugando a este juego. Todo se centra en un disparatado reality show para el que se ha construido una gigantesca ciudad que se destruye intencionadamente durante las frenéticas carreras. Es brutal, los gráficos son espectaculares, la sensación de velocidad muy buena y la tensión constante. Hay un momento en el que llegan a lanzarte un avión de pasajeros encima. No os preocupéis, recordad que hablamos de Disney, el avión va vacío, nunca hay víctimas. Si os moló Pure, Split/Second os va a maravillar. Por cierto, sa´drá para PS3, Xbox 360 y también para PC.

Será una noñería, pero a mí me gusta

Está claro que la banda sonora de Kingdom Hearts no formará parte del repertorio de canciones de Guitar Hero 4 (que por cierto, ya ha sido anunciado), pero no puedo evitar emocionarme cada vez que la escucho.

Ver a todos los personajillos Disney de las películas que me tragaba en VHS cuando era pequeño (y no tan pequeño), mezclados con Cloud, Sephiroth y demás conocidos del universo Final Fantasy, me toca la fibra sensible. A eso hay que sumarle la gran calidad general del juego y una elección de melodías a la altura.

Uno de los temas que más me gusta y que no pasan ni dos semanas sin que lo escuche es Simple and Clean, la canción del primer Kingdom Hearts (aparece incluso en el final del Chain of Memories de GBA).

La canción está interpretada por Hikaru Utada, una de las solistas más reconocidas en Japón. Aquí os dejo la grabación de la versión en inglés del tema, aunque sé que muchos piensan que suena bastante peor que en japonés.